FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Un hombre y un joven, condenados por vender droga

<
>

A ambos los habían aprehendido durante un allanamiento donde personal policial incautó cocaína y un revólver. El procedimiento se había llevado a cabo en abril del año pasado en Villa Piazza Sur. Uno de los encausados fue condenado a cuatro años y medio de prisión. El otro, a seis años y seis meses de cárcel. Las condenas incluyeron que fueran hallados autores de una agresión de la que resultara víctima un joven en Balneario. Y uno de los imputados, además, fue condenado por un robo. 

Un porteño y un azuleño fueron condenados por una infracción a la Ley de Estupefacientes a respectivas penas de cuatro años y seis meses de prisión y de seis años y seis meses de prisión, tras la realización de un juicio abreviado en un Tribunal local. Teniendo en cuenta el delito por el que ambos fueron condenados, también les impusieron el pago de sendas multas. Para el primero  de los sujetos mencionados, consistente en una suma de 2.000 pesos. Para el otro, de 1.500 pesos.

El mismo proceso, tramitado días atrás en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul, sirvió para que los encausados fueran condenados por otro hecho donde habían atacado a golpes y amenazado con un arma de fuego a un joven en el Balneario. Y el azuleño -además- por otra de las causas penales tratadas en este juicio abreviado fue hallado autor de un robo que había tenido como víctima a un hombre (ver cuadro aparte en esta misma página).

Los encausados fueron identificados por voceros del TOC 1 como Daniel Ezequiel “Milo” Blanco, un hombre que tiene 32 años, es oriundo de la Capital Federal y figura con último domicilio en Azul; y Timoteo Roberto Andrés Farías, un changarín azuleño que tiene actualmente 24 años.

A Blanco, condenado en este juicio abreviado a la ya señalada pena de cuatro años y medio de cárcel, lo hallaron autor penalmente responsable de los siguientes delitos: tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas destinadas al consumidor y agresión.

A Farías, en tanto, le impusieron esos ya referidos seis años y medio de cárcel en carácter de autor de los ilícitos tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización y portación de arma de fuego de uso civil condicional en concurso real con lesiones leves y robo simple.

El juez Martín Céspedes intervino en este juicio abreviado donde a los encausados los representaron el abogado Gabriel Di Giulio, en carácter de defensor Particular de Blanco, y la Dra. Adriana Hernández, defensora Oficial de Farías.

Tras el acuerdo entre las partes, el fiscal Marcelo Fernández solicitó la realización de este proceso que días atrás se tradujo en que ambos encausados fueran condenados.

Las sanciones impuestas fueron las mismas que habían sido previstas en el convenio entre el representante del Ministerio Público Fiscal y los abogados de los imputados.

 

La causa principal

Un allanamiento que personal policial había llevado a cabo el 4 de abril del año pasado en Villa Piazza Sur, concretamente en una casa situada sobre la calle Libertad y también en un vehículo en el que los encausados se habían hecho presente en esa vivienda, derivó aquel día en el hallazgo y posterior de secuestro de estupefacientes que Blando y Farías tenían para la venta en forma ilegal.

Al respecto, el juez Céspedes escribió en el fallo: “Al momento de realizarse diligencia de allanamiento y registro de la totalidad de las dependencias existentes en el inmueble sito en calle Libertad número 1141 de la ciudad de Azul y el registro del automóvil marca Ford Focus -Dominio DPA 303-, Damián Ezequiel Blanco y Timoteo Roberto Andrés Farías tenían ilegítimamente bajo su guarda y disposición con fines de comercialización en dosis fraccionadas, dentro del vehículo, sobre la alfombra del rodado del lado del conductor, un pequeño trozo compacto de sustancia del tipo clorhidrato de cocaína con envoltorio de nylon color celeste y sobre el asiento trasero del rodado, dentro de una bolsa de nylon color verde, once envoltorios conteniendo en su interior clorhidrato de cocaína para su comercialización en dosis fraccionadas destinadas al consumidor, arrojando un guarismo total de 108 gramos, teléfonos celulares y dinero en efectivo”.

“Asimismo -continuó relatando en la resolución el juez- Timoteo Roberto Andres Farías, en las mismas circunstancias de lugar y tiempo, al momento de trasladarse junto a Damián Blanco en el automóvil marca Ford Focus, portó sin la debida autorización por parte de la autoridad administrativa correspondiente un arma de fuego del tipo revólver, marca ‘Amadeo Rossi’, calibre 38 Special, numeración 235460, cargada y apta para disparar”.

Aquel día, policías de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas Azul fueron quienes llevaron a cabo el allanamiento.

En momentos que el procedimiento se realizaba, en la casa anteriormente referida se hicieron presentes en el Focus los dos encausados.

Ambos ocupantes del rodado fueron aprehendidos. Y en esas circunstancias, dentro del auto se halló parte de la droga secuestrada, mientras que el arma de fuego fue incautada después, una vez que el azuleño resultara aprehendido.

Si bien Farías en principio logró darse a la fuga, los policías lo persiguieron y lo atraparon, lo cual sucedió en un terreno que está en Comercio y Rivas.

El dato

Teniendo en cuenta la normativa legal vigente para este tipo de sistema de juzgamiento, el juez que interviene en un proceso abreviado no puede imponerle a un encausado una pena superior a la solicitada por el Fiscal. Y así sucedió en este proceso en particular, donde los condenados fueron el hombre oriundo de Capital Federal y el joven nacido en esta ciudad por esa infracción a la Ley de Estupefacientes y por otros delitos que, en formato de causas penales, también fueron tratados en este juicio.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *