Sobre un robo ocurrido el 27 de diciembre

CARTA DE LECTORES

Sr. Director.

Agradezco enormemente el accionar de la Comisaría Primera de esta ciudad. Si bien sólo se recuperó el 15 por ciento de lo robado, al menos logré recuperar algo. ¡Qué triste es conformarse con algo!

También tengo que hacer notar mi descontento con el Poder Judicial y la UFI actuante en la causa (la N° 13), ya que en ningún momento libró diligencia alguna.

Lógicamente los rateros son menores y están lo más tranquilos en su casa, mientras que uno debe de perder económicamente, perder tiempo haciendo trámites, sentir la violación de su intimidad, y sufrir los perjuicios económicos de no poder trabajar por más de 20 días, ya que debo de reponer herramientas, solucionar y reparar los daños ocasionados al vehículo (camioneta) con el que me traslado día a día para trabajar. Aclaración: sólo se recuperó algo porque los efectivos policiales se apersonaron y realizaron una anuencia en el domicilio del delincuente, ya ladrón en potencia, y en un futuro -quizás no tan lejano- no se sabe qué otra cualidad va a adquirir esta lacra de la sociedad.

Según la Constitución me vulneraron el derecho al respeto a la propiedad privada que tienen todas  las personas; este derecho es el que precisamente se viola por quienes cometen los delitos de robo o hurto.

Delitos desarrollados en el Código Penal. Art. 164: “Será reprimido con prisión de un (1) mes a seis (6) años el que se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena, con fuerza en las cosas o violencia física en las personas, sea que la violencia tenga lugar antes del robo para facilitarlo, en el acto de cometerlo o después de cometido para procurar su impunidad”.

Ah no, perdón, esto no se cumple porque es menor. Que se embrome el damnificado.

Hay que tomarse un tiempo y leer del artículo 162 al 185 del Código Penal. Lo que sufrí yo fue un Hurto Agravado por la Fuerza. Si los derechos míos tuvieran equidad con los del delincuente, éste estaría detenido. Ah no, perdón, no se puede porque es menor. Hasta los 18 años puede hacer lo que quiera, y borrón y cuenta nueva.

Sólo me hago una pregunta: ¿Qué pasaría si este personaje lastima a alguien? ¿Ni hablar si mata, viola? Seguramente recibiría contención psicológica, con suerte iría a un instituto de menores dónde tome un doctorado de la delincuencia, para después devolverlo a la sociedad más preparado.

Para terminar, repito: Agradezco enormemente el accionar policial, no doy nombres para no comprometerlos. Los aplaudo y la verdad no me gustaría estar en su lugar por el poco respaldo jurídico que tienen. Repudio la inacción del poder judicial.

Atte. Daniel Borda, ciudadano argentino indignado

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *