FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Un azuleño fue condenado por sustraer una moto con la que después se accidentó

 

Específicamente por el hecho que fuera materia de este proceso, le fue impuesta una sanción de seis meses de prisión. Los varios antecedentes delictivos que registra se tradujeron, en ese mismo juicio, en el dictado de una pena única de cinco años de prisión a cumplir. En junio de 2014 había hurtado un ciclomotor de una vivienda. Pero en Burgos y Calle 4, mientras se daba a la fuga, chocó con un auto que estaba estacionado, por lo que dejó abandonado en el lugar el rodado sustraído, no quiso recibir atención médica y se fue a pie para evitar ser aprehendido. 

 

El hecho materia de este juicio abreviado había ocurrido en esta ciudad el 27 de junio de 2014, cuando el ciclomotor de la imagen fue hurtado de una casa situada en Rivadavia entre Calle 3 y Calle 4.
NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO 
El autor de la sustracción de la moto chocó en Burgos y Calle 4, cuando huía en el rodado. Pero esa noche no quiso recibir atención médica y se fue del lugar para evitar ser arrestado. 
NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
El hecho materia de este juicio abreviado había ocurrido en esta ciudad el 27 de junio de 2014, cuando el ciclomotor de la imagen fue hurtado de una casa situada en Rivadavia entre Calle 3 y Calle 4. NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO

“Choqué, la moto es de mi amigo, me quiero ir a mi casa”, le había dicho un joven a un policía en esta ciudad el pasado 27 de junio de 2014, luego de que el rodado que conducía había impactado contra un automóvil Ford Ka que estaba estacionado en Burgos casi Calle 4.

Aquel día ese joven, al que voceros judiciales y policiales identificaron como Jonathan Sebastián Ponce -alias “Dibu” y actualmente de 23 años-, cuando fue solicitada una ambulancia no quiso recibir atención médica, por lo que se retiró del lugar a pie.

Instantes más tarde, en el marco de las averiguaciones iniciadas por lo sucedido, se descubrió que esa moto que Ponce conducía al momento del choque era de procedencia ilícita.

Marca Appia y de 110 cc, cuando era alrededor de la hora 20 de ese día, el mismo Ponce la había sustraído del interior del patio de una casa ubicada en Rivadavia entre Calle 3 y Calle 4.

La moto estaba en ese domicilio sin llave y sin traba volante. Y por la sustracción del rodado resultó damnificada una vecina llamada Claudia Lorena Diehl.

Para llevar a cabo el ilícito, el joven ingresó al mencionado patio de esa vivienda, abrió una reja y retiró el ciclomotor, dándose a la fuga posteriormente en el rodado.

Pero la situación se complicó gravemente instantes más tarde para él, ya que en la huida chocó con un automóvil Ford Ka que estaba parado en Burgos casi Calle 4.

En el lugar, al llegar la Policía el joven dijo lo que dijo, no quiso ser atendido por una médica del Hospital Pintos que se había hecho presente en una ambulancia y se retiró caminando, con su rostro ensangrentado.

Días atrás, el hecho descrito se había convertido en materia de un juicio abreviado que se tramitó en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo del Dr. Héctor Torrens.

Ponce, en ese proceso judicial, fue hallado autor penalmente responsable de los delitos violación de domicilio y hurto simple en concurso real, lo que se tradujo en el dictado de una condena consistente en una pena de seis meses de prisión.

Pero los antecedentes penales computables que el joven azuleño posee derivaron en que en ese mismo juicio abreviado le fuera dictada una pena única de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo, comprensiva del ilícito materia de este proceso judicial y de otra pena única que registraba desde antes.

Esa sanción, de cuatro años y once meses de prisión -también a cumplir-, le había sido impuesta el pasado 3 de mayo de este año en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de esta ciudad.

En ese debate el joven había sido hallado autor de los siguientes delitos, en el marco de tres causas penales distintas que se trataron en aquel proceso: robo agravado en poblado y en banda  -un hecho ocurrido en Azul el 7 de febrero de este año-; amenazas agravadas por el uso de armas (dos hechos), lesiones leves y desobediencia (dos hechos) en concurso real, ilícitos cometidos también en esta ciudad, respectivamente, los días 29 de agosto y 5 de septiembre del año pasado.

Esa condena que le fuera dictada en el TOC 1 en mayo pasado fue comprensiva, a su vez, de una pena única de tres años y tres meses de prisión de cumplimiento efectivo que el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 le había dictado el 19 de agosto de 2014, en el marco de dos causas penales más. Y dicha sanción comprendía -además- una pena de un año y nueve meses de prisión que le fuera dictada por tres causas diferentes en el mismo Juzgado Correccional donde ahora volvió a ser condenado por la sustracción del ciclomotor.

Los antecedentes condenatorios referidos se convirtieron en una circunstancia agravante valorada para Ponce por el juez Torrens, quien tuvo en cuenta como una atenuante “el buen concepto del que pudiera resultar merecedor”, teniendo en cuenta para ello un informe socio ambiental incorporado al expediente judicial convertido en materia de este proceso abreviado.

“Volver a delinquir revela la indiferencia del autor como capacidad psicológica para motivarse en la norma, además de un desprecio por la advertencia social de reproche contenida en el pronunciamiento previo de condena”, señaló también el juez Correccional en el fallo con relación a los antecedentes penales computables del joven azuleño sometido a este juicio abreviado por la sustracción del ciclomotor.

“En cuanto al monto de la sanción privativa de libertad a imponer, teniendo en cuenta la calificación legal, las circunstancias del caso y el imperativo legal que obliga al Juez a mantener la pena acordada cuando no se verifican situaciones de excepción al trámite de juicio abreviado, debo aplicar al encausado Ponce la pena de seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por estos hechos y, previo unificar la sanción a imponer en autos con la pena única de cuatro años y once meses de prisión de cumplimiento efectivo,…, la pena única de cinco años de prisión que fuera acordada por las partes en el convenio”, agregó el Dr. Torrens.

Ese convenio para la realización de este juicio abreviado había sido acordado por el fiscal Luis Surget y por la defensora Oficial Adriana Hernández, funcionaria judicial que representó a Ponce en lo que fue este proceso.

El dato

“Dada su condición de notoria insolvencia, al encontrarse privado de libertad en causa ajena a la presente, habré de eximir al imputado Ponce del pago de las costas procesales y convertir en definitiva la entrega de la motocicleta realizada a la damnificada Diehl”, escribió también el juez Torrens en el fallo de este juicio abreviado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *