LA SEMANA POLÍTICA

Un Concejo enredado

El presidente del Concejo Deliberante Pedro Sottile quedó aislado dentro del cuerpo siendo el único nexo directo con el Ejecutivo ante la ausencia de un bloque oficialista.
<
>
El presidente del Concejo Deliberante Pedro Sottile quedó aislado dentro del cuerpo siendo el único nexo directo con el Ejecutivo ante la ausencia de un bloque oficialista.

Avanza la idea de desplazar a Pedro Sottile de la presidencia del Deliberativo. Sin bloque oficialista, cumple el rol de defender las iniciativas del Ejecutivo. Si se rechaza el veto de Bertellys al menor incremento de la tasa urbana el Intendente recurrirá a la justicia.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

Lentamente o de forma vertiginosa, como se quiera ver, estamos cruzando el primer año de gestión de las nuevas administraciones nacional, provincial y municipal. Resulta apresurado un balance pero, claramente, hay indicios de los caminos tumultuosos que atraviesa la Argentina. Se mezcla el ajuste de la economía, sin un horizonte despejado arrastrando un fuerte costo social, la torpeza del macrismo o ciertos espejismos donde llueven dólares, la corrupción nuestra de cada día que provoca un cataclismo en la cúpula del kirchnerismo y que, si no fuera tan trágico,  sería un buen argumento para algún comics. Los bolsos de Josecito en el convento y las monjitas, la impunidad de tipos contando millones de dólares en la “La Rosadita” o la caja de Seguridad de Florencia K, los miles de millones de un ex cajero de banco que se reinventó con el choreo de la obra pública, léase Lázaro Báez. La lista podría seguir pero lo último, lo recién salido del horno es el dragón con la caja fuerte de un ex funcionario sciolista, una suerte de tesorero de la Dirección General Administrativa, justamente por donde pasa gran parte del dinero y que dependía de la Jefatura de Gabinete provincial. Quizá guardaba el cloro de la pileta pero, hay que admitir como se  pregonaba en el Mayo Francés, que es “la imaginación al poder”. En este caso, serían las mil y una formas de cómo disimular el dinero que se robaba al Estado o el juego de la impunidad.

Es inentendible esta Argentina. De un proceso laqueado de progresismo, con nuevos paradigmas y una batalla cultural contra las corporaciones surgen como hongos increíbles casos de corrupción mientras que hoy gobierna la “derecha gorila”. Algo falló. Los turnos para ir al psicólogo están agotados pese a los negadores seriales, empezando por la ex Presidenta.

 

Es lo que hay

Pero hay que seguir con lo que hay y sincerarse: ésta no es, justamente, una época de abundancia de grandes pensadores, líderes de masas, de luminosidad. Atravesamos una decadencia generalizada que empieza por la educación y sigue con la locura colectiva  por la inseguridad. La multiplicación que generan los medios de comunicación, con el papel preponderante de la televisión, hace que internalicemos miedos y conductas. Azul no es el conurbano pero se observa la presencia creciente de violencia y robos en diversas modalidades.

Desde el Ejecutivo no se tienen precisiones en el diseño de una política en ese terreno en el que deben interactuar distintas áreas. La marginalidad, la falta de fuentes laborales, ausencia de contención son un buen caldo de cultivo y, por otro lado, esta ciudad no es una isla de lo que acontece alrededor.

 

La novela de la tasa  

Metidos en el terreno político, el Concejo Deliberante sigue siendo una caja de Pandora. Este martes tendrá que tratar el veto del Departamento Ejecutivo al incremento de la tasa urbana que aprobó el cuerpo y que resulta menor a lo que se viene cobrando. Este es un tema remanido con idas, vueltas y actos fallidos. Ya se está distribuyendo el último trimestre y si los ediles tienen los votos suficientes para insistir derivaría en la revisión de esos vencimientos. Pero hay un dato: de darse ese escenario, el intendente Hernán Bertellys se presentará ante la justicia. En su entorno consideran que hay antecedentes de la Corte Suprema sobre la competencia para modificar tasas y sería exclusivamente del D.E. Más aún, evalúan que los concejales serían culpables de desfinanciar a la Comuna y sufrirían los cargos en pesos correspondientes.

Nadie tiene claro cómo se desenreda todo esto pues, para completar el cuadro, el Deliberativo atraviesa una delicada situación interna. Ante la negativa de su presidente  Pedro Sottile de convocar a una sesión especial para abordar el veto está madurando la idea de varios ediles de desplazarlo de ese cargo.

 

El rol de Sottile   

La disyuntiva es que el Ejecutivo no tiene un bloque oficialista que le responda a todos sus requerimientos. El pase de Bertellys a Cambiemos provocó un tembladeral en el ex Frente para la Victoria por lo que, en la práctica, Sottile se convirtió en prácticamente el único nexo directo entre la planta baja y el primer piso del Palacio Comunal.

Pese a su actitud conciliadora, esto lo aisló, en alguna medida, de su rol en el cuerpo por lo que se está analizando que asuma el vicepresidente primero Pablo Yannibelli.

Los funcionarios más cercanos al Intendente evalúan esta situación “como un ataque encubierto” a la gestión y van más allá: “nosotros vemos esto como un claro golpe institucional”, recordando, con sus variantes, lo que aconteció en su momento con el ex intendente José Inza.

¿Tendrá ese volumen la postura de los ediles o resulta sólo una máscara de los límites que tiene la política en esta ciudad?

Como alejándose de las rencillas cotidianas, Bertellys está acelerando la concreción de obras como el inicio de la repavimentación de 53 cuadras y el llamado a licitación para asfaltar otras 18 y cerrar así tramas inconclusas en distintos barrios de la ciudad, entre otros emprendimientos.

Con este accionar busca también reemplazar cierta soledad política en lo local y refugiarse en el gobierno de María Eugenia Vidal. La laxitud del hoy no permite bosquejar lo que sucederá mañana.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *