Seguían detenidos los dos acusados de haber cometido un “cuento del tío” en Las Flores 

PERMANECÍAN EN UNA SECCIONAL POLICIAL

Se trata de un hombre y de un joven. A una anciana de la vecina ciudad le hicieron creer que un familiar suyo había estado involucrado en un incidente de tránsito. De esa manera, lograron sustraerle varios pesos y dólares. El mismo Juez de Garantías que les dictó a ambos las detenciones, días después rechazó un pedido para que los procesados por esta “estafa” fueran excarcelados. Los imputados habían sido arrestados en Saladillo.

Teléfonos celulares, varios pesos y dólares formaron parte los elementos incautados cuando los acusados de cometer esta estafa fueron arrestados en Saladillo. NOTICIAS LAS FLORES

EL DATO:

De acuerdo con lo que ha podido determinarse, durante el tiempo en que los imputados estuvieron en Las Flores alquilaron una cabaña, a la que habían llegado en horas de la noche del miércoles 21 de noviembre y se fueron en horas de la tarde del día siguiente, en la previa a que ambos resultaran aprehendidos en Saladillo.  Al respecto, un testigo que declaró en la causa penal contó que escuchó salir a una motocicleta desde la cabaña en la que los dos estaban alojados. Eso ocurrió a la misma hora en que, al parecer, uno de los ahora detenidos se hizo presente en la casa de la mujer para despojarla, mediante engaño, de todos sus ahorros en pesos y en dólares.

“Abuela, estoy en Saladillo. Choqué a una mujer embarazada en Buenos Aires en el auto de mi amigo. Estoy en Saladillo porque la mujer es de acá. Me vine con ella en la ambulancia, no podía dejarla así. Papá viene en camino. Mandame la plata de papá. Me dijo que vos sabés donde está. Si vos tenés mandame más y si tenés joyas, también. Va a ir Pablo. Dale todo a él”.

Cuando el pasado 22 de noviembre, alrededor de la hora una y veinte, una mujer recibió ese llamado telefónico en su domicilio de la ciudad de Las Flores, lejos estuvo de sospechar que estaba a punto de convertirse en víctima de un “cuento del tío”.

Los ahora acusados de cometer este hecho, considerado a escala penal como una estafa, todavía están detenidos.

Después de que personal policial que intervino en lo sucedido los arrestó en Saladillo, hasta ayer a la tarde permanecían privados de la libertad en la Estación de Policía Comunal situada en la vecina ciudad de Las Flores.

Juan José Suárez, titular del Juzgado de Garantías número 3 con sede en los Tribunales de Azul, en primera instancia había convertido en respectivas detenciones a sus aprehensiones. Y días más tarde rechazó un pedido para que ambos fueran excarcelados, decisión que después -según estaba previsto- tenía previsto apelar la Defensa de los imputados. En ese caso, ante la Cámara Penal que también tiene sede en el Palacio de Justicia local.

La causa penal que se inició por este “cuento del tío” se instruye desde la UFI 13 que está a cargo de Javier Barda.

Ambos detenidos habían sido traídos a Azul el pasado viernes 23 de noviembre para ser indagados en sede judicial. Y en aquellas audiencias –  realizadas ante el fiscal Marcelo Fernández de la UFI 1- los dos se negaron a declarar.

Fuentes judiciales los identificaron ayer como Mauro Alberto Castellano y Jonathan Emanuel Diez.

De acuerdo con la versión de esa mujer que se convirtió en la damnificada de este hecho, Castellano fue el mismo sujeto que se hizo presente en su casa de Las Flores. Un hombre al que ella, al ser engañada, le hizo entrega del dinero.

El primero de los acusados mencionados tiene 34 años, es oriundo de la Capital Federal y figura con actual domicilio en un Club de Campo que está en la ciudad de San Vicente.

Diez, en tanto, es un joven que tiene 25 años de edad y vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Ese jueves en que el hecho se produjo, según ha podido determinarse hasta ahora en la investigación penal que se lleva adelante, Castellano concurrió al domicilio de la mujer estafada cuando era alrededor de la hora dos y veinte de la madrugada.

En ese entonces circulaba en una motocicleta que después la Policía incautó, una vez que los imputados fueron aprehendidos en Saladillo.

El pasado sábado 24 de noviembre el magistrado titular del Juzgado de Garantías número 3 con sede en los Tribunales de Azul resolvió convertir a las aprehensiones de los acusados en detenciones. Y el mismo juez, días más tarde, no hizo lugar a un pedido que una Defensora Oficial presentó para que ambos fueran excarcelados.

“Pablo”   

Al entrevistarse aquel día con la vecina, Castellano le dijo que se llamaba “Pablo” y que venía de parte de “Manuel” -el sujeto que por teléfono se había hecho pasar por el nieto de la damnificada- a buscar la plata.

El imputado le contó también a la anciana que inmediatamente se iba para Saladillo, teniendo en cuenta ese incidente de tránsito que, en realidad, no había ocurrido nunca.

La mujer, “influenciada por la previa comunicación -mencionó el juez Suárez en la resolución donde dictó las detenciones de ambos imputados- y en confianza” le hizo entrega de todo el dinero que tenía.

La plata se la dio en dos bolsas, una de cartón y otra de nylon. De esa manera, el “cuento del tío” se consumó. Y los ahora considerados autores de aquel engaño se apoderaron de manera ilegítima de 20.000 pesos y de 1.500 dólares.

Ese mismo jueves en que el hecho se produjo y fue denunciado en Las Flores, al igual que más casos similares que en la vecina ciudad finalmente no se terminaron consumando, efectivos policiales aprehendieron a ambos imputados. Los arrestaron en Saladillo, cuando en horas de la noche se movilizaban en una camioneta Peugeot Partner en la que trasladaban la moto en la que, al parecer, uno de los encausados había concurrido en horas de la madrugada de ese día a la casa de la mujer para que le entregara el dinero.

En poder de los dos se incautaron elementos considerados de interés para esa investigación penal donde figuran imputados y hasta ayer continuaban detenidos: prendas de vestir, teléfonos celulares, dinero en efectivo -pesos y dólares- y una computadora portátil.

De acuerdo con lo señalado por voceros judiciales, esa computadora sería utilizada para cometer estas estafas mediante “cuentos del tío”.

Si bien Castellano y Diez fueron arrestados en Saladillo, en horas de la tarde de aquel ya referido jueves 22 de noviembre habían sido identificados durante un operativo de interceptación vehicular que policías realizaban en los accesos a Las Flores.

Pero recién después de que los efectivos de seguridad identificaron a los ocupantes de la camioneta en la vecina ciudad, se tomó conocimiento de la existencia de ese “cuento del tío” que ahora les están atribuyendo.

Eso derivó en que se irradiara el alerta de que ambos eran buscados y que aquel mismo jueves por la noche los dos fueran aprehendidos cuando estaban parando en un hotel ubicado en Saladillo.

Una vez hallados en esa ciudad, luego los policías que intervinieron en el caso concurrieron hasta la habitación de ese hotel donde se alojaban y realizaron un procedimiento.

Pero a esas actuaciones el juez de Garantías Suárez las declaró nulas.

Según mencionó, se hicieron “sin autorización de los moradores y sin la urgencia necesaria que haría posible tal avasallamiento a la garantía constitucional de la inviolabilidad del domicilio”.

“Los funcionarios intervinientes no respetaron las reglas de procedimiento”, sostuvo al respecto el magistrado. “Esto no significa quitar relevancia a la labor policial, por el contrario, se trata de valorarla y potenciarla, dado que por tratarse de los primeros en tener contacto con los hechos delictivos tienen a su cargo la fundamental tarea de realizar las primeras diligencias en forma correcta para contar así con sólidos cimientos de lo que a la postre será un investigación exitosa”, aclaró.

“Por lo tanto -concluyó el juez Suárez- encuentro necesario remitir copia de la presente al Sr. Jefe de la Estación Comunal de Las Flores a fin de que instruya debidamente a su personal a efectos de que se eviten este tipo de prácticas. Ello en beneficio de la propia institución, del servicio de justicia y, en definitiva, de la comunidad toda”.

Más allá de esta observación a un procedimiento puntual en el marco de  las actuaciones que por este caso se hicieron, dicha declaración de nulidad no impedía hasta ahora que los dos hombres continuaran procesados y, hasta ayer, detenidos.

Intentos que no prosperaron  

Si bien hasta el momento es sólo un hecho de estafa el que le están imputando al hombre y al joven que permanecían detenidos en la Estación de Policía Comunal de Las Flores, diferentes elementos demuestran que en la vecina ciudad intentaron cometer más “cuentos del tío”.

“Existe una seria sospecha de la comisión por parte de los encartados de varios hechos de igual naturaleza”, sostuvo el juez de Garantías Suárez cuando días atrás rechazó ese pedido para que ambos fueran excarcelados.

En la investigación penal que se está llevando adelante desde la UFI 13 se han incorporado varias comunicaciones que no sólo revelan la estafa cometida a la vecina ya referida, sino también varios llamados telefónicos a más vecinos de Las Flores efectuados con la misma modalidad e intención, es decir, engañarlos para sustraerles dinero y demás elementos de valor.

Todos esos llamados figuran como realizados el mismo día en que la anciana fue engañada mediante este “cuento del tío”.

“Cuando hablo de idéntica modalidad me refiero específicamente al ardid  que consistió en llamadas telefónicas a los damnificados, haciéndose pasar por sus hijos o nietos dando cuenta de un accidente de tránsito del que resultara víctima una mujer embarazada y la necesidad de contar con dinero para solucionar la situación y, en su caso, no resultar detenidos, para así lograr el temor de los mismos y luego enviar a una persona a recoger el dinero, teniendo un conocimiento previo de las personas a las cuales iban a llamar, con avanzada edad, sabiendo los nombres de las personas por las cuales se hacían pasar por nietos o hijos”, explicó en lo dispuesto el pasado miércoles el titular del Juzgado de Garantías número 3 departamental.

En cuanto a esa estafa que fue consumada, el magistrado tuvo en cuenta también que el llamado a la anciana damnificada se hizo en horario nocturno, “aprovechándose de ello para lograr un mayor grado de confusión y conmoción en la víctima”.

“No puedo evitar considerar que los encartados desarrollan tareas previas de investigación a fin de apuntar sus objetivos a personas adultas mayores, logrando obtener sus nombres y el de sus familiares cercanos para así lograr una mayor posibilidad de éxito en su empresa delictiva”, sostuvo en otro tramo de lo resuelto el juez Suárez.

“Tales circunstancias, (que todos los hechos acontecieran de igual forma, el mismo día y en la localidad de las Flores) me lleva a considerar que los encartados desarrollan este tipo de estafas con habitualidad, por lo que considero que a medida que avance la  investigación y se obtengan otros resultados probatorios eso permitirá avizorar que ante los encausados se cierne una mayor amenaza de pena de prisión, de lo cual es posible inferir la existencia de peligro procesal”, una situación que hasta el momento vuelve adecuado que ambos continúen privados de la libertad.

Un utilitario y una motocicleta, vehículos en los que se trasladaban los dos detenidos que tiene esta causa penal. Hasta ayer ambos permanecían en la Estación de Policía Comunal que está en Las Flores. NOTICIAS LAS FLORES

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *