LU10 RADIO AZUL CUMPLE HOY 65 AÑOS

“Toda la gente que se involucra en la radio tiene mucho amor por lo que hace”

Lo destacó uno de los periodistas Julio Fernández quien junto a Laura Barbalarga dialogaron con EL TIEMPO en el marco de un nuevo aniversario de esta radio tan querida por los azuleños. Se refirieron a su  conformación como cooperativa que terminó de hacerse cargo de la dirección de la emisora, a los oyentes, a los jóvenes y recordaron graciosas anécdotas. 

Alegres noches de Carnaval en LU10 Radio Azul: De izquierda a derecha: Roberto Maumús, Marisa Schiaffino, Rodolfo Monterroso, Luis Borrero, José Angel Mendiola, Enrique Oscar Severiens, J. Juárez y Vicente Angel Casas.
GENTILEZA  JULIO JUÁREZ
El grupo actual de LU 10 RADIO AZUL.
GENTILEZA LAURA BARBALARGA
<
>
Alegres noches de Carnaval en LU10 Radio Azul: De izquierda a derecha: Roberto Maumús, Marisa Schiaffino, Rodolfo Monterroso, Luis Borrero, José Angel Mendiola, Enrique Oscar Severiens, J. Juárez y Vicente Angel Casas. GENTILEZA JULIO JUÁREZ

LU10 Radio Azul fue fundada el 25 de octubre de 1952 como filial de LR3 Radio Belgrano de Buenos Aires y fue, desde ese momento, una radioemisora preferentemente regional. Cuando en 1957 se licitó la licencia junto a otras numerosas radios del país, resultó beneficiado Donato Adelqui Santomauro, quien decidió darle un nuevo impulso para convertirla en “la voz del centro de la provincia”.

Regionalmente la emisora cubría con solvencia periodística todos los aniversarios de las ciudades hermanas, sus exposiciones y sus grandes acontecimientos deportivos.

En el año 1998 cuando Santomauro presentó quiebra se comenzó a trabajar bajo una sindicatura.

El 3 de enero de 2005, Radio Azul apagó sus voces cuando la sindicatura cedió la frecuencia a una docente jubilada de Ensenada, supuesta testaferro de un grupo empresario que nunca apareció.

Ese día comenzó la lucha que significó en primera instancia acampar durante 4 meses en la vereda de la radio, bajo la vigilancia de una guardia policial solicitada por la sindicatura para resguardar a la emisora silenciada, de sus propios trabajadores.

Durante el acampe, los 15 trabajadores fueron sostenidos por innumerables vecinos que se acercaban diariamente para colaborar con comida y cubrir las distintas necesidades.

Gracias al esfuerzo de los empleados y distintos actores, que acamparon en la vereda de los estudios de Avenida Mitre, se lograron  reabrir las puertas de la radio en el mes de abril de 2005 y hasta la fecha la emisora es administrada por los trabajadores.

La actualidad informativa del campo, la producción, la ciudad, la cultura, la política, el deporte, el entretenimiento, se mezclan con la música de todos los tiempos y géneros en la programación de Radio Azul.

En 2013 los trabajadores activos de la emisora conformaron Radio Azul Cooperativa de Trabajo.

En el 2016 ampliaron nuestro canal informativo mediante el lanzamiento de la página web www.lu10radioazul.com y redes sociales que cuentan  con información actualizada las 24 horas.

De esta manera sostienen la inmediatez informativa y digitalizaron la señal radial ya que ahora se puede escuchar la emisora en vivo desde cualquier parte del mundo.

Hoy hace 65 se creó este medio que hoy es sostenido por el trabajo diario de mujeres y hombres que creen en la comunicación como herramienta imprescindible para la comunidad.

Para conocer más sobre la actualidad de la radio más añeja de la ciudad y única AM, EL TIEMPO dialogó con dos de los integrantes de la cooperativa y periodistas, Julio Fernández y Laura Barbalarga quienes contaron cuáles son los pilares fundamentales para mantenerse en el tiempo, recordaron cuando la radio estuvo fuera del aire por el tiempo mencionado y en los tiempos que corren cómo está conformada la emisora, qué audiencia tienen y recordaron cómicas anécdotas.

La actualidad de Radio Azul

Acerca de cómo funciona la cooperativa Fernández explicó que “cuando nos conformamos como una cooperativa, en esa época, éramos un grupo de trabajadores que, de alguna manera, estábamos asociados y que veníamos teniendo el mismo objetivo en común: sostener la radio”.

Por su parte Barbalarga agregó que “ocurre que no nos fue difícil porque desde la sindicatura ya veníamos trabajando en cooperativa porque la sindicatura prácticamente no existía, así que no nos quedaba otra que organizarnos entre nosotros y, en realidad, la Sociedad Anónima fue por una cuestión legal porque la antigua Ley de Radiodifusión prohibía expresamente otorgar frecuencias a cooperativas. Es decir, si hacíamos una cooperativa no teníamos nunca la frecuencia, entonces en un primer momento en 2005 hicimos una Sociedad Anónima pero funcionamos como una cooperativa. Posteriormente cuando la Ley de Comunicación Audiovisual aprobó la cooperativa nos empezamos a organizar como corresponde”.

El periodista opinó que “la experiencia como cooperativa para nosotros sigue siendo muy positiva porque ya existen muchas maneras de saber trabajar que un poco está entroncado con cómo funciona la radio. Hay departamentos establecidos, actualmente tiene un departamento informativo que es como el nervio central de la radio. El mismo está nutrido por periodistas propios que siempre generan información que sale al aire, en la página web y en las redes sociales. Eso, en el ámbito local, es producción propia”.

Continuó “además está el área técnica que son los operadores que ponen al aire la emisora y hacen el mantenimiento de la planta transmisora. Hay un departamento de publicidad que es el que permite el sostenimiento económico de la radio. La cooperativa tiene 10 asociados, aunque de manera directa el número es más grande porque hay productores independientes de programas, de publicidad también y gente que tiene un vínculo muy fuerte con la radio sin llegar a ser asociado”.

La entrevistada recordó que “hay programas que hace muchísimos años que están al aire como en el caso de Miguel Lapasta que lleva más de 20 años con nosotros y es una persona que está ligada al mundo de la doma”.

“También estamos trabajando de manera mancomunada con la productora Dynamo Audiovisuales. En principio le cedimos un espacio físico dentro de la radio y ahora estamos con esto de que nos fuimos ampliado con las redes sociales”, sostuvo.

“Hay gente que hace 65 años que nos escucha”

En segundo término fueron consultados sobre los oyentes, Fernández destacó que “hay gente que hace 65 años que nos escucha, y gente de otras localidades que se quedan enganchados porque era la radio que escuchaban en su infancia. Ahora nos llaman de Alvear, 25 de Mayo, Saladillo, llega a 350 Km. a la redonda y otros se quedan enganchados porque radio Azul tiene una programación local destinada a Azul y a la zona rural”.

Lógicamente que el acompañamiento de los jóvenes lo miden, en su mayoría, con relación a las redes sociales.

Acerca de ello Barbalarga rememoró que “a mediados de 2016 que se puede escuchar a través de la web y la radio creció vertiginosamente, además del uso de las redes sociales. La audiencia de la radio es una parte constitutiva que sabemos que existe y que mantiene el sustento tácito, se hace sentir mucho”.

Y señaló que “tuve la oportunidad de  escuchar la radio antes de ingresar como empleada a Radio Azul y me parece que la gente está de acuerdo con uno, en completo desacuerdo, o porque te equivocaste, pero sí, se hace sentir, como dije anteriormente”.

Otra de las cuestiones que subrayó Laura es que “la gente llama al 425628 que es el teléfono más antiguo de la radio y sabe que alguien la va a atender, de hecho suena por cualquier cosa. Una de mis primeras experiencias en el 2002 fue cuando una señora oyente llamó porque no podía ver televisión ya que el televisor no funcionaba y el operador que era Juan Maffoni le explicó, con toda la paciencia, resultando que lo había cambiado de TV a Video, así que la oyente ´chocha` (risas)”.

Amplió “pero llaman para todo: qué hora es, farmacias de turno, qué temperatura hay. Somos como anteriores a Google”. (risas).

La comunicadora social siguió refiriéndose a los oyentes “nos marca mucho la agenda  también porque nos pasa de querer hablar de algún tema y salen con el pozo en la calle o con alguna cuestión política u otra cosa, así que inmediatamente cambiamos de temática a abordar”.

Julio, por su parte, manifestó que “toda la gente que se involucra en la radio tiene mucho amor por lo que hace, eso lo tenemos bastante presente. Si no se abraza de corazón no creo que haya emprendimiento periodístico que subsista. En el caso nuestro, sostenido por la pauta privada, el comercio de Azul y de la región, -desde 2016 que no recibimos pauta oficial municipal-, ocurre lo mismo”.  

Laura reflexionó que “cuando la comunidad necesita, los medios están siempre, nosotros como grupo de trabajadores hemos sostenido un servicio para la comunidad. Cuando se apagó la radio casi cuatro meses estuvo con música hasta que la apagaron definitivamente y se perdió un servicio gratuito y fue movilizante porque somos un medio local y a los medios locales hay que defenderlos a rajatabla. El día que nos quedemos sin las voces azuleñas vamos a estar viendo la frecuencia del subte y no vamos a saber qué pasa a la vuelta”.

También hicieron alusión a la juventud como audiencia y apuntaron que se va  incorporando lentamente, entienden que tienen 30 años para arriba y eso lo ven, según ellos, por las redes sociales.

Fernández explicó que “las tecnologías nos permiten tener el tiempo real, nosotros reflejamos eso en nuestras plataformas, todo se analiza, todo se trata, todo se discute y es real que la imagen tiene un peso importante hoy en día”.

Para terminar Julio dijo que lo van a celebrar, “hoy miércoles habrá micrófono abierto a partir de media mañana, así que esperamos tanto instituciones como a las personas que puedan acercarse y la gente que ha pasado por Radio Azul que se sume. Como todos los años seguro van todos a la radio”.

Cómicas anécdotas 

Como en todo lugar de trabajo donde se convive varias horas diarias ocurren sin dudas situaciones desopilantes. Pasa que en un medio que sale al aire es complejo contener la risa o “meter la pata” cuando no hay vuelta atrás.

Por ello tanto Julio como Laura recordaron algunas circunstancias no muy formales que digamos:

Laura: “Cuando estábamos haciendo el acampe y la cúpula política azuleña no se imaginaba cómo era uno, así que después de una sesión del Concejo Deliberante pasaron por Radio Azul y nosotros estábamos en un pasillito que fue nuestro hogar durante 4 meses y era todo una ceremonia. Recuerdo que un día a las 1 de la mañana ingresaron a la radio y nosotros estábamos durmiendo, ¡la sorpresa de esas personas! y nosotros en el quinto sueño y decían “¡es cierto están acá!” (risas).

Agregó que “otras de las cosas que recuerdo es que en esos tiempos había mucha gente que se solidarizó con nosotros. Compraba en el almacén que estaba en la esquina para ellos y para nosotros. Otros que aparecían a la noche con comida. Y era gente muy humilde”.

Julio: “Yo ingrese como locutor comercial a la radio y en determinados horarios  anunciaba lo que podía suceder eventualmente y en un acto político hubo un bache y yo salí a hablar y en realidad era que habían pedido un minuto de silencio” (risas).

Laura: “Es complicado estar al aire, en vivo, a veces te tentás con la peor noticia. Un día una señora pidió que digamos que se le había perdido el loro y teníamos que decir que el loro era verde clarito con verde oscuro y no había nadie que pueda decir eso porque sabía que se iba a tentar de risa”.

EL DATO

Las direcciones de correo, Facebook y Twitter son: www. luradioazul.com twitter @ AMRadioAzul. “Estamos trabajando en articulación con la Facultad de Ciencias Sociales de Olavarría y se está digitalizando el archivo, discos de pasta, casettes, todo; porque la idea es que el día de mañana tengamos un museo de la radio”, anhelaron.    

    

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *