RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

Un final de torneo que amarga tanto dulce

Una notoria campaña de Azul Rugby Club, un segundo puesto tras Onas y, paradójicamente, una triste despedida del Clausura de la UROBA luego que recientes modificaciones reglamentarias hubieron de determinar que ser el mejor segundo no sirva de mucho.

La Primera de Azul Rugby Club plasmó una excelente campaña y culminó el Clausura en la segunda posición.
ARCHIVO/ARC
<
>
La Primera de Azul Rugby Club plasmó una excelente campaña y culminó el Clausura en la segunda posición. ARCHIVO/ARC

No era un sábado más para la familia borraja, que se juntó al mediodía en la plaza San Martín, esperando a los compañeros para viajar a Olavarría.

El objetivo de la Primera de Azul Rugby Club ya no era el mismo de unas semanas, pero no era menos importante: lograr puntos en la visita a Ferro, unidades potables para quedar como el mejor segundo en el Clausura de la UROBA, circunstancia que estimulaba a todos pese a que –debido a modificaciones reglamentarias– ese destacado posicionamiento ya no posibilitara jugar cuartos de final.

No era un partido fácil en tierras taurinas, y la hipótesis preveía un gran espectáculo. Y vaya que lo fue.

Penales y errores de los dos lados, juego trabado y pitazos a diestra y siniestra hacían de un partido poco jugado y muy trabado. La primera diferencia fue borraja, penal que Jere Fernández convirtió a los 4 minutos. La alegría duro pocos minutos, otro penal y empate en 3.

El partido carecía de emociones, si bien ARC tomaba la iniciativa, con un pack de forwards inspiradísimos que arrasaban los scrums y ganaban metros en cada avance. Mediando el primer tiempo, una jugada bien armada por los “gordos” le llegó a Canevello, quien pudo esquivar dos marcas para volar al ingoal. Jere Fernández convirtió para estirar la ventaja.

Empujados por su gente, Ferro arremetía contra la defensa borraja sobre el cierre del primer tiempo, y en esa inercia logró el try que lo dejaba a tiro en la desventaja: 8 a 13.

Guzmán fue, como siempre, preciso en sus palabras. Las desatenciones y los descuentos del local eran puramente por relajación ajena.

Diez minutos le costó a la visita salir del asedio. Otra vez una muy buena jugada de la primera línea, con Garat, Goicolea y Vuotto, quienes en una baldosa hacían volar la ovalada, para que la línea penetrase y Canario Canevello convirtise y otra vez arriba.

La alegría duraría apenas cinco minutos. Desatenciones, juego rápido a la línea y los rápidos locales convertían para pasar al frente por 22 a 18.

Ahora sí era un partidazo. Justo es ese momento, cuando quizá era el turno de la visita para convertir, una amarilla a Marateo y una injustificada a Vuotto, derrumbaban las posibilidades azulgranas y las enterraba con otro try local.

Pero con 13 hombres, se vio otro Azul Rugby Club. Penetró a la defensa olavarriense con una jugada individual de Maddío, que se zambulló en el ingoal. Fernández convirtió y 27 a 25 abajo… pero con chances. Las alegrías seguían siendo efímeras (como en la vida): Los Toros llegaba a otro try.

Fueron y fueron los gordos, incansables como toda la tarde, buscando huecos, penetrando; el Buey Scalcini arrastraba gente, ganaba metros, abría la guinda. Pato Maddío entró lanzado y anotó el try. 32 a 30 y una posibilidad de que la conversión definiera el empate en tiempo cumplido. Pero la suerte, el destino, la historia ya tenía predestinado este resultado.

En lo que fue el partido con más idas y vueltas, con más gritos de un lado y del otro, ARC logró el segundo puesto en la Zona 1 (con el punto bonus). La derrota no estaba en ninguno de los planes, la campaña borraja puede que no lo mereciera. Este tren sigue su viaje y Azul Rugby lo despide desde un muy digno andén (aunque no sea un consuelo).

HOCKEY: UNA ÚNICA ALEGRÍA JUVENIL

El día sábado, las categorías juveniles de ARC recibieron en el Molteni a Saladillo Hockey Club.

Se sostiene la racha triunfal de la Sub 12, llenando de orgullo a sus entrenadores y familiares. No quieren despertar de este sueño a pesar de no poder decir los resultados.

La Sub 14, por su parte, mantuvo un reñido partido hasta el final cuando, rememorando lo acontecido en la fecha pasada, le convirtieron un gol en el minuto 68… a dos del cierre.

La cifra del cotejo Dub 16 fue 0 a 0. Magro cotejo, cerrado y trabado por donde se lo mire. Muy aburrido en el primer tiempo, agitado después.

El mano a mano en Sub 18, también puede decirse, fue áspero. Azul Rugby Club jugó con 11 jugadoras, mientras que la visita utilizó sólo 9. Esa superioridad costó demasiado poder plasmarla en el resultado. Recién en el segundo tiempo, cerca del final, la jugadora Martina Milos pudo anotar para el ajustado 1 a 0 de la borraja.

El próximo fin de semana, largo, se divide en dos partidos por la Liga Tandilense: el sábado, las juveniles reciben la visita de Lilán de Laprida, mientras que el lunes, las chicas visitarán a Saladillo, ya por la vuelta de esta zona.

El equipo de mayores, por su parte, recién podrá enfrentar a Lilán este sábado, partido demorado por el mal tiempo de la semana anterior.

Además, se desarrollará un encuentro de escuelitas en club de Remo.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *