FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Un azuleño fue condenado a seis años de prisión por un intento de homicidio

Al encausado, que está preso en la Unidad 7, un juez lo condenó también por amenazar de muerte a una joven y por sustraer una motocicleta. Todos los hechos que fueron materia de este proceso judicial habían ocurrido durante el año 2015 en esta ciudad.

Un azuleño fue condenado a seis años de prisión y declarado “reincidente”, tras la realización de un juicio abreviado donde fue hallado autor de un intento de homicidio, de amenazar de muerte a una mujer y también de haber sustraído una motocicleta, hechos todos ocurridos en esta ciudad durante el transcurso del año 2015.

Fuentes judiciales informaron ayer a EL TIEMPO que por esos tres episodios delictivos se había tramitado un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 y que la pena ya señalada se la impusieron días atrás a un joven que tiene 28 años y fue identificado como Enrique Aníbal Turno.

En ese proceso judicial Turno fue hallado autor penalmente responsable de los siguientes delitos: homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, lesiones leves; amenazas simples y hurto de vehículo dejado en la vía pública, todos en concurso real.

El ahora condenado en esta primera instancia se encuentra actualmente privado de la libertad en la Unidad 7, la cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense que tiene sede en Azul.

La pena que el juez Gustavo Borghi, que intervino en representación del TOC 1 en este proceso, le impuso al encausado fue la misma que las partes habían acordado antes de que fuera solicitada desde una Fiscalía local la resolución, a través de un juicio abreviado, de esas tres causas penales por las que Turno finalmente resultó condenado.

 A los tiros en la calle

La causa principal relacionada con este proceso judicial estuvo vinculada a un hecho que se produjo el 9 de agosto del año 2015.

Ese domingo en que hubo elecciones, cuando era alrededor de la hora 18 se registró ese intento de homicidio, uno de los ilícitos por los que días atrás Turno fue condenado en este juicio abreviado.

Según lo que quedó probado, aquel día el encausado circulaba como acompañante en una motocicleta marca Honda modelo “Titán” de 150 cc que guiaba su hermano. Y al llegar a la intersección de Chaves y Escalada, hirió a balazos a un joven que conducía un automóvil.

Alrededor de la hora 18 de ese día fue cuando Turno “disparó con un arma de fuego de puño del tipo revolver o pistola” -según se describió en el fallo- contra quien resultara la víctima, a quien en ese entonces voceros policiales habían identificado como Mariano Ezequiel Mervich.

Mervich se movilizaba en un automóvil Renault 18 en el que también iban dos hermanas y un sobrino suyos, este último menor de edad.

Uno de los disparos efectuados por el encausado impactó en el vidrio del ventilete de la puerta trasera del auto, aunque no llegó a dañarlo.

Eso hizo que Mervich detuviera la marcha del rodado y que chocara a la moto en la que iban Turno y su hermano.

Pero posteriormente -según se describió en el fallo al dar por probada la existencia del hecho- Turno continuó con el ataque, “al acercarse a la puerta del conductor y disparar en varias oportunidades hacia dicha víctima”, escribió el juez en la resolución.

Además, cuando Mervich se bajó del auto el encausado le efectuó otro disparo desde corta distancia “con claras intenciones de causarle su muerte”.

Ese proyectil que la víctima recibió la hirió en su hombro izquierdo, “ocasionándole lesión contuso desgarrada penetrante a nivel del borde interno de la clavícula izquierda”.

Luego, una vez que el joven salió corriendo, Turno le efectuó otro disparo más, que en ese caso dio en su antebrazo derecho, por lo que también la víctima de este ataque resultó aquel día con -según se describió- “una lesión desgarrada contusa penetrante de aproximadamente 0,5 cm de diámetro en cara anterior de antebrazo derecho tercio medio, con proyección posterior e inferior”.

Los dos balazos que Mervich recibió durante lo que fue ese ataque implicaron que resultara con lesiones que fueron consideradas de carácter leves.

El ataque llevado a cabo por el azuleño condenado en este juicio abreviado implicó también que con el arma que portaba le aplicara un golpe en el brazo derecho a una de las hermanas del joven al que había herido a balazos, “ocasionándole un hematoma de dos por tres centímetros aproximadamente, en la muñeca derecha, siendo también una lesión de carácter leve”, se mencionó en la resolución.

La versión del herido

Cuando policías se hicieron presentes en el lugar donde este hecho se produjo aquel domingo 9 de agosto, la moto en la que los hermanos Turno circulaban fue incautada.

Al entrevistarse con los efectivos de seguridad en Chaves y De las Cautivas, el joven -acompañado por sus hermanas- en ese entonces solicitaba una ambulancia para que lo trasladaran al hospital a causa de los disparos que había recibido.

Además, Mervich les mostró a los policías esas dos heridas de bala que presentaba, una -tal lo ya referido- localizada en su antebrazo derecho y la otra a la altura de su clavícula izquierda.

El herido, en una declaración testimonial brindada en el marco de la Instrucción Penal Preparatoria iniciada por lo sucedido, había identificado a los hermanos Turno como los ocupantes de la moto. Y durante esa misma versión brindada a los investigadores, sindicó al joven ahora condenado en este juicio abreviado como el mismo sujeto que le efectuara los disparos.

Al ampliar esa declaración, afirmó también que “los dos hermanos Turno poseían armas de fuego y dispararon las mismas apuntando directamente hacia mi persona”, según se citó en el fallo.

Mervich también sostuvo que a causa de ese primer disparo que dio en la luneta del auto que conducía, él provocó el choque del vehículo que guiaba contra la moto, logrando de esa manera que ambos hermanos se cayeran y que después Enrique Turno se levantara para continuar disparándole. Además, agregó que en esas circunstancia el joven condenado ahora hirió accidentalmente de un balazo en la mano a su hermano. Y que luego, una vez que se bajó del auto, él resultó herido de los dos disparos ya señalados, antes de darse a la fuga del lugar cuando este incidente se produjo, al mismo tiempo que los hermanos lograron escaparse y en esa oportunidad no resultaron aprehendidos por el personal policial que intervino en el hecho.

La declaración de reincidencia para Turno en este juicio abreviado obedeció a que ya había estado preso tiempo antes, cumpliendo una condena de seis años y seis meses de prisión que en mayo de 2009 le fuera dictada desde el mismo Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de esta ciudad donde ahora volvió a ser juzgado, sanción que había vencido el 23 de agosto de 2014.

 El dato

Teniendo en cuenta el acuerdo de las partes en este caso y lo que establece en su artículo 399 el Código Procesal Penal para los juicios abreviados, el juez que interviene en un proceso de estas características no pude imponerle a un encausado una sanción superior a la solicitada por el Fiscal. En este caso en particular, finalmente Turno fue condenado a esos seis años de prisión que su Defensora Particular y el representante del Ministerio Público Fiscal habían acordado en la previa a que fuera solicitada la realización de este juicio abreviado.

DOS CAUSAS MÁS POR LAS QUE TAMBIÉN FUE CONDENADO EN EL MISMO PROCESO JUDICIAL

Dos causas penales más fueron tratadas en este juicio abreviado. Ambos expedientes se sumaron al iniciado por el intento de homicidio. Y por esos tres episodios, finalmente, Enrique Aníbal Turno terminó siendo condenado a esos ya referidos seis años de prisión.

Uno de esos hechos había ocurrido el 21 de junio de 2015. Según lo que quedó acreditado por el juez que intervino en este proceso abreviado, ese día en horas de la mañana, en una casa ubicada en la calle Alvear de este medio, Turno amenazó a una joven “con la finalidad de alarmarla y amedrentar”, al expresarle textualmente: “Te voy a matar a vos y a ese ‘gato’, calificativo este último con el que el agresor definió a la por entonces pareja de la mujer.

Los testimonios reflejados en la investigación judicial iniciada por ese episodio señalan que Turno había acompañado a un ex concubino de la joven amigo suyo hasta la casa de ella y que en el lugar se había generado un incidente con la por entonces pareja de la mujer.

Cuando la ex pareja de la joven fue atendida en la casa por quien era su novio en ese momento, entre ambos se generó una discusión que luego se tradujo en que se tomaran a golpes en la vereda.

Instantes más tarde, a esa pelea se sumó Turno y un tercer sujeto. Este último le entregó al ex concubino de la mujer un arma de fuego con la que llegó a apuntarle a quien por esa época era el novio de la joven y estaba siendo agredido.

El incidente continuó con Turno abalanzándose contra la pareja de la joven, hasta que ésta le dijo a una amiga que llamara a la Policía, lo que hizo que los tres sujetos que habían llegado hasta el lugar -entre ellos el encausado- se dieran a la fuga llevándose el arma de fuego.

En esas circunstancias, según la versión brindada por la víctima, fue que Turno le expresó: “Vos me llamaste a ‘la gorra’. Te voy a matar a vos y a ese ‘gato’, haciendo así el encausado alusión al novio de la joven por aquel entonces.

El 25 de septiembre de aquel mismo año 2015 Turno fue aprehendido luego de una persecución policial, ocasión en la cual -según quedó demostrado en este juicio abreviado- cometió el otro ilícito por el que también fue condenado: la sustracción de una motocicleta.

Alrededor de la hora 12 de aquel día, “en la intersección de las calles Burgos Norte y Calle 4 del Barrio Pedro Burgos, Enrique Aníbal Turno se apoderó ilegítimamente de un ciclomotor marca “Gilera” de 110 cm3”, señaló el juez en el fallo.

Tras una persecución, policías lo habían arrestado cuando al mando de la moto sustraída sufrió una caída, en España y Lamadrid.

El propietario del rodado contó que había dejado estacionada la moto sobre uno de los monoblocks del Barrio Pedro Burgos y que minutos después observó a un sujeto -que resultó ser Turno- en momentos que se subía al vehículo, lo ponía en marcha y se daba a la fuga “a gran velocidad”.

Para ese entonces Turno venía siendo perseguido por la Policía desde Sarmiento entre De Paula y Moreno, teniendo en cuenta que los efectivos de seguridad contaban con una orden para hacer efectiva su detención.

En ese lugar, cuando un móvil se acercó al encausado, iba en otra moto y no obedeció una orden para que se detuviera.

Los policías, entonces, lo siguieron por calle Sarmiento en dirección a 25 de Mayo. Y como continuaba sin detenerse, se organizó un operativo “cerrojo” para el cual fueron convocados más móviles y efectivos de seguridad.

De esa manera, Turno logró llegar hasta el Barrio Pedro Burgos, donde la moto que guiaba la chocó contra uno de los monoblocks de ese complejo habitacional.

Eso hizo que se cayera, que dejara abandonado el rodado y que continuara con la fuga a pie, hasta que en ese mismo barrio se apoderó ilegítimamente de la otra motocicleta para continuar huyendo.

La persecución policial continuó hasta que, finalmente, Turno sufrió una segunda caída en España y Lamadrid y recién ahí pudo ser detenido por los efectivos de seguridad, quienes también recuperaron el rodado que el encausado había sustraído instantes antes en el Barrio Pedro Burgos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *