FALLO DE UN JUICIO ORAL

Un colectivero, condenado por un choque

Le impusieron una pena de tres meses de prisión en suspenso y otra que lo inhabilita por quince meses para manejar. En agosto de 2014 manejaba un colectivo verde que chocó con un auto. El accidente ocurrió en San Martín y Lavalle. Una mujer que guiaba el rodado menor había resultado con lesiones leves. 

Un auto y un colectivo, los vehículos implicados en este choque por el que días atrás el conductor del micro fue condenado en un juicio.JOSÉ BERGER/ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Un auto y un colectivo, los vehículos implicados en este choque por el que días atrás el conductor del micro fue condenado en un juicio.JOSÉ BERGER/ARCHIVO/EL TIEMPO

El chofer de un colectivo de una empresa de transportes de pasajeros local había sido condenado en un juicio oral a tres meses de prisión en suspenso y a una pena que lo inhabilita por quince meses “para conducir toda clase de vehículos que requieran para ello una licencia o autorización estatal”.

El conductor, según se mencionó en el fallo, había estado implicado en un accidente de tránsito ocurrido en agosto de 2014 en esta ciudad, cuando el micro que guiaba chocó con un automóvil, colisión que derivó en que la mujer que manejaba el rodado menor resultara lesionada.

El debate por este caso se había llevado a cabo días atrás en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo de Héctor Torrens, juez que halló al chofer autor del delito de lesiones leves culposas.

Fuentes judiciales habían identificado al colectivero como Marcelo Ricardo Valicenti, un azuleño que tiene 45 años.

El choque por el que el colectivero fue condenado había ocurrido el 11 de agosto de 2014.

“Siendo aproximadamente las siete horas y treinta minutos, Marcelo Ricardo Valicenti, quien conducía un vehículo tipo colectivo marca Mercedes Benz, dominio colocado TGC-222, de la empresa de transporte El Libertador SRL, por la calle San Martín de la ciudad de Azul, en dirección noroeste-sudeste, al arribar a la intersección con la calle Lavalle de esta misma localidad, continuó su marcha a velocidad no precautoria y no respetó el derecho de paso que poseía el automóvil marca Renault, modelo Clío, de color bordó, dominio colocado DYG-666, que accedía a la encrucijada desde la derecha circulando por la última arteria en sentido de sudoeste a noreste y era conducido por la ciudadana Gloria Luján Aguirre”, escribió el juez en el fallo.

Esa interposición del colectivo “en la línea de marcha del vehículo menor” derivó en que el Clío embistiera al micro “sobre el lateral derecho”.

También, que a causa del impacto la mujer que guiaba el auto en el que llevaba a su hija -que no resultó herida- sufriera un “traumatismo encéfalocraneano con pérdida de conocimiento y politraumatismos”, lesiones que después -una vez que fue trasladada ese día al hospital- fueron consideradas de carácter leve.

Teniendo en cuenta la descripción de los hechos, el juez consideró como “imprudente y antirreglamentario” el accionar del chofer, lo que derivó en esta condena de primera instancia para él.

“La conducta del acusado Valicenti se convirtió en causal eficiente y determinante de producción de la colisión a resultas de la cual resultara lesionada Gloria Luján Aguirre, siendo por tanto merecedor de reproche penal a título de culpa”, concluyó el titular del Juzgado Correccional 2.

El dato

La falta de antecedentes penales y “el buen concepto del que resulta merecedor” fueron considerados para el conductor del micro circunstancias atenuantes a la sanción que recibió. Y como agravantes, el juez valoró su condición de chofer profesional, “circunstancia que lo obligaba a desplegar un nivel más elevado de prudencia y atención en la medida que la concesión estatal le confía la seguridad de aquellas personas que transporta en el contexto de un servicio público tercerizado”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *