RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL

“Transmití todo lo que me pasaba a mí en las imágenes”

Michelle Gentile ganó el premio Student Focus en los Sony World Photografphy Awards que se llevó a cabo en Londres. Fotógrafos del todo el mundo participaban de esta categoría pero las fotos de la Cooperativa “Pachi Lara” fueron las que transmitieron las “Emociones” que se pedía desde esta entidad.

Tiene 21 años, es fotógrafa y azuleña. Michelle Gentile viajó a Londres a seguir cumpliendo sus sueños. Ella ama la fotografía y la expresa de una forma artística, pero también es su trabajo.

Si alguien piensa que por su corta edad no tiene experiencia, está muy equivocado. Desde adolescente trabaja de lo que ama y eso le abrió muchas puertas. Hace algunos años pensó que necesitaba estudiar y seguir creciendo en este rubro y Buenos Aires fue el lugar elegido.

Allí comenzó a estudiar en Motivarte Escuela de Fotografía donde, desde el principio, se sintió libre de expresar sus sentimientos a través de su lente. Esto le trajo muchas alegrías a pesar de que sus instantáneas sean muy emotivas y nostálgicas.

En el mes de marzo fue seleccionada entre diez jóvenes fotógrafos para el Sony World Photografphy Awards con un autorretrato en donde sus sentimientos estaban a flor de piel. Esto le dio un pasaje a Londres en donde competiría con personas de todo el mundo en el Student Focus.

Esto le traía un nuevo desafío: realizar diez nuevas imágenes bajo la consigna de “Emociones”. Este trabajo fue llevado a cabo en nuestra ciudad y reflejó la lucha de los trabajadores de la Cooperativa “Pachi Lara”, o como se conoce popularmente, La Papelera.

La experiencia en Londres

Por este motivo, este medio dialogó con Michelle. Llegó a Buenos Aires desde Europa el viernes y desde ese momento no pudo descansar bien: tuvo una fiesta sorpresa en su escuela y ayer su familia fue a visitarla para que les cuente cómo fue la experiencia en este viaje tan importante.

Michelle fue acompañada de su profesor y director de  donde estudia “por eso me sentí muy acompañada todo el viaje”. Para ella “fue todo muy loco” porque hubo mucho nervio pero cuando llegué se me fueron “pero de todas formas fueron alocados porque estuvimos todo el día en el lugar hablando con distintos fotógrafos”.

En este sentido, explicó que “viajar para mi era un premio entonces no fui con la obsesión de ganar. Yo ya estaba muy feliz, relajada y disfrutando de lo que estaba pasando”. Había un grado de expectativa pero no era lo más importante, “por eso me sorprendió mucho haber salido ganadora”.

Lo único que podía ver de sus competidores “fueron las fotos por las que fueron seleccionados que eran muy buenas. Recién pude ver, en la ceremonia de premiación, los trabajo de los otros chicos y eran excelentes”. Ahí fue cuando pensó que no podía ganar, pero igualmente estaba feliz, “la verdad que pensé que no iba a ganar”.

Cuando llegó el momento en que daban los ganadores “yo ya estaba muy emocionada y ya lloraba. Cuando dijeron que había ganado no lo entendía, empecé a llorar aún más y me abracé con mi director”.

Una vez triunfadora tenía “que dar un discurso en inglés que no lo domino del todo, pero estaba tan emocionada. Todas las personas que me vinieron a felicitar me dijo que los hice llorar de lo emocionada que estaba”.

Sobre las fotos

Para participar en este concurso internacional tenía que presentar una serie de nuevos trabajos bajo la consigna de “Emociones” y para esto realizó fotografiar los trabajadores de la Papelera.

A los 16 años Michelle conoció la situación de la Papelera en un Azul Rock cuando Elisén Pereyra “y la verdad que me partió el alma en la situación en la que se encontraba esa gente”.

En ese momento “no me animé a hacer una producción de fotos porque necesitaba más experiencia. Cuando me dieron la temática se me vino a la cabeza esta situación y me puse a investigar”. La situación de la Papelera sigue siendo muy delicada y el esfuerzo de los trabajadores es quien la mantiene “por eso creo que era el momento indicado para hacer un trabajo en ese lugar”.

“No conocía a ninguno de los trabajadores de La Papelera, pero me había quedado dando vueltas en la cabeza”, explicó. El trabajo no lo “pude realizar con mucho tiempo porque la cámara me llegó unos días antes en los que tenía que presentar las fotos”.

Por eso “vine y trabajé intensamente, tuve muy pocos días. Por eso no pensaba que podía ganar porque me gusta trabajar con tiempo y que todo esté pensado”.

El objetivo “era transmitir todo lo que me pasaba a mí en las imágenes. Creo que lo pude lograr porque los jurados me dijeron que pudieron sentir lo que sienten los trabajadores de la papelera”.

Las fotos de Michelle y la situación de La Papelera “tuvieron un alcance internacional. Salió en todos lados y después lo pude ver en distintos portales de nuestra ciudad”. 

El trabajo que tiene por delante “es seguir difundiendo el trabajo. Me invitaron a la Embajada Argentina en Londres para seguir haciendo muestras, contactos con galerías” y esto le abre las puertas a que sus obras puedan llegar a distintas personas en todo el mundo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *