UN HOMENAJE MERECIDO

Se realizan mejoras en el monumento que recuerda a los héroes de Malvinas

 

En declaraciones a EL TIEMPO, Juan Pedro Schroh, presidente del Centro de Veteranos de Guerra “Callvú Leovú”, se refirió a las tareas que se realizan en el monolito que fuera inaugurado el 17 de agosto de 1983.

El monumento a los héroes de Malvinas que está siendo refaccionado y ampliado. NACHO CORREA

Se están realizando distintas mejoras en el monumento a los héroes de la guerra de Malvinas, a instancias de un pedido del Centro de Veteranos de Guerra “Callvú Leovú”, que hace poco más de un año presentó el proyecto al recientemente fallecido secretario de Obras y Servicios Públicos, arquitecto Jorge Palmisano.

Juan Pedro Schroh. 
ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA

Así lo confirmó, en declaraciones a EL TIEMPO, el presidente de esa entidad, Juan Pedro Schroh.

El ex combatiente de la guerra que tuvo lugar en el archipiélago dio cuenta de los nombres de algunas de las personas que tuvieron una activa intervención en la construcción del monolito. Así, mencionó al Roberto Ashifu y Miguel Estrada, y a la comisión “Almirante Brown” del Centro Azuleño de Suboficiales retirados de la Armada, presidida por el suboficial retirado Francisco Timpanaro, Carlos Bonini como secretario y Mario Lauría, como tesorero. También valoró la actuación del Colegio de Arquitectos de esta ciudad, con Rubén Colotto a la cabeza, porque “aceptaron con entusiasmo” el proyecto que dio origen al monumento.

“Fue inaugurado en una ceremonia muy emotiva el 17 de agosto de 1983, un año y unos meses desués de Malvinas, durante el mandato del comisionado municipal Carlos Cefaratti”, recordó Schroh, y citó a las instituciones que colaboraron económicamente con la obra: el Jockey Club de Azul, Luis Dall’Aglio, Centro Empresario de Azul, Carlos R. Azcona, Marcelo Grandoto, Colegio de Farmacéuticos, Centro Industriales Panaderos y Centro de Retirados de la Armada.

“No queremos modificar sino engrandecer; tener un espacio más amplio. El monumento va a seguir siendo el mismo, sólo que revalorizado y repotenciado. Esa era nuestra idea y el Arquitecto Palmisano entendió la idea y la plasmó en el proyecto”, amplió.

 

Dos fechas significativas

A párrafo seguido Schroh admitió que, para los ex combatientes, caídos y sus familiares, en relación con la gesta de Malvinas hay dos fechas que son clave.

“El 2 de abril es una; la otra es la del 14 de junio. Entre esas dos fechas uno va masticando el momento, lo va llevando, pero en aquel momento la fecha del 2 de abril fue una fecha hermosa, de alegría para los ex combatientes porque pudimos lograr, después de tantos años, que flamee nuestra bandera en el pabellón de Malvinas, que es nuestra patria y va seguir siendo nuestra patria. Una vez terminada la guerra, cada 2 de abril seguimos teniendo las esperanzas de que más temprano que tarde podamos recuperar por vía pacífica nuestro suelo patrio”, indicó.

En tanto el presidente de la institución azuleña planteó que, por primera vez, este año no se llevará a cabo la tradicional vigilia. Aclaró que la decisión en ese sentido fue tomada luego de someter el tema a debate entre los asociados a la entidad, llegándose a una determinación por “consenso”.

 

“Queríamos empezar antes la obra pero ese espacio ha sido utilizado desde hace mucho tiempo. Haciendo un mea culpa, tal vez fuimos nosotros los permisivos o los que no reaccionamos a tiempo con mayor exigencia. Durante mucho tiempo ese monumento estuvo desavalorizado. Ahora, es eso lo que se va a lograr: ponerlo en valor”, expresó.

Respecto de situaciones que se dieron en el pasado, más o menos reciente, señaló: “Los chicos jugaban, estaba el panchódromo ahí y no quería moverse. A los muchachos de Fanazul, cuando estaban acampando, cuando les fuimos a explicar de qué se trataba, les pedimos que mientras no se empezaran los trabajos que de cadenas para adentro se respete el monumento, y así lo hicieron. Durante muchos años los sindicatos acamparon ahí y nosotros fuimos permisivos. El año pasado dijimos basta y elevamos una nota al Ejecutivo pidiendo que esta obra se hiciera sí o sí”.

En ese sentido mencionó que ya fueron retirados baños químicos y el contenedor de residuos, y se esperanzó con que los trabajadores en lucha de FANAZUL “no creo que tengan ningún problema los muchachos en dejarnos el espacio libre para el día del acto”.

 

Los objetivos de esta restauración

Entre los considerandos que el Centro de Veteranos hizo llegar al Ejecutivo cuando le solicitó la realización de distintas mejoras en el monolito, la entidad señaló que “necesitamos que entiendan que esto es para toda la sociedad; para realzar la causa Malvinas; para que se pueda valorar cabalmente este espacio de modo que se diferencie a niños, jóvenes y adultos el lugar del esparcimiento del monumento de gran valor histórico, patrimonial y muy caro a nuestros sentimientos, al sentir de nuestro pueblo y al sentir nacional”. “Solamente pudiendo interpretar lo que significa este espacio lograremos valorar lo que tenemos. Es común no valorar lo que uno no conoce. Durante muchos años este lugar fue utilizado como comedor, depósito de basura, de juegos, casilla, de biblioteca, centro móvil de documentación, protestas sindicales, baños químicos, show, estacionamiento. No permitiremos más obstrucciones, más vandalismo y más desidia. Gran parte de lo que es revertir esto, en el transcurso de un año, ya se fue logrando. Tenemos que seguir el ejemplo de lo que hacen estos muchachos (por los obreros despedidos de FANAZUL) a los que cuando uno le habla se levantan y se van”, amplió.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *