TRIPLE FUGA: AHORA SON SIETE LOS PROCESADOS

<
>


MARTÍN LANATTA, CRISTIAN LANATTA Y VÍCTOR SCHILLACI.
El pasado viernes el juez de Garantías de Azul Federico Barberena les dictó las prisiones preventivas a los tres protagonistas de la evasión del penal de General Alvear, ocurrida el pasado 27 de diciembre. En el marco de esa evasión que les atribuye, también los procesó por la serie de hechos que en el penal derivaron en ese cinematográfico escape, que incluyó que guardiacárceles fueran tomados de rehenes y privados de la libertad y que sustrajeran el vehículo automotor de uno de ellos. Además, los condenados por el triple crimen de General Rodríguez han sido procesados por el tiroteo con efectivos de seguridad que había ocurrido en jurisdicción de Ranchos cuando estaban prófugos, al igual que por otro episodio similar con gendarmes que se registró en la provincia de Santa Fe, días antes que los tres fueran capturados en Cayastá. Pero en esas dos causas penales no intervienen funcionarios del Departamento Judicial Azul.

 

CÉSAR TOLOSA. Al subprefecto del Servicio Penitenciario Bonaerense que estaba a cargo de la seguridad de la Unidad 30 de General Alvear cuando los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci se fugaron también lo procesaron con prisión preventiva. Lo habían detenido por primera vez el 31 de diciembre, aunque días más tarde fue liberado por “falta de mérito”. Por segunda vez, Tolosa fue arrestado el 7 de enero y actualmente está con prisión preventiva de primera instancia, en su caso en la Estación de Policía Comunal de Tapalqué. Fue procesado acusado de facilitarles información a los presos para que se fugaran. En esa Investigación Penal Preparatoria que lleva adelante el fiscal Citterio, es considerado “autor del delito favorecimiento a la evasión doloso y partícipe necesario del concurso real de delitos de robo calificado por el uso de armas y privación ilegal de la libertad calificada, todo eso en concurso ideal con el primero de los ilícitos mencionados”.

 

MARCELO “EL FARAÓN” MELNYK. También había sido, entre los detenidos, a quien le dictaron prisión preventiva días atrás. Dueño de una pizzería en la ciudad de Quilmes, las investigaciones por la triple fuga señalan que solía visitar a Víctor Schillaci mientras éste estuvo preso en la Unidad 30 de General Alvear. Actualmente, es considerado “partícipe secundario de los delitos robo calificado por el uso de arma de fuego, privación ilegal de la libertad calificada y evasión, en concurso real”. Si bien había afirmado que los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci sólo habían estado algunos minutos en su casa de Florencio Varela ni bien se fugaron del penal de General Alvear, existen elementos que demostrarían que les brindó apoyo logístico, a través del suministro de un vehículo, armas de fuego y dinero para que los tres prófugos continuaran con la evasión. A Melnyk lo habían detenido el 30 de diciembre. Un entrecruce de llamadas indicaba en ese entonces que desde uno de los celulares que llevaban consigo los presos se había mantenido una comunicación telefónica con él. Hasta el momento permanece privado de la libertad en la Alcaidía de la Unidad 2 de Sierra Chica.

 

FRANCO SCHILLACI. Otro de los procesados con prisión preventiva desde días pasados, en carácter de “partícipe necesario o primario”, como uno de los favorecedores de la fuga del penal de General Alvear de su hermano Víctor y de los Lanatta. También está privado de la libertad en la Alcaidía de la Unidad 2 de Sierra Chica. Lo habían detenido el 7 de enero junto a Matías Gambuza y a los hermanos Spital, pero estos tres quedaron en libertad el viernes pasado. La investigación sigue indicando que Franco Schillaci habría ido en un vehículo automotor a buscar a los reclusos a General Alvear para después llevarlos hasta Florencio Varela, a la casa de “el Faraón” Melnyk.

 

ELVIRA MARTÍNEZ. Al igual que a los evadidos de la Unidad 30, a la ex suegra de uno de los hermanos Lanatta le dictaron la prisión preventiva el viernes pasado. En su caso, como la presunta autora de un “encubrimiento calificado”. La mujer había declarado que en su casa de Berazategui, mientras estaba prófugo, su ex yerno Cristian Lanatta se había hecho presente y le sustrajo un utilitario de su propiedad, mismo vehículo que días después sería encontrado en Santa Fe, concretamente en la localidad de San Carlos, uno de los lugares donde los prófugos estuvieron ocultos antes de ser capturados en Cayastá. Pero el fiscal Citterio no creyó en esa versión y considera que días antes a registrada la fuga la mujer compró el vehículo, una Renault Kangoo, para después entregárselo a su ex yerno para que pudiera utilizarlo durante la fuga. Presa en la Unidad 52, la cárcel de mujeres que está en Azul, había sido detenida el pasado 10 de enero.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *