“Soy periodista, aunque soy un buscador de historias”

Lo sostuvo el escritor y periodista, llegado a Azul para presentar “La vuelta al fútbol en 50 historias”, su libro más reciente.  Dialogó con EL TIEMPO una vez finalizada su presentación en el “Paisanazo”, en la jornada “bonus” del Ciclo de Arte Popular que tuvo lugar, el jueves,  en el Centro Cultural Paisano Frías.

El periodista Gustavo Veiga, sobre la reedición de su libro “La vuelta al Fútbol en 50 Historias”: “Todas éstas son historias que salieron publicadas en el diario y después las actualicé”. NACHO CORREA

El pasado jueves por la noche, Gustavo Veiga estuvo en Azul en el marco del Ciclo Popular “Paisanazo”. Su visita tuvo como propósito la presentación de su libro “La vuelta al fútbol en 50 historias”, cita que tuvo lugar en el Centro Cultural Paisano Frías.  La actividad estuvo organizada por la agrupación 26 de Julio.

El hijo del relator de fútbol y boxeo Bernardino Veiga, periodista de Página/12, integrante de El Gráfico durante dos años y ex ladero de Víctor Hugo Morales, ofreció una charla en el lluvioso atardecer del jueves en la esquina de Moreno y Guaminí.

Ante un buen marco de público, nutrido por dirigentes deportivos, jugadores de fútbol, periodistas, dirigentes políticos y público en general, Veiga (que también proyectó un capítulo de su serie documental “Deportes, Desaparecidos y Dictadura”, de 2011) se refirió al contenido del libro, al proceso de la reedición, de cómo quedó plasmado en el mismo la relación entre fútbol, política y sociedad. EL TIEMPO dialogó con el periodista, quien contó en qué se diferencia este libro de los anteriores.

“Me interesa el periodismo, pero no lo concibo separado del fútbol”

En principio, al iniciar la charla con este matutino, Veiga señaló sobre “La vuelta al Fútbol en 50 Historias” que “es el libro más de fútbol, por decir el deporte que cubrí más tiempo durante tantos años”. No obstante especificó que “me gustan otros deportes, me gusta el rugby porque lo hice cuando era chico, me gusta verlo, me gusta el básquet, los deportes de conjunto. No me gusta el tenis, y el atletismo que es lo único que puedo hacer, corro. Pero el libro tiene que ver con el fútbol en tanto fútbol como lo expliqué vinculado a lo social, a lo económico, a lo político, a lo cultural”.

Sobre las historias que componen la obra, el periodista se refirió a “una historia -que no mencioné en la charla- que es la de Juan Gelman, quien falleció vinculado al Club Atlanta porque era hincha del club. El título del capítulo es ´El enterrado corazón bohemio del poeta`. Lo tomé de un poema. El resto de los libros son más abarcativos, no son específicos. ´Donde manda la patota` es un libro de una investigación de las barras bravas del año 98. ´Fútbol limpio, negocios turbios` es un libro que habla sobre los negocios del fútbol, y el otro es ‘Deportes, Desaparecidos y Dictaduras’,  un libro de la política de los 70 y si bien reflejo las historias de compromiso militante y deportivas de los deportistas, no tienen específicamente las historias de fútbol como éste”.

Consultado sobre cómo delineó el proceso investigativo (luego creativo) de relación del  fútbol con los demás aspectos, Veiga mencionó que “fueron de la mano siempre. El fútbol es una actividad humana que refleja los comportamientos, modos de pensar de la sociedad, algunos dicen con que el fútbol tiene que ver con los países donde se juega, de los italianos tienen el famoso Catenaccio que es un sistema defensivo para jugar. Tiene que ver con la indiosincrancia del italiano que el fútbol rioplatense es el fútbol de la garra, mezclado con el talento. El fútbol brasileño viene de los esclavos en Brasil. He visto cosas alucinantes en relación a ello”.

Aclaró que “todas éstas son historias que salieron publicadas en el diario que después las actualicé. Tenía dos caminos: o salían tal cual o las actualizaba, las mejoraba y las cambiaba, porque requerían una actualización necesaria. Elegí el segundo camino que es el más difícil, aún no tanto como pudo haber sido escribir un libro de cero. Esta es una complicación de notas, de hecho trabajé seis meses en el libro para mejorar las historias”.

Sobre proyectos de publicaciones, precisó que “tengo algunos otros proyectos para otros libros, pero éste -según el prologuista Ezequiel Fernández Moores- es el que más me representa”.

Sobre si se considera periodista o escritor, aseguró que “soy periodista, aunque soy un buscador de historias. Me representa como figura, como metáfora de lo que soy, pero en realidad antes de venir acá terminé cerrando una nota sobre la reforma constitucional en Cuba. A mí me interesa la política internacional y he viajado, cubrí las elecciones en Cuba, en Venezuela, en Sudáfrica, en Europa. O sea me interesa el periodismo, pero no lo concibo separado del fútbol”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *