EN LA SESIÓN DE AYER EN LA PLATA

Senadores aprobó el pliego para que Marcelo Sobrino sea el nuevo Fiscal General de Azul

 

Ahora sólo faltan cuestiones meramente protocolares para que el Defensor Oficial se convierta en el sucesor de Eduardo Serradell, que se había jubilado hace tres años, lo que provocó que desde entonces Cristian Citterio ocupara el cargo en forma interina. El nuevo escenario político en la Provincia surgido después de las elecciones de octubre del año pasado, un dato clave para entender la llegada del funcionario judicial azuleño a la Fiscalía General departamental.

 

El que se fue y el que llega. Los Drs. Eduardo Serradell y Marcelo Sobrino, en una foto tomada años atrás en el mismo edificio de la Fiscalía General donde próximamente ejercerá sus funciones el todavía Defensor Oficial.
ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
El que se fue y el que llega. Los Drs. Eduardo Serradell y Marcelo Sobrino, en una foto tomada años atrás en el mismo edificio de la Fiscalía General donde próximamente ejercerá sus funciones el todavía Defensor Oficial. ARCHIVO/EL TIEMPO

El defensor Oficial Marcelo Alberto Sobrino dio ayer prácticamente el paso definitivo para convertirse en el nuevo Fiscal General del Departamento Judicial Azul, después de que la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires aprobara el pliego con su nombramiento durante la sesión desarrollada en La Plata.

Con 49 años de edad, el funcionario judicial se convertirá en el sucesor de Eduardo Raúl Serradell, quien se había jubilado en julio del año 2013.

Tres años después de que Serradell se alejara de la función pública, y luego de un interinato llevado adelante por el Dr. Cristian Citterio, uno de los cargos de mayor trascendencia en el ámbito judicial departamental quedará cubierto en el transcurso de este año, ya que después de la sesión de ayer en la cámara alta bonaerense los pasos que restan cumplimentar ahora son meramente formales.

En otras palabras, Sobrino estaría asumiendo como jefe de todos los fiscales de las once ciudades que conforman el Departamento Judicial local antes de que este año termine, mientras por el momento sigue al frente de una de las defensorías oficiales a la espera de que eso suceda.

Favorecido por ese nuevo escenario político que a partir de octubre del año pasado comenzó a trazarse en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, la candidatura de Sobrino para ocupar la titularidad de la Fiscalía General “revivió” al mismo tiempo que el Frente para la Victoria se alejaba del poder y María Eugenia Vidal desembarcaba -de la mano de Macri y con el Frente Cambiemos- en la gobernación.

En octubre del año pasado, antes de las elecciones en territorio bonaerense, las  aspiraciones del funcionario judicial azuleño para llegar a la Fiscalía General parecían prácticamente sepultadas, cuando junto al fiscal de Tandil Gustavo Morey los dos quedaron relegados en la terna de candidatos que el Consejo de la Magistratura había conformado, en marzo de ese mismo 2015.

Por aquel entonces, con Daniel Scioli todavía como gobernador, el pliego para que fuera elegido el sucesor de Serradell tenía otro nombre, el de José Luis Ennis.

Uno de los secretarios de la Procuración bonaerense tenía prácticamente todo listo para mudarse desde La Plata a Azul y hacerse cargo de la Fiscalía General departamental con sede en la calle Colón.

Pero el cambio de rumbo político dejó prácticamente congeladas varias de esas designaciones para ocupar cargos en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia una vez que Scioli dejó la Gobernación.

Entre ellas, la del Dr. Ennis, que vio como su hasta ese entonces asegurada llegada al Poder Judicial de Azul se evaporaba, de la misma manera que sucedía con el poder y la influencia de agrupaciones kirchneristas como “La Cámpora”, compuesta por dirigentes políticos por aquel entonces oficialistas, los mismos que eran capaces en ese momento de poner al funcionario judicial que quisieran en cualquier lugar de la provincia.

Dijo que no

En la sesión de ayer del Senado en La Plata, se aprobaron los pliegos de 29 funcionarios judiciales que había remitido días pasados la gobernadora Vidal. Entre ellos, el del azuleño Marcelo Sobrino.

Así, la cámara alta aprobó nombramientos de jueces, fiscales y defensores oficiales que fueron solicitados semanas atrás por la gobernadora que anteayer visitara Azul.

Vidal había sido la misma que retiró los 126 pliegos -entre ellos el de Ennis- que su antecesor, Daniel Scioli, enviara meses antes de dejar su cargo, y que el kirchnerismo intentó que fueran aprobados en la legislatura la semana anterior al cambio de autoridades, durante el pasado mes de diciembre.

A modo de anécdota quedará ahora de la sesión de ayer, al momento de tratarse la designación de Sobrino como fiscal General departamental de Azul,  el rechazo que a su nombramiento hiciera el vicepresidente del Senado, Carlos Fernández.

Fernández es de Tandil y responde al intendente de la ciudad serrana, Miguel Lunghi, quien apoyaba para ese cargo al fiscal Gustavo Morey, el mismo funcionario judicial que fuera apercibido por la procuradora Falbo durante la investigación por la muerte en una comisaría de esa ciudad del azuleño Rolando Sotes, ocurrida años atrás en lo que aparentemente fue un suicidio pero donde se comprobó que el joven había sido víctima de vejaciones policiales antes de que su cuerpo fuera hallado sin vida en uno de los llamados “buzones” de la Seccional Segunda.

El funcionario judicial es el mismo que por estos días investiga la violación de una adolescente de 13 años que después fue embestida por una combi, hecho también sucedido en Tandil.

El caso, que repercutió hasta en medios de prensa nacionales, volvió a poner en tela de juicio la actuación del funcionario judicial, que habría sostenido que la víctima mantuvo “relaciones sexuales consentidas”.

Esa afirmación fue seriamente criticada por la Defensa de la menor, un abogado que apuntó contra Morey por el desempeño que está llevando a cabo a través de esa causa penal que continúa instruyendo y aún no tiene imputados.

En ese contexto, con Ennis sin el necesario apoyo político y con Morey debilitado por cuestiones atinentes específicamente a su función judicial, el camino de Sobrino a la titularidad de la Fiscalía General de Azul se fue allanando.

Y al mismo tiempo que eso pasaba, su rostro se iba transformando cada vez que alguien se lo cruzaba en los pasillos de los Tribunales de Azul, donde nunca dejó de confiar en que ese anhelo de llegar adonde ahora está por llegar podía ser posible, sobre todo después de las circunstancias antes referidas.

Por estos días Marcelo Sobrino -el Defensor Oficial, el que fuera Juez de Faltas municipal durante el gobierno de Juan Barberena, el que ingresó al Poder Judicial en 1999, el que fue instructor en Olavarría en la fiscalía que estaba a cargo del fallecido César Arbío y el que también fue secretario en el Juzgado Correccional 2 de Azul que está a cargo del Dr. Héctor Torrens-  saborea en silencio el dulce sabor de una victoria en esa particular carrera para llegar a ocupar un cargo en el Poder Judicial.

Competencia que en un momento pareció dejarlo afuera y con las manos vacías. La misma donde no alcanza con sacar un puntaje máximo en un examen que, en el caso del ahora elegido, rindió en dos oportunidades. Una vez para aprobarlo y otra para revalidarlo.

Al mismo tiempo, seguramente Marcelo Sobrino es consciente de que llegará para ejercer una función que no sólo será observada desde lo estrictamente judicial, sino también desde lo político, conocedor de que entre ambos márgenes suelen navegar aquellos que deciden postularse para ocupar un cargo de estas características.

El dato

En lo que tiene que ver con el Departamento Judicial Azul, ayer Senadores aprobó también el pliego para que la Dra. Magdalena Forbes se convierta en jueza de Garantías. En su caso, para ocupar el cargo que en el Juzgado 1 quedara vacante años atrás cuando se jubiló Omar Rocca. Por otro lado, también se designó como jueza del cuerpo de magistrados suplentes de los fueros Penal, de Menores y Penal Juvenil de Azul, Mar del Plata y Dolores a Inés Olmedo. Y como juez en el cuerpo de magistrados suplentes del fuero contencioso Administrativo de los departamentos judiciales de Azul, Mar del Plata y Dolores, a Miguel Álvarez.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *