SOLICITARON CATORCE AÑOS DE PRISIÓN PARA EL VETERINARIO ACUSADO DE ABUSAR DE DOS NENAS

Efectivos del SPB, cuando este mediodía retiraban al veterinario de Tribunales. A la salida del recinto donde está siendo juzgado, un grupo de personas lo escrachó. FOTO: NACHO CORREA/DIARIOELTIEMPO Efectivos del SPB, cuando este mediodía retiraban al veterinario de Tribunales. A la salida del recinto donde está siendo juzgado, un grupo de personas lo escrachó. FOTO: NACHO CORREA/DIARIOELTIEMPO
<
>
Efectivos del SPB, cuando este mediodía retiraban al veterinario de Tribunales. A la salida del recinto donde está siendo juzgado, un grupo de personas lo escrachó. FOTO: NACHO CORREA/DIARIOELTIEMPO

Un Fiscal solicitó una condena consistente en una pena de catorce años de prisión para el veterinario azuleño que está siendo juzgado por un caso de abuso sexual donde como víctimas figuran dos nenas.

Marcelo Fernández, en representación del Ministerio Público, hizo ese pedido durante la audiencia de este juicio que en la mañana de hoy jueves se llevó a cabo en la sala del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 con sede en el Palacio de Justicia local.

En tanto Dino Dátola, abogado que como defensor Particular está patrocinando al acusado, solicitó su absolución.

Así lo dijo en diálogo con los medios después de finalizada esa audiencia, contacto durante el cual prefirió no referirse a circunstancias ligadas a lo que está siendo el debate.

Tras los alegatos de las partes, los jueces Joaquín Duba, Martín Céspedes y Carlos Pagliere (h) -quienes desde el TOC 1 intervienen en este juicio que se está haciendo a puertas cerradas- informaron que el fallo se anunciará en horas del mediodía del viernes de la semana que viene.

César Marcelo “Yeye” Vitale, un veterinario azuleño que tiene 46 años, está siendo juzgado por estos hechos después de que fuera detenido en septiembre del año 2015.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, tal como había sucedido cuando el lunes pasado comenzó el juicio, Vitale fue retirado de Tribunales hoy por efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense que horas antes lo habían trasladado a sede judicial.

Cuando eso sucedía, un grupo de personas que estaba en los pasillos del primer piso del Palacio de Justicia local aguardando por su salida lo escrachó.

Esas mismas personas, instantes antes, habían pegado carteles en las paredes de Tribunales acusando al veterinario de “pedófilo” y solicitando la “máxima condena para él”

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *