EL PROCEDIMIENTO SE REALIZÓ AYER

Un agente penitenciario, detenido durante un allanamiento en la Unidad 2 de Sierra Chica

 

Está acusado de “cohecho”. Sospechan que recibía coimas que un preso le daba para poder gozar de diferentes beneficios. Ese recluso es el histórico jefe de la barra brava del club Los Andes, condenado a catorce años de prisión por un homicidio.

Más de ocho horas duró el allanamiento que se hizo ayer en la cárcel de Sierra Chica. 
DDI AZUL/PBA
<
>
Más de ocho horas duró el allanamiento que se hizo ayer en la cárcel de Sierra Chica. DDI AZUL/PBA

 

OLAVARRÍA. La investigación por un presunto caso de cohecho derivó ayer en la realización de un allanamiento en la Unidad 2, la cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense que está en la localidad de Sierra Chica.

Durante ese procedimiento, del cual participaron policías de la DDI Azul, un jefe del penal fue detenido, acusado de cobrar dinero y de percibir otros bienes a cambio de otorgarle beneficios a un histórico jefe de la barra brava del club Los Andes de Lomas de Zamora, que está preso en ese penal cumpliendo una condena por un homicidio.

En el marco del sumario que por el caso se está instruyendo desde la UFI 10 departamental, la fiscalía que en Olavarría está a cargo de la Dra. Viviana Beytía, el efectivo del SPB detenido iba a ser indagado hoy en sede judicial, según se informó.

Ayer, una vez efectuada la medida cautelar en la propia cárcel, el agente penitenciario fue trasladado a la sede de la Sub DDI Olavarría.

Más de ocho horas

El allanamiento se extendió por más de ocho horas, después de que autoridades judiciales ligadas a la investigación del caso -entre quienes también estaba el Dr. Lucas Moyano, responsable de la ayudantía Fiscal de Delitos Carcelarios que depende de la UFI a cargo de la Dra. Beytía- y varios policías de civil se hicieron presentes en el penal durante la mañana de ayer.

Voceros judiciales identificaron al agente del SPB que fue detenido como Roberto Carlos Paiz, jefe de la Sección Vigilancia y Tratamiento del penal con sede en Sierra Chica.

La investigación que ayer derivó en el allanamiento y en la detención de uno de los jefes de la Unidad 2 se inició semanas atrás y está relacionada con los beneficios de los que gozaría en la cárcel un hombre llamado José Anacleto Paz Ponce.

Según lo que se ha podido determinar hasta el momento, el histórico jefe de la barra brava del club Los Andes gozaría de varios beneficios en el penal, a cambio del pago de coimas a agentes penitenciarios.

Los investigadores no descartaban ayer que -además de la detención de Paiz- se lleven a cabo nuevas medidas cautelares que involucren a otros agentes penitenciarios de la Unidad 2.

Luego de que los funcionarios judiciales se entrevistaran con los máximos responsables del penal, varios policías de la DDI se hicieron presentes en la cárcel, lugar al que llegaron en más de diez autos particulares.

Divididos en grupos de trabajo, instantes después comenzó el allanamiento que -a pedido de la fiscal Beytía- fue ordenado por el juez de Garantías Carlos Villamarín.

Celdas y sectores que en el penal ocupan habitualmente los agentes penitenciarios fueron los lugares donde los procedimientos se hicieron.

Según trascendió, se incautaron diferentes elementos considerados ahora de interés para esa Investigación Penal Preparatoria que se está llevando adelante.

Y el pabellón 1, donde el jefe de la barra brava de Los Andes -equipo de fútbol que actualmente está en el Nacional B- ocupa una celda individual, fue uno de los sectores en los que especialmente se centró este allanamiento.

Según trascendió, las coimas consistían no sólo en el pago de dinero, sino también en la entrega de indumentaria deportiva de Los Andes y de otros clubes.

Además de contar con una celda propia, dentro de la Unidad 2 Paz Ponce tenía acceso a artefactos electrónicos, comidas especiales y a otras comodidades, según se supo.

El dato

Desde el Departamento de Prensa del Complejo Penitenciario Zona Centro se emitió ayer un comunicado dando cuenta del allanamiento realizado en la Unidad 2. Según lo referido con relación a ese procedimiento, “se investiga el presunto delito de cohecho por parte de integrantes de la fuerza”. También se indicó que el Servicio Penitenciario “se puso inmediatamente a disposición de la Justicia y proveyó de toda documentación y filmaciones de las cámaras de seguridad requeridas”. Al oficial penitenciario que ayer fue detenido “se le inició un sumario administrativo y fue separado preventivamente de sus funciones”, se indicó oficialmente por último.

CATORCE AÑOS DE PRISIÓN 

José Anacleto Paz Ponce está preso por un crimen ocurrido en septiembre de 2013 en el Sur del conurbano bonaerense, cuando un hincha de Banfield -uno de los rivales históricos de Los Andes- fue asesinado a balazos en la calle.

En diciembre de 2014, un juicio llevado a cabo en un Tribunal de Lomas de Zamora se tradujo en la condena para Paz Ponce a una pena de catorce años de prisión por ese homicidio.

El hecho por el que fue condenado había tenido como víctima a un joven de 22 años llamado Jorge Ulloa.

Paz Ponce, de 56 años, fue condenado en ese debate como autor penalmente responsable de los delitos de homicidio simple, en concurso real con abuso de armas.

Según lo que en su momento sostuvieron familiares de la víctima con relación al hecho, el histórico líder de la barra brava de Los Andes “tuvo una protección política y policial que hizo que pudiera estar prófugo mucho tiempo y le dieran una pena baja”.

En este sentido, había mencionado que Martín Insaurralde -actual intendente de Lomas de Zamora- y dirigentes de Los Andes fueron los encargados de protegerlo.

Paz Ponce llegó a estar más de seis meses en carácter de prófugo, luego de ocurrido el asesinato por el que ahora está preso en Sierra Chica. Había sido detenido en abril de 2014 en lo que fue definida como “una entrega pactada”.

En el juicio quedó probado que había disparado contra un grupo de hinchas de Banfield que el 7 de septiembre de 2013 esperaban un colectivo en la esquina de Larroque y Gutiérrez, a pocas cuadras de los Tribunales de Lomas de Zamora.

En esas circunstancias, según pudo determinar la Justicia, murió Ulloa, que tenía 22 años y aquel día estaba con su pequeño hijo.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *