EL PASADO FIN DE SEMANA

Un homenaje de “película” para Héctor Nebbia  

 
 


Edelmiro Menchaca Bernádez y Alfredo Vivarelli Sabalúa, impulsores del ciclo de cine en homenaje a Cacho Nebbia.


Impulsado por el Equipo Delta – Trabajo Teatral, con el acompañamiento del programador Alfredo Vivarelli Sabalúa,  se desarrolló  el Programa Otoño Azul Cine, denominado “¡Luz, cámara… telón!”.
Durante el pasado fin de semana, impulsado por el Equipo Delta – Trabajo Teatral, se desarrolló  el Programa Otoño Azul Cine, denominado “¡Luz, cámara… telón!”. Esta actividad se organizó en homenaje a Héctor Nebbia (Cacho Ferrarello), personalidad de la cultura local que tanto contribuyó en distintos aspectos del arte a través de la radio, la televisión y sus inolvidables convocatorias para ver cine de calidad. Se contó en esta ocasión con el aporte del cinéfilo Alfredo Vivarelli Sabalúa. La actividad se desarrolló en el espacio  de La Salita, Vivero Cultural “Otoño Azul”.
El objetivo de este espacio fue presentar obras teatrales de muy distinta factura, que han sido llevadas al cine, donde se aprecia precisamente esa traslación de un medio a otro. El programa fue de especial interés para estudiantes de actuación, gente de teatro y el público en general que siempre está abierto a nuevas propuestas. Luego de lo realizado, Edelmiro Menchaca Bernárdez, director del espacio y Alfredo Vivarelli Sabalúa, realizaron un balance de lo acontecido.
¿Por qué decidieron hacer un homenaje a Héctor Cacho Nebbia, y cómo se dio este contacto entre ambos para la organización?
Menchaca Bernárdez –El nombre de Cacho Nebbia surgió a partir del afecto que nosotros sentimos por su persona y su trayectoria. Durante décadas lleno un aspecto fundamental de la Cultura de esta su ciudad. Un hombre que acercó a sus amigos, lectores, oyentes o espectadores de sus variadas ofertas, lo mejor del Cine, su enorme pasión. Pero también apreciaba el Teatro, la Música, la Literatura. Cacho siempre deseó programar Cine en La Salita del Vivero Cultural Otoño Azul desde que el Equipo Delta abrió el espacio hace poco menos de dos años. Por razones de tiempo no alcanzó a concretarse.
Vivarelli Sabalúa -Por mi parte, llevaba tiempo hablando con Chiche sobre la posibilidad de hacerlo. Y finalmente el proyecto vio su concreción en este penúltimo fin de semana de verano. Un tiempo de baja actividad cultural que no significa nula, donde la apuesta de acercar gente al espacio de La Salita viniera desde otro lugar: el Cine. Ponernos de acuerdo con Chiche se materializa entonces en esta cita.
¿Cómo fue el criterio de selección para elegir las pelis???
-La selección surgió a partir de elegir Películas que estuvieran basadas en Obras de Teatro. El Cine, desde sus orígenes, buscó en la escena teatral tanto como en la Literatura una fuente de inspiración que luego fue superada con la aparición de los Guionistas, las personas que directamente escribían para la Pantalla. Pero jamás se interrumpió esta búsqueda por los ambientes señalados. En la actualidad siguen haciéndose películas desde bases literarias y teatrales. Entonces, la dimensión que se alcanza es otra: el público de cine al ser más masivo, puede acceder de esta manera a unas creaciones que de otra forma no les llegarían. Se escogieron tres obras representativas de tres épocas y países: España, Inglaterra y Francia y tres autores que los significaran. Fueron Federico García Lorca, Robert Harwood y Yasmina Reza. Los años 30 y 80 del Siglo pasado con los dos primeros y los inicios del Milenio con la tercera. Dos hombres pero también una mujer tras la autoría de estos textos en que basaron sus films tres directores nativos de las geografías escogidas como son los cineastas Mario Camus, Peter Yates y Román Polanski (de inicios en Polonia, su tierra de adopción, pero francés de nacimiento).El resultado de esta selección fueron los tres films exhibidos: “LA CASA DE BERNARDA ALBA” (1987), “EL VESTIDOR” (The Dresser, 1984) y “UN DIOS SALVAJE” ( Carnage, 2011). El público disfrutó de cada una de ellas, todas muy diferenciadas entre si, tocando la Tragedia, la Comedia Dramática y la Comedia a secas.
¿Cuál era el principal objetivo de estos tres días?
-El Objetivo para estos tres días fue ofrecer una nueva actividad dentro del espacio de la  casa de la calle Malere 567 que complementara su oferta teatral. Que el público en general y los estudiantes de teatro en particular tuvieran la posibilidad de experimentar en compañía de otros el ver Cine generado desde el Teatro. Fundir de alguna manera una mirada en otra: son dos formas diferentes de enfrentarse a los espectadores pero complementarias. También pensando en continuar la oferta en el futuro, con lo cual este fin de semana se convirtió en toda una experiencia para nosotros dos.
¿Qué deja de positivo esta primera experiencia?
-El saldo de este ciclo que denominamos “¡Luz, Cámara… Telón!” , que expresa en cierto modo la mixtura de la propuesta, fue sumamente positivo. En primer lugar hacer justicia a la memoria de Héctor Nebbia a través de la apertura del Programa Otoño Azul Cine, y que significa que toda la actividad relacionada con esta expresión artística llevará su nombre como estandarte. Agradecer a los amigos de “Cacho” que se acercaron para acompañar y decir presentes. Todo se desarrolló naturalmente, recordándolo con alegría y  agradecimiento. A la propuesta se sumaron alumnos del taller de teatro con los que ya comentamos y seguiremos oportunamente analizando los distintos aspectos de los trabajos vistos. Otras personas que siempre nos apoyan en cada propuesta y también público que desconocía el espacio.
A pesar de que el clima no parecía ser el indicado para “encerrarse” a ver una película, la actitud del público fue amena, distendida, placentera. Con una previa en el patio enmarcado por el aroma de las plantas y un vaso de refresco pareció la introducción precisa para luego poder disfrutar la proyección en una sala acondicionada al efecto y bien climatizada. Aprovecho para destacar el aporte de una hermosa pantalla cedida por la Asociación Amigos del Museo López Claro quien, además, se sumó personalmente al ciclo.
Las repercusiones creo son todas excelentes. Mucho público siguió todo el ciclo y entendió perfectamente la convocatoria para homenajear, para reunirnos, para acercarnos, para disfrutar incluso con la revisión de filmes ya conocidos. Sé que siguieron comentando y comparando y profundizando las películas. Fue un público maravilloso que abre su mente a un verano que también puede ofrecernos otras particularidades para vivirlo gratamente.
¿La idea es volver a repetir un ciclo como este en breve?
-Varios asistentes pedían que repitiéramos este tipo de propuestas. Veremos las posibilidades de espacio que encontramos en el transcurrir de nuestra actividad. Pero, seguramente, estaríamos muy felices que el Programa Otoño Azul Cine Héctor Nebbia haya venido en esta temporada para quedarse. El Equipo Delta está siempre dispuesto a renovar su oferta cultural. Contamos con el entusiasmo de un cinéfilo como Alfredo Vivarelli que generosamente brinda lo mejor de su material, conocimiento y sensibilidad y con un público que siempre nos acompaña.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *