Segundo día consecutivo de corte de rutas 

Ayer los trabajadores de la fábrica de explosivos, acompañados por organizaciones sociales, sindicales y políticas, volvieron a las rutas para hacer escuchar su reclamo. Uno de los dirigentes que estuvo presente fue el secretario Gremial de ATE Provincia, César Baliña, quien indicó que “ni la gobernadora ni el Intendente estuvieron a la altura de las circunstancias”. En las próximas horas decidirán en asamblea cómo seguirá la lucha, aunque el dirigente marcó que seguramente será en las calles “para mantener vivo el conflicto” y reiterarle el pedido a las autoridades para la apertura de una mesa de diálogo y análisis.

Desde las 8 de la mañana de ayer, los trabajadores de FANAZUL volvieron a cortar las rutas reclamando la reapertura de la planta de explosivos. JOSÉ BERGER


A las 8 de ayer los trabajadores de FANAZUL, acompañados por organizaciones sociales y sindicales, retomaron los cortes de ruta en reclamo por la reapertura de la fábrica de explosivos que se mantiene “no operativa” por decisión del Estado Nacional desde el 28 de diciembre pasado.
Los cortes se efectivizaron en la intersección de las rutas 3 y 226 -donde la interrupción fue total- y en 226 y 51 -fueron intermitentes- hasta poco antes de las 18, hora en que desconcentraron para participar de una nueva marcha que recorrió las calles de la ciudad en la tarde de ayer.
Quema de gomas, bombos, carteles identificatorios de distintas seccionales de ATE que llegaron a apoyar el reclamo y también de CTA, de organizaciones como la 1° de Mayo, la 26 de Octubre y el Partido Obrero, acompañaron la entrega de volantes que hicieron los trabajadores explicando a los viajeros que pasaban por las rutas los alcances del reclamo, que ayer tuvo su correlato a nivel provincial y nacional.

Largas colas de vehículos se vieron en determinados momentos de la mañana. JOSÉ BERGER


FANAZUL, SENASA, INTI y siguen los conflictos    
El secretario Gremial de ATE Provincia de Buenos Aires, Cesar Baliña, estuvo ayer en el corte y al hablar con este diario indicó que “tenemos esperanza que esta pelea se haga sentir, y mucho, y que las autoridades nacionales y provinciales entiendan que tiene que haber una mesa de negociaciones, de análisis de los proyectos que los trabajadores han elaborado para reactivar la fábrica” y que los 220 trabajadores  mantengan su fuente laboral.
El dirigente señaló que acompañando el reclamo que se está llevando adelante en Azul, se instaló en La Plata un acampe frente al Ministerio de Trabajo bonaerense y que el miércoles se hizo una caravana “para decirle a la gobernadora Vidal que necesitamos una mesa de negociaciones para encaminar todos los conflictos en los organismos estatales donde tenemos despidos”.
En ese marco, apuntó que ayer “nos enteramos que en el SENASA también habría 1200 trabajadores despedidos, que tiene que ver con el cierre de las delegaciones de ese organismo que hay en cada uno de los frigoríficos”.

“Tenemos esperanza que esta pelea se haga sentir, y que las autoridades nacionales y provinciales entiendan que tiene que haber una mesa de negociaciones”, dijo ayer César Baliña, secretario Gremial de ATE Provincia. JOSÉ BERGER


Añadió al respeto que “esto no solamente atenta con el trabajo de la gente del SENASA sino también con la salud de toda la población”.
Baliña advirtió que a esto se suma la posibilidad de despidos en el INTI y remarcó que todo esto hace que “estemos en un clima de mucha conflictividad”.
Aseguró que esto “es pura y exclusiva responsabilidad de los gobiernos nacional y provincial que siguen avanzando en ajustar y echar a trabajadores, y en no abrir un canal de diálogo con nuestra organización que estamos al pie de la pelea defendiendo los puestos de trabajo”.
“Ni la gobernadora ni el Intendente estuvieron a la altura de las circunstancias”   
En otro tramo, el dirigente de ATE consignó que ningún funcionario provincial de alto rango dentro de la estructura del gobierno que encabeza María Eugenia Vidal ha intervenido en este conflicto que se mantiene hace poco menos de un mes, y en ese sentido apuntó que “deberían involucrarse porque es la única fábrica militar que hay en la provincia de Buenos Aires, con lo que eso significa para Azul y para la zona”.
Añadió que “ni la gobernadora Vidal ni el Intendente de Azul estuvieron a la altura de las circunstancias”.
Comentó que desde el gremio siguieron el desarrollo del conflicto y “pensábamos que el que debería estar siendo parte, abriendo todas las puertas que los gobiernos nacional y provincial nos están cerrando, es el Intendente”.
También entendió que la mandataria bonaerense “debería ponerse al hombro este conflicto y en tándem con los trabajadores y el Intendente plantearle al gobierno nacional lo que significa para Azul y la zona que 220 trabajadores no tengan su fuente laboral”.
Paro y caravana nacional    
Consultado cómo sigue el reclamo después de la manifestación, Baliña explicó que “vamos a analizar en asamblea cuáles son los pasos a seguir. Lo que sí, ya tenemos un norte que es el 5 de febrero, día que va a haber una reunión a nivel nacional camino a un gran paro y a la realización de una manifestación en caravanas para llegar a Capital y allí llenar la Plaza de Mayo”.
En lo que hace puntualmente a Azul, indicó por último que “se verá cómo se sigue la semana que viene, pero va a ser con movilización y estando en la calle para mantener vivo el conflicto y expresarle a las autoridades que queremos una mesa de diálogo para que se analicen los proyectos que han hecho los trabajadores para la reactivación de la fábrica y para la reincorporación de los trabajadores”.
 
 
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *