EN AZUL

Tres días, dos ferias y un bolsillo  

Durante el fin de semana se llevó a cabo en nuestra ciudad dos ferias gastronómicas en las que se ofrecían distintos platos o propuestas que no son muy usuales encontrar en nuestra ciudad. Si bien hubo una gran concurrencia en sendos lugares, el público tuvo que elegir bien en donde comprar.

La feria “El Mercadito” fue una de las propuestas que tuvo este fin de semana nuestra ciudad.
<
>
La feria “El Mercadito” fue una de las propuestas que tuvo este fin de semana nuestra ciudad.

El comentario fue unánime: “o no hay nada o todo junto”. El fin de semana fue atípico para nuestra ciudad ya que una serie de ferias de la misma índole se dieron en distintas partes de la ciudad.

Eran iguales pero diferentes. Esta que puede ser una contradicción a priori no lo es tanto ya que si bien uno iba a comer, tomar algo y pasar un momento con la familia y los amigos, había cosas muy puntuales que las diferenciaban.

Empecemos por la que estaba más cerca si hablamos desde el centro de la ciudad. La Feria de las Colectividades es una forma de comercializar comidas de distintos países del mundo y regiones argentinas que la gente siempre concurre ya sea por curiosidad o porque quiere revivir algún plato que probó en algún viaje.

Representantes de distintos países del mundo o más bien personas que se especializan en comidas tradicionales. En este marco había stands de todas las divisiones continentales de América, pero también había algunas más exóticas como árabes y europeas.

La gente, sin embargo, suele ir a lo seguro. Un puesto con comidas típicas de argentina se vio colmado de gente queriendo su sándwich de carne asada y en algún otro puesto compraban su cerveza artesanal y lo comían, depende de la hora en la que fueron y si el sol ya había dejado de templar el día, abrigados en un banco de la plaza.

Desde la mañana hasta bien entrada la noche la gente seguía circulando por los puestos comiendo algún taco, shawarma y hasta pizza con un estilo bien italiano. Los más grandes compraban comida mientras los más chicos jugaban en las atracciones que había en uno de los costados de la plaza.

Por otra parte en una propuesta más innovadora, se llevó a cabo la feria “El Mercadito” en un predio ubicado frente a la pileta municipal o, como todo azuleño le dice, el CEF. Allí bajo la modalidad de food truck se realizó esta propuesta que consistió específicamente en comercializar distintos platos, comidas, postres y cervezas artesanales en vehículos adecuados para este fin.

Durante los tres días de realización hubo una gran cantidad de público que asistió a esta movida. Obviamente, y al igual que en la feria nombrada anteriormente, el sábado por la noche fue el día clave.

Muchas personas fueron a probar cosas que se servían en esta feria más que original y que es una tendencia a nivel mundial. Es más, hace unos días hubo un encuentro muy importante en la ciudad de Buenos Aires en la que hubo una masiva participación. Pero no son sólo una cara bonita, porque además de embellecer el vehículo también ofrecen comidas de gran calidad y sabores más que variados.

En las dos ferias hubo una importante cantidad de público. Volviendo a lo que se expresó al principio de este artículo la gente tuvo que repartirse en ir a una feria u otra. Ir a ambas resultó un poco dificultoso debido a los tiempos que corren, la fecha en la que se realiza y que fueron el mismo fin de semana. Quizá, a modo de consejo, tendría que haber un cronograma de este tipo de actividades para que no se superpongan. Lo mismo con otro tipo de actividades culturales que suelen darse el mismo día y a la misma hora, mientras que hay días en los cuales no hay nada para hacer.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *