HISTÓRICO RECLAMO

“Tener el edificio propio soluciona muchos problemas y jerarquiza la institución”

Así lo expresó a este medio el director del Instituto de Formación Docente y Técnica N° 2, David Díaz. Ayer se reunió con concejales de la comisión de Educación para ver locaciones viables para construir el edificio. En este sentido, se están viendo terrenos posibles y a la brevedad esperan una solución ya que son 900 estudiantes en el ciclo lectivo 2018.

Ayer se llevó a cabo una reunión en el recinto del Concejo Deliberante en donde directivos del Instituto N° 2 y concejales comenzaron a ver posibles terrenos en donde construir la sede propia. PRENSA CONCEJO DELIBERANTE

En Azul hay una serie de reclamos históricos que siempre se postergan y el Estado no brinda una solución definitiva. Uno de ellos es sin dudas el del Instituto de Formación Docente y Técnica N° 2 “Marie Dibós de Malere”.

La cuestión es sencilla: tener el edificio propio solucionaría todos los problemas de disposición de horarios y comisiones que complican el normal funcionamiento de la institución. Para eso, desde el Instituto se han realizado una serie de reclamos en los distintos estamentos del Estado para poder concretar este anhelo histórico.

En la década del 90, el Gobierno Municipal de turno le otorgó un espacio en nuestra ciudad pero nunca pudieron hacer efectivo esa donación y durante la gestión de Inza, vía decreto, se lo otorgó al Club San José. Por eso, todo volvió a foja cero y la búsqueda de algún terreno fiscal para poder levantar la institución comenzó nuevamente.

Por esta razón, ayer en el Concejo Deliberante se llevó a cabo una reunión entre directivos del Instituto y la Comisión de Educación del legislativo local con la intención de poder destrabar situaciones que hacen a la adquisición de un lote en nuestra ciudad.

En este marco, este medio dialogó con el director de la institución, David Díaz, quien luego de la reunión dio a conocer la realidad de la institución y la ventaja que puede significar tener un espacio propio.

En un primer momento destacó que la principal problemática que tienen como institución en la actualidad es “no poder contar con un espacio propio. Desde hace muchos años estamos demandando la construcción de un edificio por la gran dimensión que tiene el instituto”.

En el ciclo lectivo 2018 son diez las carreras que están en vigencia y alrededor de 900 los estudiantes de todos los años y el edificio actual está sobrepasado. Pero “lo que nos está ocurriendo tiene que ver con el terreno, y con eso tuvimos un problema porque es el que hoy en día ocupa el Club San José donde construyeron un espacio deportivo”, indicó Díaz.

En este marco, una vez que ya no tuvieron ese terreno como parte del patrimonio del instituto las sucesivas gestiones municipales “no han sabido dar con un terreno en su reemplazo pero si lo han prometido”, y la cesión de un espacio “hasta el momento no ha ocurrido”.

En esta gestión municipal “hubo y hay reuniones de posibles lugares disponibles y aptos para la construcción de un edificio. En eso estamos trabajando en distintos encuentros y reuniones con la directora de Educación”.

En esas reuniones con Stella López se están barajando distintas opciones “pero oficialmente no hay nada seguro. Estamos viendo y analizando la posibilidad de algunos espacios, porque si bien hay varios terrenos fiscales lo que hay que ver es en que dominio estatal se encuentra”.

En este marco, Díaz dice en potencial que “habría una posibilidad concreta que está en tratativas y motivo la reunión con los concejales. Ellos quedaron en confirmarme durante esta semana algún tipo de avance en esta cuestión”.

A partir de este momento “lo que nosotros intentamos es retomar con mayor intensidad y precisión el diálogo con las autoridades municipales, con las del Consejo Escolar y del Concejo Deliberante para ver si logramos una respuesta a esta demanda”.

Este no es un pedido caprichoso sino que “el instituto cada día más grande con una gran matrícula y con una oferta académica muy dinámica”. Todos los años se agrega o cambia alguna carrera “porque lo que intentamos es dar respuesta a las problemáticas y demandas de Azul y la región”.

A modo de ejemplo, citó que este año una de las carreras que más aceptación tuvo fue sin dudas la de acompañante terapéutico “en donde hay 120 inscriptos, es un número muy grande para nuestra ciudad. Lo que nosotros queremos es responder a una necesidad y brindar profesionales de calidad para tratar de resolverla”.

Una vez que se responde una demanda “siempre pensamos en otra, porque la educación superior debe servir a la comunidad, dar respuesta a las cosas que pasan, que exista gente preparada”.

También expresó que no sólo son los azuleños quienes forman parte de la matrícula “sino que gran parte de los estudiantes son jóvenes de la región y hasta tenemos gente de Necochea, Mar del Plata, Tres Arroyos y ciudades que no quedan cerca”.

Por eso tener el edificio propio “amplía la calidad académica. Es decir, tendríamos la posibilidad de tener espacios libres durante los tres turnos y podríamos abrir más comisiones de trabajo, eso jerarquiza la institución y los profesores pueden hacer un seguimiento distinto de sus alumnos”.

Es fundamental “destrabar la cuestión vinculada con el edificio, porque de la única forma que podemos crecer y darle visibilidad al Instituto es con el edificio propio. Socialmente implica otro impacto por parte del instituto” dijo para finalizar el director de la institución.

Actualmente el Instituto N° 2 funciona en la sede de la Escuela N° 2, lo cual no puede contener en los tres turnos a la matrícula que asciende a los 900 estudiantes.
NICOLAS MURCIA

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *