EN LA PARROQUIA DEL CARMEN

Se quedaron sin bautismos por falta de un sacerdote

Una de las familias que resultó damnificada estuvo esperando hasta último momento el arribo de un sacerdote que nunca llegó. Tampoco se pudo realizar la misa y un Diácono efectuó una celebración “como para salir del paso”.
<
>
Una de las familias que resultó damnificada estuvo esperando hasta último momento el arribo de un sacerdote que nunca llegó. Tampoco se pudo realizar la misa y un Diácono efectuó una celebración “como para salir del paso”.

Dos familias resultaron damnificadas por la insólita situación. Tampoco se realizó la misa anunciada para la hora 10.30 y un Diácono hizo una celebración “como para salir del paso”, dijo uno de los feligreses que esperó por la llegada de un cura. El párroco a cargo de Del Carmen fue consultado telefónicamente por este diario. “Desconozco qué sacerdote estaba encargado; no estoy en Azul”, expresó el presbítero Enrique Cándido Germade. –

Dos familias se quedaron ayer sin poder realizar la ceremonia de bautismo de dos recién nacidos por falta de un sacerdote. La insólita situación se originó en la Parroquia Del Carmen, donde por la misma ausencia tampoco se pudo efectuar la misa convocada para la hora 10.30. Sí se desarrolló una celebración por parte de un Diácono, pero esto fue “como para salir del paso”, según dijo uno de los feligreses que había llegado para presenciar la invocación religiosa.

Al menos en el caso de los frustrados bautismos, hubo enojo por parte de los familiares de los dos bebés que llegaron al templo religioso situado en Leyría 1193. Tras la fallida ceremonia religiosa, se retiraron molestos y manifestando expresiones tales como “esto es vergonzoso”.

Según los datos que este diario pudo recabar a partir de lo conversado en el lugar con una de las familias damnificadas y dos colaboradores de la parroquia, “el párroco (Presbítero Enrique Cándido Germade) está de viaje, pero alguien tendría que haber venido en su reemplazo”. “Llamamos a tres lugares distintos (vinculados con la Iglesia) y no tuvimos a nadie que nos diera una solución”, también dijeron.

Los padres de los niños que debían ser bautizados se retiraron con la incertidumbre de no saber cuándo podría concretarse la celebración religiosa y con el sabor amargo de efectuar ayer mismo el almuerzo familiar, pero sin el esperado bautismo.

 

“No estoy en Azul”

Más allá de extrañarse por el eco que este matutino se hizo de la situación –se nos convocó a través de un llamado telefónico donde se nos dijo que los familiares estaban muy molestos-, el sacerdote a cargo de la Parroquia Del Carmen se desligó de cualquier responsabilidad con el “faltazo” del cura que debía dar la misa y celebrar los bautismos.

“Yo no sé porque estoy de viaje. Desconozco qué sacerdote estaba encargado. Desconozco la situación porque no estoy en Azul”, expresó el presbítero Enrique Cándido Germade, cuando fue consultado telefónicamente por EL TIEMPO.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *