PROYECTO INSTITUCIONAL DE LA ESCUELA NORMAL

“Son diez años de un trabajo sostenido”

Vista del acto por la Día de la Diversidad Cultural que se realizó en presencia de los distintos niveles de la Unidad Académica de la Escuela Normal.El mural del patio del nivel primario será reacondicionado por su autor, Facundo Rivera.
<
>
Vista del acto por la Día de la Diversidad Cultural que se realizó en presencia de los distintos niveles de la Unidad Académica de la Escuela Normal.

Sandra Garay y Vanesa Éboli, directora y vice del nivel primario de la Unidad Académica, se refirieron a la continuidad del proceso que surgió por iniciativa del profesor de música Juan Ramírez. –

Este mes cumplió una década el trabajo institucional que se viene llevando adelante en la Escuela Normal Unidad Académica. Luego del acto en el que –en ambos turnos- los distintos niveles del citado establecimiento conmemoraron en plena Avenida 25 de Mayo el Día de la Diversidad Cultural, el pasado 12 de Octubre, este diario conversó con Sandra Garay y Vanesa Éboli, directora y vice del Primario, quienes se refirieron a un proceso que se viene llevando adelante con singular éxito, según dijeron.

“Son diez años de un trabajo sostenido. Eso es lo que más valoramos. No es fácil sostener un proyecto diez años contagiando entusiasmo. Vemos ganas reales de los docentes en involucrarse; veo esa camiseta de la escuela recontrapuesta y no es por quedar bien. Es parte de un trabajo donde uno ve que se compromete en el buen sentido a la familia y a los chicos”, expresó Garay.

Recordó que el proyecto –surgido del profesor de Música Juan Ramírez- se inició hace diez años con el estudio de los pueblos latinoamericanos hasta llegar a Azul, habiendo hecho hincapié en el país cuando se celebró el Bicentenario de la Patria. El mural que está en una de las paredes del patio, de la autoría de Facundo Rivera, está siendo reacondicionado.

“Es algo muy movilizador porque cada vez que nos adentramos a desarrollar el proyecto, hacemos salidas educativas por toda la ciudad. Lo dije en el discurso (pronunciado el jueves 12 de Octubre); sentimos que los chicos nos prestan los ojos. Hemos ido a La Calesita, al Trencito del Parque, a la Escuela de Platería, al Museo Squirru, al Museo Criollo y al barrio Villa Fidelidad con los alumnos de Quinto; ahí nos damos cuenta que una  planifica y los chicos se encargan de trazar el camino según la curiosidad y las ideas que tienen. Entre todos hacemos una construcción democrática y colectiva”, agregó.

Éboli explicó que un grupo de madres de descendencia boliviana construyó una maqueta del Museo Criollo, “que es una réplica con luz y todo”, que será donada al propio museo.

En el mismo sentido Garay resaltó la importancia de “conocer el pasado para conocer el presente” y de hacer hincapié en “conocer primero lo nuestro”.

“Después va a haber mucho tiempo para consultar enciclopedias pero este momento es para compartir con nosotros la riqueza de nuestra tierra y de trabajar el sentido de pertenencia y de identidad”, agregó.

Apuntando a esa premisa de conocer nuestro terruño, los alumnos de Quinto año conocieron Villa Fidelidad, el barrio más antiguo de la ciudad.

“Nos fuimos a la cancha de Atlhetic a gritar goles imaginarios. Conocimos la Capilla San José y los chicos no podían creer que en el Provincial (lo que hoy es el Jardín Maternal De Paula) era una estación de trenes”, sostuvo.

Indicó Éboli que los chicos de Sexto Año estudiaron sobre Mateo Banks y ahora quieren ir al cementerio  con una guía del Museo que se especializa en masonería y la familia del asesino serial.

“Se rescataron valores como la importancia de la familia y que no tiene el porqué de la importancia del dinero. En la muestra estática los alumnos le contaron sobre Mateo Banks a sus pares (de las escuelas primarias 21, 18, 66 y 7) y a las familias; eso es algo muy significativo”, advirtió.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *