EN PERGAMINO

Seis años después a que lo condenaron a reclusión perpetua detuvieron al autor de un doble asesinato

 

En diciembre de 2010 había sido juzgado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul y condenado a la pena máxima. En ese debate fue hallado coautor de dos crímenes que ocurrieron en Olavarría en abril de 2004. Para cuando el juicio se realizó estaba en libertad. Y el día que se anunció el fallo no vino. En la misma resolución se había ordenado su inmediata detención, la cual recién se pudo hacer efectiva el lunes que pasó.

 

El momento en que, el pasado lunes, el coautor de un doble crimen era traído a Azul. Policías de la DDI lo capturaron en Pergamino.
NACHO CORREA
<
>
El momento en que, el pasado lunes, el coautor de un doble crimen era traído a Azul. Policías de la DDI lo capturaron en Pergamino. NACHO CORREA

Policías de la DDI Azul capturaron en Pergamino a un hombre que estaba prófugo desde diciembre de 2010, cuando un Tribunal de esta ciudad lo había condenado a reclusión perpetua por un doble asesinato y el mismo día de anunciado el fallo ordenó su detención.

Identificado como Alejandro Horacio Leta y de 49 años, su captura se hizo efectiva el pasado lunes, mismo día en que fue trasladado a Azul.

La medida cautelar había sido ordenada por el Tribunal Oral en lo Criminal número 1, el lugar donde en diciembre de 2010 Leta fue condenado, tras la realización de un juicio oral, como uno de los autores de un doble crimen que en abril de 2004 había ocurrido en la vecina ciudad de Olavarría.

A ese debate el hombre había llegado en libertad. Y acudió a las audiencias que se hicieron, tanto durante lo que fue la recepción de la prueba testimonial como la de los alegatos.

Pero el día en que se anunció el fallo con veredicto condenatorio para el hombre capturado el lunes, ni él ni su abogado estuvieron presentes en la sala de debates que el TOC 1 posee en el primer piso del edificio de Tribunales.

Además de la condena, el tribunal que para ese juicio integraron los Drs. Martín Céspedes, Joaquín Duba y Gustavo Borghi ordenó la inmediata detención de Leta.

Pero recién seis años después la medida cautelar se pudo hacer efectiva. Los policías de la DDI Azul que trabajaron en la investigación para ubicar a Leta lo hallaron en Pergamino, de donde es oriundo.

Meses antes, desde el Tribunal que lo juzgó y condenó se había solicitado que se reforzara la investigación para dar con su paradero.

En ese contexto, comenzaron a realizarse varias escuchas telefónicas que señalaban que el hombre estaba de nuevo en su ciudad de origen.

El pasado lunes, cuando una comisión policial de la DDI Azul viajó a Pergamino a buscarlo, los efectivos de seguridad tenían como objetivos a allanar varios lugares: la casa del condenado, la de su mamá y también una iglesia perteneciente al culto evangélico.

En ese templo Leta finalmente fue hallado y detenido, después de que se comprobara que desde hacía algunos meses estaba concurriendo a ese lugar.

Un doble asesinato

Cuando los jueces Martín Céspedes, Joaquín Duba y Gustavo Borghi, los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul, condenaron a Leta, lo hallaron coautor penalmente responsable del delito homicidio agravado con el concurso premeditado de dos o más personas y por la utilización de armas de fuego (dos hechos), en concurso real.

En el fallo de lo que fue aquel juicio, quedó probado que el hecho por el que fue condenado en su ausencia Leta lo cometió el 2 de abril de 2004 en Olavarría.

En horas de la noche de ese día, el hombre capturado el lunes y otro más fueron los autores materiales de los asesinatos de dos personas.

Las víctimas se llamaban Rubén Alejandro Spaltro y Carlos Claudio Bruccieri.

A ambos los acribillaron a balazos en el Barrio Mariano Moreno de la vecina ciudad, cuando se encontraban en las afueras de un local comercial situado en la calle Rivadavia.

Hasta ese lugar, según lo que quedó probado, Leta, el otro coautor de los crímenes y otros sujetos llegaron en un automóvil Fiat Brava.

Portando armas cortas, mientras algunos de esos hombres se quedaron a aguardar el desenlace del hecho en el auto, Leta y su cómplice descendieron del rodado para dispararles a las víctimas, en el marco de un hecho que habría estado emparentado con un ajuste de cuentas o de crímenes por encargo.

“Sin mediar palabra, abrieron fuego sobre Rubén Alejandro Spaltro y Carlos Claudio Bruccieri”, se indicó en el fallo.

Ambos en ese entonces, acompañados por una mujer, estaban sentados y charlando en la vereda del local.

Una de las víctimas murió luego de recibir siete balazos en diferentes partes de su cuerpo. A la otra, la mataron de cuatro tiros.

Después de cometidos los crímenes, ambos homicidas volvieron hasta donde estaban los demás esperándolos en el auto. Subieron al vehículo y huyeron.

Horas más tarde, en el marco de la investigación del caso, el rodado fue hallado volcado en un paraje que está en el Partido de Bolívar.

En cercanías al lugar donde fue encontrado el auto, los investigadores hallaron dos armas de fuego: una pistola calibre 9 milímetros y un revólver calibre .357 Magnum.

Y a Leta, herido a causa del vuelco, lo localizaron instantes después en esa misma zona rural, “a muy corta distancia  del automóvil y a poco mas de 48 horas contadas a partir del hallazgo del auto accidentado, en una actitud por demás sospechosa”, había escrito en el fallo el juez Céspedes.

El dato

Ni bien capturado, Leta estuvo alojado en Azul. Y el pasado martes fue trasladado a la Alcaidía de la Unidad 2, una de las cárceles que está en Sierra Chica.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *