Se vienen meses de sobreoferta ganadera por la falta de forraje

Todo se venderá; la variable de ajuste será el precio.

La oferta de carne vacuna aumentó un 13 por ciento en los meses de enero y febrero.


En enero-febrero la oferta de carne vacuna aumentó un 13 por ciento, estimándose que esta tendencia al crecimiento se acelerará en los próximos meses. Ahora ya es visible en los mercados la gran cantidad de vacas (manufactura y conserva) y de hacienda falta de terminación, que los productores han comenzado a desprenderse.
Vendrán meses de alta oferta, con precios a la baja, de la que se pueden salvar el ternero muy liviano -hoy muy escaso-, el novillo pesado y la vaca gorda.
No hay margen para seguir esperando: el invierno y las primeras heladas están a la vista, y miles de productores deberán aliviar la carga, desprendiéndose de una parte considerable del stock. Por varios meses habrá sobreoferta de vacas, que se destinarán a China, y de terneros de invernada (más livianos que lo habitual), que serán absorbidos por el feedlot. Todo se venderá; la variable de ajuste será el precio.
Pérdida de indicadores   
Con la grave situación forrajera y la falta de reservas que está sufriendo las dos terceras partes de las zonas ganaderas del país, por varios meses disminuirá drásticamente la recría de terneros o el engorde de las vacas falladas.
Se reducirá el stock, el ganado perderá estado, y se registrará este invierno una mortandad considerable de vacas, pero el ciclo se podría revertir drásticamente si la primavera se presenta normal, en materia de precipitaciones y de temperatura.
Después de semanas y semanas esperando lluvias salvadoras que no llegaron, ahora los productores advierten que no sólo disminuye la receptividad de los campos, sino también comienza a caer el estado corporal de la hacienda, que hasta hace pocas semanas era bueno o muy bueno.
Se intenta adelantar el destete y los tactos, pero todo esto lleva tiempo y el criador advierte que no podrá evitar el vender vacas y terneros en un momento crítico de sobreoferta, con precios a la baja.
Esperar hasta el final   
Hay, sin embargo, todavía un buen número de criadores medianos y chicos, con vientres con un ternero chico al pie, que prefieren esperar que lleguen finalmente las lluvias.
Confían en que si entre mediados de marzo y mediados de mayo se registran lluvias y temperaturas normales, el campo natural se recuperará, aunque sea parcialmente.
El precio del ternero de invernada ha comenzado a caer y los compradores piensan que la oferta continuará creciendo y el valor de la invernada seguirá cayendo.
“No hay que apresurarse a comprar. No hay campo donde llevar la hacienda y en pocas semanas más el feedlot le pondrá el precio a la invernada”, dicen
En esta crisis, se advierte muy complicado el mercado de vientres, y muy difícil también las terneras, que los corrales castigan en sus cotizaciones, especialmente si es liviana: si se la encierra con 150 kilos, a los 250 a 270 kilos ya está engrasada, lejos del peso mínimo de faena.
Si bien todavía no se puede hacer un balance definitivo acerca de los daños causados por la intensa seca de los últimos tres meses, puede decirse que se ha perdido una superficie muy grande de pasturas, y que no se ha podido sembrar hasta ahora en la mayor parte del país ni praderas ni verdeos.
Se perdió buena parte del área originalmente destinada a silo de maíz, porque no se justificaba económicamente picar. Pero los contratistas están trabajando a pleno, ensilando muchos cultivos de maíz para grano -y hasta soja- que los agricultores o productores mixtos prefieren embolsar antes de perder todo.
Fuente: AgroVoz
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *