“Sentí una sensación de tristeza durante todo el viaje y eso se ve en las fotos”

Así lo dijo Enrique Crespo, quien viajó a las Islas en el mes de noviembre y mañana realizará su primera muestra en solitario en la Casa Ronco. Esta es una iniciativa del Foto Club Azul y quedará inaugurada a las 19.30 horas.

Quedará inaugurada mañana la muestra “Malvinas: Horizontes de sombra”, de Quique Crespo, en la Casa Ronco.


El Foto Club Azul y el Centro Cultural Ronco invitan a la muestra llamada “Malvinas: Horizontes de sombra”. La misma consta de treinta fotografías del azuleño Quique Crespo que son parte de un viaje que hizo al archipiélago en el mes de noviembre junto a un grupo de fotógrafos con el objetivo de vivir de cerca una de los espacios que representan una herida abierta en la historia reciente de nuestro país.
En el mes que se recuerda el inicio de la Guerra de Malvinas, que comenzó el 2 de abril de 1982, tendrá lugar esta muestra que se inaugurará mañana a las 19.30 horas en la Casa Ronco (San Martín 362).
Por esta razón este medio dialogó con Crespo quien en un principio destacó que serán treinta fotos que muestran una parte de su viaje a las islas durante 10 días.  En este sentido, explicó que esta es su primera muestra en solitario que “muestra un poco de lo que fue mi viaje por Malvinas”.
Así destacó que junto a 14 personas en el mes de noviembre emprendieron un viaje que no es fácil hacer. No sólo por los pocos vuelos que hay, sino también por la gran carga emocional que significa ir a ese territorio.
Este viaje “le dio un sentido distinto a mi afición por la fotografía. Una vez que pisé el suelo malvinense quedé envuelto en un estado de emoción que no me abandonó más durante todos los días que estuve ahí”. Ese estado fue “muy fuerte y muy intenso. Es de profunda tristeza y se agudiza cada vez que visitaba un campo de batalla”. Allí pudo ver “las trincheras. Quedan restos de armas e inevitablemente la tristeza se hace cada vez más grande”.
Crespo cuenta que vivió la época de Malvinas, luego vio películas, documentales, fotografías “pero nada se asemeja a vivirlo, es totalmente distinto. En mi hubo un antes y un después. Yo digo que nuestra conciencia sobre la Guerra de Malvinas es chiquita”. Por eso, cuando estuvo parado en los campos de batalla “comencé a imaginar hubo un joven, un soldado, muriendo y matando. Eso fue muy fuerte”.
A partir de ese conocimiento más el clima de las islas “te tira para abajo. Esos paisajes hablan, cuentan, relatan y hacen vivir lo que pasó ahí. Ese es el sentido de la muestra”. Ese no es un lugar cualquiera para Crespo “porque es no es inglés, es nuestro. Esa sensación también estuvo presente durante todo el viaje. Cuando pisé tierra tuve una extraña sensación de saber que es nuestro, cercano, pero al mismo tiempo no lo es”.
Esta paradoja “también atraviesa todo el viaje. Las primeras personas que ves, los kelpers, que tienen una cultura muy distinta a la nuestra, los sentís como invasores. Es gente muy distinta, lejana. Me sentí un extraño en mi patria. Uno se pone en su lugar y son nueve generaciones que viven ahí, pero son argentinas”.
“Fue muy intenso”
La guerra potencia “el sentimiento que fue despojado de esa tierra. Eso se ve en cada uno de los lugares a los que visité”. Pero lo más fuerte que vivió fue cuando visitó el Cementerio de Darwin “ahí quisimos cantar el Himno a pleno llanto. Se nos quebró la voz. Fue muy intenso”.
El viaje comienza a partir de una iniciativa de Diego Arranz, un fotógrafo de viajes que hace movidas con distintos fotógrafos a lugares de todo el país. En este sentido “fui acompañado de mi hijo Germán, vivimos esta experiencia juntos”.
Malvinas “me dio un sentido distinto a mi afición por la fotografía. Por eso la idea es aportar un pequeñísimo granito de arena para aportar desde mi lugar”. En este sentido agregó que “todo eso se podrá ver en la muestra en donde estarán como invitados especiales los integrantes del Centro de Veteranos de Guerra Callvú Leovú”.
En este viaje, con todo ese sentimiento acumulado, no le fue fácil hacer las fotografías y las que sacó no fueron pensadas como una posible muestra. Eso surgió una vez que estuvo en nuestra ciudad y comenzó a contar lo que había vivido, por eso “las fotos no van a ver colores intensos, tienen que ver con la tristeza que me abordó durante todo el viaje”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *