MARCELO CELESTE GARANTIZA EL PAGO Y EL FUTURO DEL FRIGORÍFICO, PERO…

“Tomé el compromiso de que trabajen o no les iba a pagar, pero sin destrozos, sin robos”

 

El empresario fue contactado telefónicamente ayer por EL TIEMPO mientras se encontraba realizando gestiones en la Ciudad Autónoma para recibir el pago del último embarque que le permita ponerse al día con los obreros del Meta Azul. Se manifestó molesto por los delitos perpetrados en la casa que está dentro de la misma planta industrial. También se refirió a la intervención de la anterior gestión municipal y a la actual, que encabeza Hernán Bertellys. “Me quieren comprometer a toda costa para darle un resultado al Intendente como negociador”, afirmó Celeste. 

“En febrero quiero empezar a faenar y esto va a tener un futuro impresionante”, expresó Marcelo Celeste, responsable del frigorífico. La imagen de archivo corresponde a la visita de parte del gabinete que encabezó José Inza realizó a la planta en septiembre de 2014. “En menos de un mes vamos a cuatriplicar el promedio de lo que faenamos en el 2015”, agregó el empresario que está a cargo del Meta Azul. Aseguró que el miércoles, en horas de la tarde, estará regularizando los pagos adeudados a los trabajadores del establecimiento local.
<
>
“En menos de un mes vamos a cuatriplicar el promedio de lo que faenamos en el 2015”, agregó el empresario que está a cargo del Meta Azul. Aseguró que el miércoles, en horas de la tarde, estará regularizando los pagos adeudados a los trabajadores del establecimiento local.

“En febrero quiero empezar a faenar y esto va a tener un futuro impresionante. En menos de un mes vamos a cuatriplicar el promedio de lo que faenamos en el 2015”. La expresión de Marcelo Celeste, la cara visible del directorio del Frigorífico Meta Azul -en conflicto con los trabajadores y el gremio que aducen falta de pago de tres quincenas, el medio aguinaldo y otras sumas- suena a música para los oídos de los azuleños que se esperanzan con una recuperación que se necesita imperiosamente luego de varios meses con cierre de empresas y centenares de puestos de trabajo en peligro.

El empresario pudo ser contactado telefónicamente ayer desde la redacción de EL TIEMPO mientras realizaba gestiones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según dijo, para acceder al pago del último embarque que adquirieron compradores israelitas y así poder ponerse al día con las deudas contraídas con los trabajadores azuleños. Celeste reconoció haberse comprometido a pagarle a los obreros de la planta frigorífica aún cuando éstos no trabajaran. En ese sentido garantizó que cumplirá con lo prometido, aunque se expresó dolido por los hechos de vandalismo y de robo que algunos integrantes del plantel de dependientes de la empresa, afiliados al Sindicato de la Carne, consumaron días pasados.

“Esta semana (por la pasada) fui tres veces para allá. El jueves fui con una visita importante, que es nuestro próximo socio para conocer la planta y es el que va a inyectar capital de trabajo para poner en marcha la fábrica en los próximos días. El viernes a la mañana, mientras yo estaba reunido con esta gente en su oficina en Capital con contadores y demás, me dijeron que lleve un adelanto de plata a la gente que estaba muy ofuscada prendiendo fuego y amenazando en la entrada a la planta. Conseguí lo que pude, les dejé un adelanto y, cuando estaba volviendo a Capital, me informan que un grupito había entrado a mi casa, que está dentro de la planta, había roto el ventanal, había robado el televisor, mi bicicleta y otras pertenencias, denunció.

“Hablé con Ezequiel (Merlino, futuro secretario de Protección Ciudadana de la Municipalidad de Azul), me dijo que me garantizaba la seguridad de la propiedad, que iba a hablar con la gente. Me fui tranquilo a dormir, pensando que el sábado iba para Azul para hacer la denuncia policial. El sábado a la mañana, cuando me levanto, me llaman para decirme que habían entrado de vuelta y habían robado armas antiguas de colección y otras cosas de la casa. O sea que lo que me habían prometido la noche anterior, no lo cumplieron. Llamé a Patrulla y no me dieron ni cinco de bolilla. Lo llamé a Ezequiel Merlino y hablaron con la policía…Sí; dieron una vueltita, pero vos sabés que es una planta que está en el medio del campo y ha estado mucha gente apostándose ahí afuera. Cuando estuve allá me mandaron un móvil después de un montón de charlas telefónicas que tuve”.

“Hasta que no me devuelvan las cosas, que sabemos que es gente que está afiliada al sindicato y que son empleados de la empresa, no voy a hacer nada porque no me siento seguro. Esa es la casa donde duermo y donde duermen mi mujer y mis hijas cuando vienen de visita. Esta gente viene y te viola un domicilio como si nada. Entonces: ¿a qué estamos jugando? Una cosa es un reclamo salarial y otra que te entren y te roben. Esto ha pasado de ser un reclamo salarial a una patota que quiere romper todo”, reclamó.

Razones de la demora

En la entrevista con este diario Celeste sostuvo cuáles fueron las razones que motivaron el atraso en el pago al personal del frigorífico, comprometiéndose una vez más a cumplimentar la entrega de dinero el miércoles próximo, en horas de la tarde, una vez que acceda al depósito que se hará efectivo en relación con el último embarque.

“Acá hay un tema de husos horarios y en distintas semanas. Israel está trabajando hoy domingo (por ayer) y nosotros estamos en un día no laborable. Ayer (por el sábado) y el viernes en Israel no se trabajó y no pudieron hacer el giro del último contenedor que nosotros cargamos. Ahora (minutos antes de las 10 horas del domingo) yo estoy yendo a la oficina de esta gente en Capital para ver si el giro lo hacen hoy o mañana, pero ese giro viene a través de una empresa uruguaya. Yo les pedí (a los trabajadores del frigorífico) que me den tiempo hasta el miércoles próximo, a las 4 o 5 de la tarde. El giro yo lo voy a ver recién a la 1 y media o dos de la tarde para, a partir de ahí, viajar para Azul”.

El empresario aclaró que la mayoría de los empleados que reclama cobrar, no habría llegado a trabajar dos de los últimos nueve meses.

“Nadie trabajó en diciembre ni en enero porque la planta estuvo parada. Se trabajó dos días en diciembre. A mucha gente la citamos y no vino a trabajar. Unos caraduras. Tienen una garantía de 70 horas y ahora me están reclamando 56 horas, pero los dos días que tendrían que haber venido se quedaron en la casa. Obviamente no les debo nada; tampoco al que está preso por haberme entrado a robar y los otros dos o tres que ya los tienen identificados”, afirmó.

Consultado sobre qué razones hicieron que no se trabajara en el mes de diciembre, dijo: “Después del balotaje que ganó Macri, la hacienda pasó de 22 pesos a 32 pesos. El dólar quedó fijo porque recién el 14 de diciembre se dio de baja el ‘cepo’; o sea que hasta diciembre no pudimos exportar nada. El gobierno anterior, con todas las promesas que había hecho La Cámpora, se fue al carajo; se fueron todos de la Secretaría de Comercio y no firmaron ni un ROE (Registro de Operaciones de Exportación). Hasta el 28 de diciembre no hubo un solo papel firmado porque, si bien Macri decretó la liberación de las retenciones, no estaba normalizado y el ROE seguía existiendo porque estaba por ley. Hasta el 28 de diciembre que lo pudieron implementar a mí no me firmaron ningún papel. Yo me quedé con toda la mercadería de la producción dentro de la cámara frigorífica”.

Perspectivas halagüeñas

Según las declaraciones que Celeste realizó a este matutino, las perspectivas que tiene para la planta frigorífica local son por demás halagüeñas, máxime en el contexto complicado que vive el Partido de Azul. Cuando se le preguntó si, con el ingreso de un nuevo accionista estaba en condiciones de encarar una salida definitiva a la situación, indicó: “Por supuesto”.

Yo lo que quiero es seguir negociando con la gente porque, la verdad, tomé un compromiso que trabajen o no trabajen les iba a pagar, pero sin destrozos, sin robos. Obviamente entiendo que estén enojados; yo también estoy enojado. Yo también estoy preocupado por ellos porque no me gusta esta situación. Esto lo voy a acomodar y nos vamos a ver la cara todos los días. Conozco la historia de casi todos los que están ahí afuera. Yo no estoy en una oficina, fuera del país, y hablo por teléfono. Yo vivo en la planta. Conozco a todos los que me vinieron a pedir adelanto, cosas personales y ahora se olvidan; pero no importa. Voy a solucionar esto porque en febrero quiero empezar a faenar y esto va a tener un futuro impresionante porque si ahora aparecen los inversores, los capitalistas, es porque cambiaron las reglas de juego. No hay más retenciones y tenés el dólar libre. La industria de la carne se pone atractiva”, indicó.

Agregó que vamos a cuatriplicar el promedio de lo que faenamos en el 2015 (50 cabezas por día) en menos de un mes. Vamos a estar en una base de 200 cabezas faenadas por día” y aseguró que para esta ciudad tiene para dar sólo “buenas noticias”.

“Es lo que le estoy diciendo a Hernán Bertellys, le dije a (el secretario de Gobierno, Alejandro) Vieyra. Es una cuestión de timing (palabra inglesa que significa ‘elección del momento oportuno’). Nos explotó la granada en la mano justo cuando estábamos llegando a arreglar todo porque planificaste todo para llegar a un destino y 5 kilómetros antes te quedaste sin nafta. Pero no es que yo no calculé que no iba a tener nafta para llegar. Hubo un montón de cosas; que se haga cargo también el gobierno kirchnerista y los peronistas que me dejaron así. Son unos h… de p…”.

“Creo que fui un visionario”

Preguntado de si tenía algo para decir de la gestión Inza, con la que él desembarcó en Azul, dijo: “El gobierno local no cortaba ni pinchaba. ¿Qué iba a hacer si no tenía ni presupuesto?. Es lo mismo que Hernán (Bertellys). Me quieren comprometer a toda costa para darle un resultado al Intendente como negociador, pero la verdad es que esto se negocia con la plata. No se negocia llevándole un cordero y un poco de Coca Cola a la gente”.

Advirtió que no prevé incrementar la dotación de personal. “Hoy no lo tengo previsto porque tengo la gente suficiente para las 200 cabezas (de ganado a faenar). Yo le explicaba a Roberto Smith (delegado normalizador del Sindicato de la Carne) que por la producción que hice en el año 2015 necesitaba menos de 50 personas, y sin embargo vine bancando durante nueve meses a 180 personas. Ahora mirá la situación en la que estamos por un mes que no vinieron a trabajar (diciembre) y se olvidaron que les pagué casi seis meses sin laburar”.

Afirmó que es su intención que prontamente todo regrese a un carril normal y la planta frigorífica vuelva a producir.

“Yo también quiero volver a laburar, pero si vas a hablar con la gente preguntale cuántos días fueron a trabajar. Hubo 50 faenas, el equivalente a dos meses; cobraron nueve. Cobraron nueve meses y laburaron un mes y medio o dos. Yo pagué en un año el sueldo a 180 personas y 100 vinieron solamente dos meses a trabajar; el resto los banqué de mi bolsillo apostando a futuro. La verdad es que creo que fui un visionario, porque en el 2014 empecé con este laburo calculando que iba a ganar Macri y que iba a sacar las retenciones. Se dieron todas, pero llegamos sin aire. A mucha gente le pagué la fiesta y ahora estamos en esta situación. Pongamos una de cal y una de arena”, concluyó.

“ME VOY MUY CONTENTO”

En la visita que el ex intendente José Inza realizó al Frigorífico Meta Azul, en septiembre de 2014, afirmó sentirse “satisfecho” y “sorprendido” por el estado de las dependencias. “Todo el equipo de trabajo de la gestión está viendo las necesidades que pueden llegar a surgir para estar a disposición y colaborar en lo que haga falta. Se nota que, a pesar de algunas dificultades, este país va para adelante porque hay gente que sigue apostando en todo aquello que puede significar fuentes de trabajo para la ciudad. Este es un emprendimiento que, en su plenitud, va a dar trabajo a 200 personas en nuestra ciudad”, expresó Inza. Según el archivo de este diario agregó que “el estado de las instalaciones es excelente, las han puesto cero kilómetro. Yo no tenía una dimensión de lo que esto implica; por lo tanto como azuleño me voy muy contento”.

CONSIDERACIONES EN LA WEB

La publicación, a modo de anticipo, de una declaración textual del empresario Marcelo Celeste, mereció distintas consideraciones en el perfil de Facebook de EL TIEMPO. A continuación se transcriben algunas opiniones.

Marcelo Manfredo: yo digo, Azul, qué esperan vecinos, políticos, que este impresentable de Inza juntos con sus compañeros de robos queden y caminen en libertad en una ciudad devastada en Salud, calles, fábricas cerrando. Por favor: pónganse de pie de una vez por todo y pidan justicia. Vamos Azul carajooooooo

Pablo Villarreal: La misma callaña de la que esta rodeado y, aparte, amigo de el combativo Rancez ahora desaparecidos todos, lacras!!!!

Andres Miraglia: ¿Usted le compraría un auto usado?

Laureano Agüero: Buenos muchachos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *