FÚTBOL – SEXTA DIVISIÓN

Un empate que deja todo servido para la revancha 

En el partido de ida de la serie que definirá el título del Apertura, River y Athletic igualaron 1 a 1. En cancha de Alumni, Facundo Amundarain (en contra) y Hugo Prezioso –ambos en el primer tiempo– determinaron la cifra de la primera final.

La banda toca el empate. Hugo Prezioso define ante Sequeira y establece el 1 a 1. River y Athletic empataron y definirán el título la próxima semana.
FOTOS NICOLÁS MURCIA
<
>
La banda toca el empate. Hugo Prezioso define ante Sequeira y establece el 1 a 1. River y Athletic empataron y definirán el título la próxima semana. FOTOS NICOLÁS MURCIA

Han venido sosteniendo sendas campañas casi idénticas que pareciera que no quieren marcar grandes contrastes. Mismo puntaje en la fase clasificatoria, mismo global cada uno en la semi que ganaron y ahora este reparto equitativo en la ida del mano a mano decisorio.

La mirada global esboza una suerte de resumen en el que River se queda con mejor mérito que Athletic, con lo que suele denominarse “mejor imagen”, delineada a partir de la acumulación de los méritos que inclinan la balanza de lo que debió haber sido y no fue a favor del elenco de Genco. Pero hasta ahí.

La primera final de Sexta División por el título del Torneo Apertura, disputada ayer en el Emilio S. Puente, culminó 1 a 1 y predispone un panorama tan tentador como abierto entre riverplatenses y albos de cara a la revancha en el Lorenzo Palacios.

Un partido el de ayer que dispuso de momentos de fortaleza para ambos, pero que marcó diferencias por el jugo que cada uno le sacó al suyo (más allá de un empate que no se rompió). En el albor fue la banda roja el que tomó cierto control, fundamentalmente a partir de una ventaja territorial. Las diferencias no eran rotundas y en ese contexto, la estrellita celebró la conquista inicial: Zualet jugó para Poblet en una jugada abierta, éste mando el centro y fue Facundo Amundarain el verdugo de su propia valla.

El conjunto de Villa Fidelidad se nutrió de mejores instrumentos y a partir de mayor tenencia comenzó a preponderar. Perdió algo de vigencia en el medio Prezioso y la bocha pasó a encariñarse con Cordero, Tobias Zualet y Poblet, que triangulan con apetencias ofensivas. Se jugaba bastante más tiempo en la mitad de River, pero el gol cayó sobre el otro lado:  una jugada por izquierda, a Bustingorri parece que lo faulean dentro del área pero Lugüercio sanciona el tiro libre fuera del área; remate de Cosentino y Hugo Prezioso que, en anticipo, desvía el balón para consumar el empate.

En el segundo tiempo hubo una compostura del juego millonario, de nuevo con Prezioso como mentor desde el círculo. La primera mitad del complemento tuvo control albirrojo, con algunas ocasiones de gol muy destacadas, pero Sequeira fue un notorio impedimento.

El tramo final, con más interrupciones y con mayor conciencia de que esto continúa en el oeste la semana próxima, fue menguando intensidad y volvió a mostrar un trámite parejo, bastante confuso. La estrellita dispuso de una ocasión importante que Amundarain salvó en la línea y no mucho aconteció. Salvo la expulsión, por doble amarilla, de jugador fidelino de Toribio.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *