Solicitan ayuda económica por el caso de un nene que sufre de EPOC e inmunodeficiencia

La mamá del menor tiene en curso una rifa, a través de lo cual espera poder reunir el dinero que necesita para viáticos de lo que será una estadía de tres días en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A Santiago deben hacerle estudios para determinar a qué se deben las descompensaciones que sufre a diario.

Santiago Bassano, el nene de sufre EPOC e inmunodeficiencia. GENTILEZA EMILIA GATTI

La mamá de Santiago Bassano, un nene de 10 años que tiene EPOC e inmunodeficiencia, solicitó públicamente ayuda para poder reunir los fondos que requiere para los tres días de estadía que deberá tener a mediados de este mes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde el chico debe someterse a distintos estudios que permitan saber la causa de las sucesivas descompensaciones que sufre.

Este diario tomó contacto con Emilia Gatti, la progenitora del menor, quien explicó qué es lo que motiva la estadía de los días 13, 14 y 15 de agosto. La rifa que tiene a la venta tiene un costo de 50 pesos por número. El primer premio es de 1.000 pesos y el segundo, un esmaltado semipermanente, con sorteo el 11 de agosto por la Quiniela Nacional nocturna. “Quien desee colaborar me manda un mensaje al 2281682190 y paso por su domicilio. Muchas gracias en nombre de Santy y mi familia”, expresó la mujer en una primera comunicación que tuvo con EL TIEMPO a través de la red social Facebook. La colaboración también se puede hacer en forma personal en el domicilio de calle Moreno 1448.

Una enfermedad que no tiene cura

Luego, en el marco de la entrevista, confió que “el nene tiene problemas en los pulmones con una inmunodeficiencia que hace glamalobulina humana cada 21 días. Él está haciendo reacciones adversas a la ‘gama’ que hacen que, mientras le están pasando la medicación, se descompense. Tenemos que ir al Hospital Gutiérrez para hacerle estudios que nos permitan saber a qué se debe esa descompensación que, según nos advirtieron los médicos, puede  llegar a derivar en un paro cardiorespiratorio”, indicó.

Respecto del sentido de la rifa, señaló que “lo que puntualmente necesitamos ahora es juntar dinero para el alojamiento. Tengo la reserva del hotel y me sale 3.000 pesos los tres días”, y aclaró que “las comidas durante el día se las cubre el mismo hospital”, no así la cena y el alojamiento.

A párrafo seguido comentó que Santiago arrastra inconvenientes de salud desde que tenía apenas dos meses.

“En el Gutiérrez lo tratan desde el 2015, derivado del Hospital Materno Infantil ‘Argentina Diego’ para hacer un estudio en el pulmón derecho, que es el que tiene dañado y que hace que esté bajo tratamiento. Tuvo una neumonía bastante importante en 2009 que le generó un daño muy específico en el lóbulo medio derecho que le provocó un EPOC. No es oxígeno dependiente, pero aparte de los pulmones le afectó el esófago, el estómago y tiene dermatitis en la piel. La ingesta de tantos antibióticos para evitar la neumonía le provocó un daño en el esófago, por lo que tiene una esofagitis crónica y gastritis”, afirmó Gatti.

La mamá de Bassano mencionó que la enfermedad de base del nene carece de una cura. “Sólo tiene tratamiento y por eso viajamos cada 21 días, porque su cuerpo no genera defensas. Le diagnosticaron inmunodeficiencia humoral”, sostuvo.

EL DATO

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una dolencia crónica inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo de aire desde los pulmones. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, tos, producción de mucosidad (esputo) y silbido al respirar.

UNA APROXIMACIÓN AL DÍA A DÍA DE SANTIAGO

El día a día de Santiago, por más esfuerzos que haga su entorno familiar, nunca es cien por cien normal para un chico de su edad.

“Usa barbijos constantemente, tanto sea en la escuela (concurre a la EP N° 22) como de si va a la casa de alguien. Él quiere jugar a la pelota como un chico normal, pero no puede. Sabemos que es una criatura y nosotros le permitimos que vaya un rato cuando está lindo a jugar a la pelota, haciéndome responsable yo como mamá, pero por orden médica él no puede formar parte de un equipo ni mucho menos ir a entrenar”, dijo.

Gatti tenía empleo en un geriátrico pero, según dijo a este matutino, recientemente se quedó sin ese trabajo por los sucesivos viajes que debe hacer por razones de salud con su hijo y, atendiendo a esas cuestiones elementales, se vio “obligada” a faltar con asiduidad.

“No puedo tener trabajo fijo porque viajo muchísimo; no sólo se trata con médicos en Buenos Aires sino también en La Plata y, en el mes, vamos varias veces a distintos centros de salud”, enfatizó y comentó para, para peor, su marido se quedó sin su empleo como remisero.

Más allá de la asignación por discapacidad que cobran por Santiago y de la Asignación Universal por Hijo que perciben por el otro hijo del matrimonio, actualmente no existen ingresos constantes ni sonantes en el hogar que no sea por algún trabajo eventual.

“Estudié para manicura y alguna ‘changuita’ sale. Las rifas las hacemos cuando, como en este caso, no podemos afrontar sin ayuda  tantos días de alojamiento”, advirtió.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *