DOMINGO DE “ELECCIONES”

Un día distinto para algunos, igual para otros

 

 

Silvina de la Rosa estuvo ayer –desde muy temprano- a cargo de la panadería situada en Av. Pellegrini, frente al parque. “Siempre en día de elecciones anda mucha gente. Tenemos escuelas cerca y las autoridades de mesa vienen a comprar”, comentó. María Gabriela Lucero estuvo ayer al frente de la farmacia –una de las dos de turno- ubicada en Av. 25 de Mayo esquina Guaminí. “El día de elecciones y, al ser domingo, es más concurrido”, comentó. Respecto de su experiencia como sufragante, expresó: “Fui a votar y pedí disculpas porque la cola era larga, y una de las autoridades de mesa preguntó si alguien tenía inconvenientes en que vote antes porque estamos de turno y nadie se opuso”.Juan Pedro Rodríguez es propietario de la carnicería JP. Ubicada en un local sobre Avenida Mitre, el comerciante optó por darle al domingo electivo una pizca de humor. “Macri me mandó un Whatsaap. Me dijo que abra el domingo 22/10. Te esperamos”. “No es algo para hacerlo todos los días”, advirtió.Luciano Marfur tiene 82 años. Si bien no está obligado a votar, eligió sufragar. Lo hizo en la Escuela N° 28, adonde llegó con muletas por la artrosis que padece. “Espero que sea un país bueno”, indicó. Maximiliano Correa tiene 21 años y acredita un lustro como canillita. En el semáforo de Avenida Pellegrini y Bidegain afirmó que se haría tiempo para cumplir con el deber cívico. “Cuando termino acá hago algunos repartos y voy a votar”, expresó.  Con sus joviales 87 años, Juana Guillermina Nicolai cumplió con el cometido del voto. “Vengo porque me gusta; siempre es un votito más”, expresó y agregó: “Nunca me perdí una elección. Desde los 18 años he venido con lluvia, con calor, con frío; con todo”. Augusto estaba feliz. Votó temprano y, pasadas las 11, se aprestaba a subir al colectivo que lo depositaría junto con su mamá, Norma, en la Ciudad Autónoma. Allí lo esperaban quince días de vacaciones. “Lo tomo como un día más, como un trámite. No es algo que me quite el sueño. Cumplí con el deber cívico y nada más”, indicó.Jonatan Schneider y Matías Witig llegaron a esta ciudad desde Oberá (Misiones). Ayer, este diario los contactó en el sector de Playa Grande del Balneario Municipal. Teniendo en cuenta la distancia a la que estaban de sus domicilios, estuvieron facultados para no votar. “Ya fuimos a la policía para hacer la exposición porque estamos a más de 350 kilómetros”, explicó Schneider.
Dos de las alternativas que tomaron vecinos de esta ciudad luego de cumplir con el deber cívico. Algunos eligieron el Parque Municipal, donde Carlos García tuvo una concurrencia habitual a la de otros domingos en su puesto de golosinas. Otros, también con equipos de mate y reposeras, fueron al parque de diversiones que se instaló en Avenida Mujica y Rauch.Nelly, Nahuel, Germán y Andrea, algunos de los trabajadores del Hospital Pintos –de las áreas Administración y Egresos, y Recursos Humanos- que ayer estuvieron cumpliendo con sus labores habituales. Previamente cumplieron con la obligación del voto.Dos de las alternativas que tomaron vecinos de esta ciudad luego de cumplir con el deber cívico. Algunos eligieron el Parque Municipal, donde Carlos García tuvo una concurrencia habitual a la de otros domingos en su puesto de golosinas. Otros, también con equipos de mate y reposeras, fueron al parque de diversiones que se instaló en Avenida Mujica y Rauch.
<
>
María Gabriela Lucero estuvo ayer al frente de la farmacia –una de las dos de turno- ubicada en Av. 25 de Mayo esquina Guaminí. “El día de elecciones y, al ser domingo, es más concurrido”, comentó. Respecto de su experiencia como sufragante, expresó: “Fui a votar y pedí disculpas porque la cola era larga, y una de las autoridades de mesa preguntó si alguien tenía inconvenientes en que vote antes porque estamos de turno y nadie se opuso”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *