UN HOMBRE FUE DETENIDO: LO ACUSAN DE HABER ABUSADO DE SU EX PAREJA

Un hombre procesado en una causa penal por violencia de género se negó a declarar ayer en Tribunales, cuando fue indagado en la fiscalía desde donde se está instruyendo ese sumario, informaron fuentes policiales y judiciales. En ese expediente judicial, como víctima figura una joven que fuera pareja del imputado y habría sido violada por el ahora detenido.

Por el caso se está instruyendo un sumario penal en la UFI 6, la fiscalía que está a cargo del Dr. Luis Surget.

El hombre que está detenido había sido arrestado anteayer, contando para eso con una orden dispuesta desde el Juzgado de Garantías número 1 departamental que actualmente está a cargo de la jueza Mariana Irianni.

En esas circunstancias, luego de un pedido formulado desde la fiscalía actuante en la causa penal, efectivos del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera local llevaron a cabo el jueves pasado la detención del acusado, a quien voceros judiciales y policiales identificaron como Matías Ezequiel Romero.

De 30 años, nacido en Cacharí y con domicilio actual en esta ciudad, Romero había sido arrestado el pasado jueves en horas de la tarde.

El hombre está detenido en la sede de la comisaría primera local, dependencia policial desde donde ayer en horas de la mañana había sido llevado a Tribunales para cumplir con la indagatoria en la que se negó a declarar.

En esa causa penal que se está instruyendo y lo tiene ahora privado de la libertad, está acusado del delito abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño causado en la salud mental de la víctima.

La joven que fuera pareja de Romero había sido la denunciante de la situación en septiembre del año 2014, según señalaron ayer voceros allegados al sumario penal que se continúa instruyendo.

Desde ese entonces comenzaron las averiguaciones en torno a este caso de violencia de género que, en cuanto a lo sucedido, indican que la joven había sido abusada sexualmente por parte de su pareja, en momentos que ambos convivían.

“En principio, lo que se ha podido demostrar hasta el momento es que este hombre la obligó a mantener relaciones sexuales contra su voluntad a la joven, ejerciendo violencia sobre ella”, señaló ayer un vocero judicial allegado a la causa con relación al hecho materia de este ilícito que todavía sigue siendo materia de investigación.

Además de las agresiones físicas durante el abuso sexual, la víctima sufrió un severo daño psicológico por lo sucedido en aquella oportunidad, una situación que le produjo secuelas durante bastante tiempo.

A eso se sumaron las permanentes amenazas que también padeció, las cuales incluyeron a una hija que la joven tiene, dijeron también los voceros.

Las pericias a las que la mujer fue sometida en el marco de la instrucción del expediente penal sirvieron para demostrar ese severo daño psicológico que padecía, que incluía que “viviera encerrada y con miedo”, dijeron las fuentes a EL TIEMPO.

“Ella es como que le tiene pánico a este hombre de encontrárselo, por lo que no puede andar sola. Hasta los peritos aconsejaron que el día que se haga el juicio, si ella tiene que declarar, no lo haga en presencia de él”, explicó el vocero judicial.

Otro aspecto relacionado con este caso indica que la joven estuvo con custodia policial, dispuesta desde la Justicia, durante algún tiempo, ante las permanentes amenazas que recibía por parte de quien era su pareja y ahora está acusado de haberla violado.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *