RELATOS DESDE EL ENCIERRO

Sergio

Por Matías Verna (*)

“Cortaba en dos mitades la madrugada un pie en el tango y otro en el más allá” (Joaquín Sabina – ¿Quién más quién menos?)

“De acá encargado, a eso de la una de la mañana pasa la luna unos diez minutitos y se va”, me contaba Sergio Flores mientras le requisábamos la celda.

Los barrotes oxidados partían la realidad en casilleros iguales.

Mucho silencio, a veces alguna madre gritando desde la calle pidiendo audiencia con algún jefe para que le cuente cómo está su hijo y nada más.

Sergio Flores vivía sin compañero de celda y con lo puesto. Remera deportiva de cualquier club, las últimas zapatillas del mercado, algún jean por si tenía visita los fines de semana y una campera reforzada por si salía al patio de recreos.

“Que guachín era usted encargado cuando fue para la 2 ¿Se acuerda? Yo ahí ya hacía tres veces que había caído en cana y vivía en el pabellón 4 ¿Se acuerda? Y con ésta voy cinco, pero si el juez me pasa cabida en dos o tres añitos me voy”.

¿Y cuándo volvés?”, le pregunté mientras levantaba el colchón y las sábanas buscando algún fierro o pastillas o marihuana.

Cada cosa que movía de la celda, Sergio Flores decía que no tenía nada.

Me miraba y se reía, como quién se burla de un amigo o como esas películas en las que el ladrón es mejor que policía y los espectadores están a favor de la delincuencia y amparan cualquier ilícito -Y vio cómo es esto…-, argumentaba.

-No, no lo ví-, le contestaba, ¿Cómo es?

En la mesada de cemento un portarretratos con dos bebés que ya debían tener 10 o 12   años acompañaban a tres pedacitos de pan y un mate cocido que se enfriaba lentamente.

Sergio Flores, ladrón de nacimiento, asesino en ocasión de robo, egresado de la Secundaria en “no me acuerdo que cárcel”, ladrón otra vez, padre separado, con y sin papá golpeador y demás, seguía preso y para él la realidad era un rato… nada más.

(*) Es periodista y escritor. Nacido en Azul, vive actualmente en Olavarría y se encuentra trabajando en la publicación de su séptimo libro titulado “Crudo”, el cual será editado en el mes de abril. En esta sección compartiremos textos inéditos que detallan, con ficción y realidad, la vida en contexto de encierro, tanto de empleados del SPB como detenidos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *