ENFOQUE

Un Ejecutivo que habla de sensación de inseguridad y baja del índice delictivo

Cuando asistimos a los dichos expresados desde el Ejecutivo municipal en relación a la inseguridad nos llama la atención  tanta  insensibilidad social para con aquellos vecinos que han sido afectados por diferentes  hechos delictivos habiéndose dado casos de extrema gravedad y violencia.

Cuando desde los distintos barrios se han escuchado casos de robos y vandalismo, cuando han  sido afectados comercios  y particulares decimos que hay funcionarios que parece que viven otra realidad, quieren ocultar con números y estadísticas la visualización que vienen haciendo los vecinos de nuestra comunidad, extendido desde hace un largo tiempo a la nocturnidad que pone en riesgo a los jóvenes y sus derechos.

Lejos de dar  respuestas efectivas lanzan declaraciones desafortunadas cuando dicen que ha bajado el índice de casos delictivos o que solo es una sensación de inseguridad. Luego, y ante una catarata de declaraciones en sentido contrario y hechos concretos, el gobierno municipal sale a convocar a integrar el foro de seguridad, no como una decisión política sino más bien a una réplica de las acciones del Gobierno Nacional de prueba y error.

Cuando el actual intendente,  en campaña  del  año dos mil quince se reunió con las entidades vecinales y,  ante el planteo de las mismas,  aseguró que la seguridad sería una prioridad en su gestión de gobierno, podemos decir que no visualizamos una planificación  en este sentido, no hay una efectivización de los fondos provenientes de provincia, no hay una política pública de prevención. Los dichos del secretario de gobierno en relación a que el intendente se preocupa y ocupa  lejos esta de la realidad atendiendo que la inseguridad es multicausal y requiere de un tratamiento interdisciplinar.

Cuando hay un recrudecimiento de los hechos de inseguridad y violencia que viene siendo  preocupación de los vecinos,  no hay decisiones política que tienen relación directa con esta problemática como; resolver la desocupación, el  avance de la pobreza,  los sectores de hacinamiento producto  de la ausencia de planes de vivienda y la  carencia de programas de desarrollo social que va más allá de la lógica asistencialista de campaña que produce exclusión y  que,  tan lejos están de lograr la inclusión que se convierta en justicia social.

 

Marcelo Ibarra.

Referente del barrio

Plaza Oubiñas

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *