¿Ser y parecer?  

El listado con falsos aportantes a la campaña electoral de Cambiemos le pega de lleno a la gobernadora Vidal. Lo que se mostraba como la transparencia de la nueva política cayó en el entramado de un sistema que naturaliza la corrupción. ¿De dónde surgieron los nombres de Azul? El gobierno de Bertellys se corre del tema.

La gobernadora María Eugenia Vidal enfrenta una grave denuncia sobre el financiamiento de la campaña electoral de Cambiemos. Insólita lista de supuestos aportantes en Azul. RAÚL SANTIAGO GALLARDO

Escribe

Carlos Comparato

(comparatoc@yahoo.com.ar)

El descubrimiento de falsos aportantes a la campaña electoral de Cambiemos del 2017  desnuda una estructura de corrupción que es endógena al sistema de financiamiento de la política  argentina. A través de los años se han intentado encontrar maneras para controlar el dinero que circula por esos laberintos pero, en la práctica, es poco lo que se ha logrado. ¿Por qué el oficialismo tuvo que hacer la burda maniobra que destapó la prensa y hoy investiga la justicia? ¿Blanquear un  dinero de la campaña electoral que no podía demostrar su origen? Aquí no vale la típica defensa de que se trata de una operación, en este caso, con origen en el kirchnerismo a partir que su difusión fue a través de un portal digital como El Destape cuyo director, Roberto Navarro está claramente identificado con el anterior gobierno. Quien investigó el caso es el periodista Juan Amorín. Si se construyó una arquitectura corrupta no vale denostar al mensajero. En todo caso, se dejó el espacio para que esto salga a la luz. Cuando las denuncias  eran contra el sistema que construyeron los K para el manejo de la obra pública o el enriquecimiento ilícito se reaccionaba de modo similar. Hay una suerte de apelación constate a desviar el eje y taparse con el latiguillo de que investigue la blonda justicia argentina.

Corrupción es corrupción    

La corrupción no es de derecha ni de izquierda. Es corrupción, cuyo concepto adquiere otro volumen cuando se pretende endulzar el discurso de la transparencia. La gobernadora María Eugenia Vidal no se puede hacer la distraída ya que, con esta maniobra, se estaría intentando disimular la utilización de dinero del Estado u otros orígenes espurios para solventar campañas electorales. El escándalo se ha expandido en diversos puntos de la provincia ya que no sólo se habría utilizado en los listados que aparecen en la Cámara Nacional Electoral el nombre de personas que tienen planes sociales sino de militantes, adherentes al PRO y hasta candidatos de Cambiemos que aseguran no haber puesto un solo peso.

El caso en Azul    

En el caso de Azul, serían unos 36 presuntos aportantes y la suma llegaría a los 420 mil pesos, según el informe publicado por este diario en su edición del viernes pasado.

Algunos vecinos que aparecen en el listado tienen o han tenido un acercamiento con el macrismo como militantes o fiscales en las elecciones pero también desmienten haber sido aportantes. Hay otros que no entienden cómo aparecen allí.

Frente a esto, un grupo formalizó una presentación ante la Fiscalía Federal con asiento en esta ciudad. Otros lo harán la semana que comienza.

La pregunta es cómo se armó esa lista. ¿Fue en Azul? Algún dirigente del PRO jura que no. Los datos se habrían obtenido de las elecciones legislativas del 2009. En aquella ocasión se presentó la denominada Unión Pro que encabezaba Francisco De Narváez para la provincia y en lo local había dos colectoras: una que llevaba como postulante a concejal en primer término a Agustín Carus y otra, de base peronista, a Luis Conti.

La ingeniería con la que se habría confeccionado este listado (que abarca a la provincia)  para justificar los gastos de la campaña del año pasado no resulta sencilla.

Detalles   

Amorín, en su nota en El Destape, recoge afirmaciones del empresario y ex candidato del PRO en Ituzaingó Osvaldo Marasco al portal Diagonales. Allí asegura que “hace tres años, se usaron los nombres de candidatos oficialistas para `blanquear´ cerca de 40 millones de pesos como `aportes privados` en 81 municipios bonaerenses”, indicando luego que la totalidad de los aportes era truchos. “La forma de blanquear la plata fue copiar las listas que mandamos a la Junta Electoral y ponerles montos de hasta 50 mil pesos”, dijo.

Entre otros, mandó al frente al intendente de Vicente López, Jorge Macri y abundó en detalles sobre la “caja política” del PRO.

Palabra de Vidal    

Luego de un silencio inicial, la gobernadora Vidal se refirió el tema en General Villegas ante la consulta de la prensa. Dijo que “es una denuncia del kirchnerismo y no importa de quién venga porque nos presentaremos (ante la justicia) con todos los papeles”  subrayando que “lo que es más importante es que la ley de financiamiento de partidos políticos tiene lagunas y deficiencia y por eso creemos que haya una nueva ley que contemple que los aportes sean bancarizados”. A propósito, próximamente se elevaría esa iniciativa al Congreso para alcanzar una mayor transparencia.

¿Este escándalo servirá para lograr, en serio, el financiamiento legal de la política? Lo peligroso es naturalizar que siempre fue así y no se salva nadie. Cuando desaparezca de los medios y, especialmente, si no rebota en los de mayor penetración nacional el tema se irá diluyendo en un contexto de crisis de la economía.

El PRO y Bertellys   

¿Cómo impacta en Azul? En el PRO están “aturdidos”, por lo menos algunos porque no saben cómo impactará en la opinión pública. ¿Salpica a la gestión municipal? Es lógico que intente correrse de un problema que, evalúa, no le compete pese a que en la picota esté la mismísima gobernadora. Sin embargo, no hay que dejar de observar las  sinuosidades que hay en las relaciones internas de ese amplio tablado que es Cambiemos en esta ciudad.

El intendente Hernán Bertellys reapareció esta semana mostrando obras, una fortaleza que se ve sacudida por la escasez de fondos. La crisis financiera, en la mayoría de los municipios, es de tal envergadura que el Ministerio del Interior tuvo que enviar casi 200 millones de pesos a la provincia para que haga el reparto. Con un segundo semestre que  asoma más complicado aún, gobernar se transforma en un reto cotidiano.

¿Cuántos sobrevivirán cuando el proyecto al que se plegaron atraviesa un páramo cuyo horizonte es la incertidumbre?

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *