AYER, EN EL CÍRCULO MÉDICO  

Se realizó la capacitación en obstetricia

 

Con la participación de profesionales de Azul y localidades de la zona se realizó la tercera edición de estas jornadas de actualización en temas de trascendencia en la materia.

La licenciada Beatriz Peralta vino a contar la experiencia de un programa en Florencia Varela. JOSÉ BERGERMarisa Ghidone del Servicio local de Obstetricia, organizador del encuentro. JOSÉ BERGER
<
>
La licenciada Beatriz Peralta vino a contar la experiencia de un programa en Florencia Varela. JOSÉ BERGER

EL DATO:

Además de la prevención del cáncer y el dolor en el parto, la jornada incluyó una capacitación sobre el yoga como herramienta en la transición hacia la maternidad que estuvo en manos de la licenciada Virginia Rocha.

Ayer se realizó en el Círculo Médico la III Jornada Obstétrica denominada “Una mirada integral en la salud de la mujer”. La actividad, organizada por la residencia de obstétricas que funciona en el Hospital Materno Infantil “Argentina Diego”, congregó a profesionales de la Obstetricia de Azul y la zona.

En ese contexto, Marisa Ghidone, jefa de Obstetricia del Hospital de Niños de Azul, indicó a este diario que hubo participantes de Azul, Mar del Plata y localidades de la zona.

El TIEMPO dialogó además con algunos de los disertantes de este encuentro donde se abordaron temas de trascendencia en la materia, como son la experiencia del trabajo de parto, el dolor y el nacimiento, y la prevención de cáncer cérvico uterino.

La licenciada Beatriz Peralta está a cargo del programa de prevención de cáncer cérvico uterino y mamario en Florencia Varela.

Se trata de un consultorio que se abrió para el Sindicato de Trabajadores Municipales de esa localidad del Conurbano bonaerense que luego se abrió a la comunidad.

Una experiencia   

Ayer vino a esta ciudad a contar esta experiencia y al hablar con este diario indicó que “utilizamos una metodología de accesibilidad muy oportuna porque vamos a dar  charlas a los barrios, luego llevamos a las mujeres a los consultorios para hacerles todos los estudios”.

“Las vamos a buscar con una camioneta a su barrio, las atendemos y las llevamos de vuelta”, agregó.

El trabajo no termina ahí porque a los 30 días les llevan los resultados de los estudios a domicilio.

Peralta explicó además que “en caso de aparecer alguna patología, las tratamos también en nuestros consultorios. Todo en forma gratuita”.

El programa se lleva adelante a partir del trabajo de un equipo interdisciplinario compuesto por enfermeras, ginecólogos, promotores de salud y líderes barriales.

Resultados   

Peralta remarcó que la experiencia ha dado sus frutos. Al respecto precisó que “entre 2016 y lo que llevamos de 2017 participaron de nuestros talleres más de 3700 mujeres, llevamos hechos alrededor de 1300 Papanicolaou, detectamos por hallazgo tres canceres de cuello que eran asintomáticos, y detectamos 7 casos de HPV, que es la causa principal del cáncer de cuello de útero”.

Indicó que el cáncer de útero se da mayormente entre los 35 y 55 años de edad.

La clave para Peralta está en la accesibilidad al sistema al salud.

Ghidone dijo a propósito de esto que la intención es ver la posibilidad de replicar esta experiencia, si bien aseguró que “acá se está trabajando bien”.

Con el abordaje de estos temas de trascendencia para la obstetricia y los aportes de profesionales de otros puntos del país se desarrolló ayer en Azul la tercera edición de estas jornadas de capacitación.

UNA POSTURA “REALISTA”

Se refirió a la importancia de hablar del dolor. JOSÉ BERGER

La licenciada Elba Malmierca, presidenta del Colegio de Obstétricas del distrito II, participó de la jornada de ayer y habló sobre el dolor durante el trabajo de parto, la dicotomía entre el dolor y la felicidad del nacimiento.

“Lo que quiero es utilizar la palabra dolor porque en general se trata de no hablar de esto. Me parece que hay que tener el sentido de realidad, hay que explicar por qué se produce, y la mujer lo tiene de trabajar, y no negarlo”, opinó en diálogo con este diario.

En el mismo sentido, consideró que “si lo negás es cuando la mujer se siente desamparada o entra en pánico. En cambio, cuando se conoce acerca del dolor, cómo se produce, lo que está en juego y cómo trabajar para no dificultar el nacimiento del bebé, podes modificar el comportamiento”.

En todo esto el obstetra tiene un rol fundamental.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *