TRES AÑOS Y CUATRO MESES DE PRISIÓN

Un juicio oral llevado a cabo días atrás en un Tribunal local finalizó con la condena para un albañil y con la absolución para un joven. Ambos habían sido procesados después de que en esta ciudad, en noviembre de 2014, a un joven lo atacaron a golpes en Villa Piazza Sur. Durante ese hecho, la víctima había resultado con diferentes lesiones por las que estuvo internada y también le sustrajeron algunas de sus pertenencias.

El hecho se había convertido en materia de un debate en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1, proceso que contó con la intervención de manera unipersonal del juez Joaquín Duba.

Fuentes judiciales identificaron al albañil que resultó condenado como Marcelo Juan Gabriel Nicosia, un azuleño que tiene 30 años y a quien le fue impuesta una pena de tres años y cuatro meses de prisión como autor penalmente responsable de los delitos de lesiones graves por haber inutilizado laboralmente a la víctima por más de un mes en concurso real con hurto simple.

En tanto, el coimputado que tuvo este hecho y finalmente resultó absuelto fue identificado por voceros del TOC 1 como Franco Agustín Arias, un joven azuleño que tiene 20 años.

Arias había llegado a este juicio acusado de ser el “partícipe secundario” del delito de “robo agravado por las lesiones ocasionadas” a la víctima, ilícito que en principio se le imputara también a Nicosia.

Pero la existencia de ese delito no quedó probada. Y eso se tradujo en la absolución para el joven ya mencionado y en la condena para el albañil, aunque por los ya referidos lesiones graves por haber inutilizado laboralmente a la víctima por más de un mes en concurso real con hurto simple.

“En cuanto a la participación en el suceso de Franco Agustín Arias, no existen pruebas que con la certeza necesaria no sólo determinen su efectiva intervención en el hecho, sino que hasta hubiese realmente brindado al autor alguna colaboración”, escribió el juez Duba en el fallo con relación al imputado que después absolvió.

Sólo una testigo, en una declaración brindada durante la Instrucción Penal Preparatoria de esta causa, había indicado que Arias le había pegado a la víctima y alentó al albañil condenado para que también lo hiciera.

Pera esa declaración de la testigo, a la que el juez consideró en esta etapa del proceso judicial “dirimente” por “ser la única que directamente lo coloca en esa situación (a Arias), no permite superar el umbral de la duda para tenerlo como tal, por lo que deberá absolvérselo”.

 

Agredido en Villa Piazza Sur

En el juicio quedó demostrado que el 15 de noviembre de 2014 el albañil cometió los ilícitos por los que fue condenado.

Aquel día en Villa Piazza Sur, cuando era aproximadamente la hora seis, sobre la calle Libertad Nicosia agredió a la víctima: un peón de albañil llamado Agustín Alfredo Reyes.

El ataque se produjo cuando Reyes había llegado en moto a la casa de la novia del encausado.

“Previo aplicarle un primer, y por atrás, golpe de puño en el rostro, le propinó múltiples golpes de puño y patadas en distintas partes del rostro y cuerpo”, escribió el juez en el fallo.

Las lesiones que Reyes sufrió fueron consideradas de carácter grave, “por haberlo inutilizado laboralmente por más de 30 días”.

Posteriormente, cuando la víctima intentaba recuperarse para alejarse del lugar con la moto de tiro, “aquella persona a que hiciera referencia -señaló el juez Duba con relación a la conducta desplegada por Nicosia- se apoderó ilegítimamente de un teléfono celular, una campera y la llave de ignición del rodado que se hallaban caídos en el suelo, propiedad del nombrado Reyes”.

Hubo además otro sujeto que no se pudo determinar con certeza quién fue, que en esos instantes se hizo presente en el lugar donde el peón de albañil estaba siendo golpeado. Ese varón, que en moto había llegado con otro, le dijo a Nicosia que le robara el vehículo al joven al que estaba agrediendo, algo que finalmente no sucedió. Además, “le prodigó un golpe” a Reyes.

La víctima pudo huir del lugar llevándose la moto de tiro y llegó hasta la zona de la Terminal, en donde se desvaneció por los golpes sufridos y luego fue asistido en ese sector de la ciudad por un remisero, quien convocó a una ambulancia que lo trasladó al Hospital Pintos. En ese centro asistencial municipal estuvo internado alrededor de una semana, según el propio Reyes declaró en el debate.

El cambio de calificación del ilícito por el que el imputado fue condenado tuvo también una explicación por parte del juez que intervino en este debate: “La intención inicial de Nicosia, tanto objetiva como subjetivamente, fue atentar contra la integridad material de Agustín Alfredo Reyes, descartando que haya sido un suceso eventual que alterara sus previsiones o designio original y expreso de apoderamiento, el que sólo surgió una vez finalizada la golpiza, por lo que se independiza de aquella, concurriendo realmente”.

“De la prueba aquilatada en el veredicto, surge la ausencia de intención por parte de Nicosia de apoderarse de algún bien propiedad de Agustín Alfredo Reyes, previo a iniciar la golpiza, durando ella, y mucho menos aún después para procurar su impunidad, para lo cual el concreto y no descrito daño a la motocicleta de Agustín Alfredo Reyes realizado por Nicosia luego de terminada la golpiza aporta para demostrar y alejar por completo la finalidad de robo”.

“Así, una vez terminada la golpiza y hallándose los objetos en el suelo, al decir de Reyes producto de la caída de la motocicleta y apertura de la baulera, Nicosia se apodera de los mismos, permutando luego el celular con uno de los sujetos que habían arribado al lugar, lo que le permitió a aquel recuperarlo”, concluyó el magistrado del TOC 1.

Para el encausado, el juez valoró como una atenuante su carencia de antecedentes penales. Y como agravantes a esa pena de tres años y cuatro meses de prisión que le impuso, tuvo en cuenta para el albañil “la excesiva violencia desplegada” cuando atacó a la víctima.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *