“Tengo un Grillo en el placard”, 12 años haciendo de la no tan simple realidad un momento colmado de humor         

Javier “Chiche” Ciappina y Silvio “Pela” Randazzo. Sus caras expresan picardía y… lo dicen todo. 
FOTOS NACHO CORREA
<
>
Javier “Chiche” Ciappina y Silvio “Pela” Randazzo. Sus caras expresan picardía y… lo dicen todo. FOTOS NACHO CORREA

El 18 de junio de 2005, dos jóvenes retomaron un proyecto de programa de radio que, algunos años antes, ya había conocido de puertas cerradas. Nutridos por su pasión musical y algo de atrevimiento para hacer del humor un filtro para abordar la realidad,  emprendieron un viaje “al aire”. Ellos son Silvio Randazzo y Javier Ciappina, quienes ayer llegaron a doce años de transmisiones de “Tengo un Grillo en el placard”. Así lo ha dispuesto Don Grillo.

Los primeros pasos los dieron en FM Radio Latina, donde estuvieron hasta diciembre del 2007. Un pequeño impasse y pasaron a formar parte de “Algo es Algo”, el programa de Charly Martínez, como una suerte de bloque isla que cada dos semanas se emitía con una duración de cuarenta minutos.

Al cabo de un año y medio aproximadamente, surgió la necesidad de recuperar el formato original para potencia otro tipo de desarrollo de los contenidos. Así TUGEEP desembarcó en Radio Ekko, FM 92.5, una emisora que contaba con apenas ocho meses de emisión. Era junio de 2010, y desde entonces se ha convertido en su casa radial.

“Tengo un Grillo en el placard” lleva 12 años siendo una “inclemencia radial” –como Javier y Silvio dicen en cada programa– que se emite todos los jueves a las 17 horas. Se compone de bloques en los cuales recurren al humor para situarse cara a cara con la realidad, fundamentalmente política y fundamentalmente local. Sin embargo, estos conductores no dejan de ser dos personajes que se complementan a partir de la amistad, por lo que pueden saltar del guión a la improvisación y sobrevivir para contarlo.

Quienes escuchan “El Grillo” ya conocen qué cuota de rasgos acertados en el momento justo exhibe cada uno, ambos con sus particularidades. Doce años de humor o mejor dicho, de mostrar una realidad desde el punto de vista humorístico, algo que no viene para nada mal en estos tiempos… Doce años de un acompañamiento musical constante, aunque ellos, dos “radiofónicos”, afirman que no es la esencia, aunque jamás podría faltar. La selección que realizan es buena, las emisiones son buenas, las lecturas son buenas y las reflexiones también.

¿Algo para destacar? Al trabajar en este medio periodístico también, EL TIEMPO, se los escucha eventualmente -ya que tienen bajo perfil- produciendo el programa. Nada improvisados los chicos y se nota. Viven “en el aire”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *