EXPO AZUL 2016

Sobre vientos desaprovechados y nuevos aires

“Luego de la década de la desculturización, se vuelven a conjugar verbos olvidados como dialogar y escuchar, y sustantivos despreciados, como libertad y unidad, que nos deben volver a fundir en un sentimiento de hermandad”, expresó Rodolfo Prémoli, presidente de la Sociedad Rural de Azul. El presidente de la entidad anfitriona acompaña al jefe comunal hacia el galpón donde tuvo lugar el acto de inauguración.
<
>
“Luego de la década de la desculturización, se vuelven a conjugar verbos olvidados como dialogar y escuchar, y sustantivos despreciados, como libertad y unidad, que nos deben volver a fundir en un sentimiento de hermandad”, expresó Rodolfo Prémoli, presidente de la Sociedad Rural de Azul.

Con palabras de Rodolfo Prémoli, presidente de la entidad organizadora, quedó oficialmente inaugurada ayer la 113° Exposición de Agricultura, Ganadería, Granja, Industria y Comercio de Azul. El dirigente se refirió a las oportunidades perdidas por el país y a un nuevo escenario que le genera esperanzas. 

Pasadas las 11 horas, luego de la entonación del Himno Nacional Argentino con el acompañamiento de la Banda Militar Combate de Perdriel, el presidente de la Sociedad Rural de Azul, Rodolfo Prémoli, pronunció el discurso inaugural de la Expo Azul 2016. Se encontraban presentes el intendente municipal Hernán Bertellys; el Secretario de CARBAP Fermín Echeverría, concejales, autoridades militares, judiciales y de instituciones intermedias, funcionarios públicos, productores y público en general.

Luego de la década de la desculturización, se vuelven a conjugar verbos olvidados como dialogar y escuchar, y sustantivos despreciados, como libertad y unidad, que nos deben volver a fundir en un sentimiento de hermandad”, expresó Prémoli a poco de comenzar. Paso seguido, el dirigente recordó la “descalificación” y la “discriminación” a la que “fueron sometidos” los productores de alimentos.

En la actualidad, comparó, “economistas oficialistas y de la oposición coinciden en que el campo estaba fundido y era necesario sacarle el freno de mano para generar inversiones genuinas”. Las medidas económicas del actual gobierno, mencionó, “han paliado parcialmente las consecuencias de las impericias en materia de políticas agroalimentarias heredadas” y “comienzan a manifestarse los primeros síntomas de recuperación”.

Prémoli denunció un Estado “que distrae a la sociedad en la trampa de un consumismo inconducente” y que “genera el sustrato perfecto para el arraigo de los arribistas de raíces cortas y copa frondosa”. Cargó también contra “la perversión de quienes se apropiaron del Estado e hicieron de la corrupción una forma de vida” y pronosticó que “no ha de existir una Argentina justa y viable sin una Justicia fuerte e independiente”.

No hay viento favorable para quien no sabe adónde se dirige”, expresó el ruralista en otro fragmento de su discurso. “Hubo un ciclo que tuvo las condiciones necesarias para las ineludibles reformas estructurales que nos debimos como Nación, y las dejamos esfumar por los desencuentros, las conductas presuntuosas y un neopopulismo inconsistente”, amplió el concepto, que ejemplificó con estadísticas de pobreza, trabajo en negro y falencias de infraestructura. “Nos debería dar vergüenza”, dijo sobre el no haber podido encontrar los acuerdos necesarios para terminar con el flagelo del hambre en un país con capacidad para alimentar diez veces la población argentina.

En el plano local, manifestó estar convencido de que “sólo a través del diálogo y entendiendo la posición del otro convergeremos hacia el bienestar general”. En ese punto, se refirió al “trabajo realizado en red, junto a otras instituciones, para desandar la situación de infortunio de una comunidad rural postergada, abandonada y aislada por la desatención crónica de los caminos rurales”. En tal sentido, expresó que “se nos encomendó zanjar las diferencias existentes con los trabajadores” y “en ese sendero estamos”. “Entendemos que con la riqueza que da la pluralidad de opiniones lograremos un proyecto que garantizará la transparencia en la gestión y los derechos de la comunidad rural y de los trabajadores”, completó.

Sobre el final, Prémoli habló de “un nuevo viento que sopla” y que “ayudará a generar el marco para construir un nuevo contrato social entre los argentinos”. “Son aires de una República nueva: La República de la transparencia y el sentimiento cívico; la República de la cultura del trabajo y la meritocracia; la República de la paciencia y la tolerancia, la República de la inclusión y la responsabilidad social empresaria”, enumeró.

El dirigente cerró y sintetizó su alocución con la lectura del poema “Recobrar”, del argentino Francisco Bernárdez.

LA PALABRA DEL INTENDENTE

El Intendente Municipal asistió a la inauguración acompañado por el presidente del Concejo Deliberante, Pedro Sotille. Con breves palabras improvisadas, dado que no tenía previsto hablar, agradeció y felicitó a los ruralistas por el trabajo realizado y el resultado de esa labor. “Estamos en un momento bisagra, un momento en donde hemos logrado ordenar gran parte del funcionamiento del municipio y, de aquí en más, empezamos a planificar a largo plazo. Seguramente aprovecharemos el inicio de sesiones para presentar un plan estratégico a treinta años para el Municipio de Azul y, a partir de ese momento, todos – instituciones, vecinos, autoridades políticas – a trabajar amalgamados para lograr el objetivo”, indicó Hernán Bertellys.

“QUE LO QUE SE PROMETIÓ, SE CUMPLA”

El secretario de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Fermín Echeverría, fue el último de los oradores y, luego de felicitar a los organizadores, recogió el guante que arrojó el jefe comunal: “Quiero decirle al Intendente Municipal que desde CARBAP siempre bregamos por políticas a largo plazo, así que si desde Azul se plantea un plan estratégico a largo plazo, bienvenido sea, esperemos que lo lleve a cabo”. Por lo demás, resumió el trabajo gremial de la institución que representa, mencionando como ejemplo la pelea por la derogación de un impuesto distorsivo como el inmobiliario complementario. Habló sobre la necesidad de políticas claras para el sector y, si bien destacó el acompañamiento que sienten por parte de los municipios, las provincias y la Nación en esta nueva etapa, demandó “que lo que se prometió, se cumpla”. “Ya sufrimos un golpe con la postergación en la quita de las retenciones a la soja en 2017”, advirtió. “Tenemos inconvenientes con la escolaridad y con la conectividad”, dijo refiriéndose a los caminos rurales. “Los niños que viven en las comunidades rurales deben tener las mismas posibilidades que los chicos que concurren a las escuelas de la ciudad”, reclamó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *