Sobre los daños provocados días pasados en el Cementerio de Disidentes

 

Dos lectores de EL TIEMPO se expresaron mediante sendas cartas, sobre el estado del cementerio de disidentes, reflejado en una nota publicada el pasado 10 de enero. MARTÍN LABORDA

Señor Director:

Me dio mucha pena leer en la edición de ese matutino del día miércoles 10 de enero, relacionada con los daños sufridos por el Cementerio de Disidentes de Azul.

Hace un año y medio estuve Azul  y fui honrado con una visita guiada al Cementerio Municipal local dada por un historiador local.

Lo más interesante de la visita fue el Cementerio Disidente/Británico. Fue como entrar a un cementerio de un pueblo en alguna parte de Gran Bretaña, con antiguas lápidas, algunas recordando a los primeros inmigrantes británicos de Azul y aledaños.

Hago votos para que la Municipalidad de Azul reconstruya rápidamente el muro perimetral y que restaure las tumbas dañadas. Sería una pena que una parte tan especial de la historia de Azul se pierda.

El siguiente es un link a una página que menciona el Cementerio Disidente/Británico en cuestión: http://www.argbrit.org/azul/AzulCem.htm

Harry J. Charap

Adrogué, Pcia. de Bs. As.


Señor Director:

A través de la noticia publicada en vuestro matutino el pasado 10 de enero bajo el título “Pérdida del patrimonio en el cementerio disidente de Azul”, se da cuenta de las tareas que se han realizado en el mismo (retiro de árboles que presentarían peligro de caída, y reparación del paredón que da a la calle Arenales), haciendo referencia a la forma en que estas tareas se están realizando, descuidando la memoria y el respeto que dicho lugar debería guardar.

Vale recordar que el cementerio de los disidentes forma parte del patrimonio cultural religioso de la ciudad, y resulta uno de los pocos existentes en el país con estas características. Motivo de esta importancia, el cementerio figura en diversos trabajos publicados: “Monumentos a  los británicos de la zona de Azul”http://www.argbrit.org/azul/AzulCem.htm , Rev. Jeremy Howat, agosto de 2007; con quien colaboré tomando las fotografías y transcribiendo algunos textos (el Reverendo Howat estudia la emigración de habla inglesa de los siglos XIX y XX hacia Argentina y Uruguay);  blog “Documentos para la historia de la Masonería en Azul, Pcia. de Bs. As.” (Enrique Rodríguez, 2014), y ha sido visitado por historiadores y escritores, lo que marcan la trascendencia de este sitio como referente de la historia regional.

Como descendiente de la familia Barnes-Maugham cuyos restos descansan en este cementerio, me siento apenada por lo que está ocurriendo. La extracción de árboles argumentando su edad, no puede ser la excusa conociendo que estas especies perduran por cientos de años y pueden ser mantenidas y/o conducidas para que no resulten un problema. Su reemplazo por ejemplares nuevos sería el modo de remediar en parte lo ejecutado.

Las tareas que demanden la reparación y puesta en valor deben ser bienvenidas, pero las mismas deberán ser realizadas respetando la historia, la memoria y el patrimonio que el lugar requiere, y ser realizadas con el cuidado y resguardo necesario para que el lugar mantenga su valor a través del tiempo.

Miriam Massolo

DNI 11480927

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *