PAVIMENTO EN EL MICRO Y MACRO CENTRO

Un informe sobre la calidad del asfalto generó dos posiciones

La calle Prat, entre Rivadavia y Alvear, es una de las arterias en la que los profesionales de la Facultad de Ingeniería detectaron fisuras.
<
>
La calle Prat, entre Rivadavia y Alvear, es una de las arterias en la que los profesionales de la Facultad de Ingeniería detectaron fisuras.

Para el Ejecutivo, en la voz de Jorge Palmisano y Héctor Comparato, los resultados de la inspección visual realizada por la Facultad de Ingeniería de Olavarría “son buenos” y las observaciones “son cosas menores”. Por su parte, Claudio Molina y Omar Norte, autores del proyecto que llevó a que se hiciera el estudio en las calles azuleñas, hay que esperar que se cumpla la segunda etapa de la inspección para que se determine si las deficiencias son graves o no.

En noviembre del año pasado, el Concejo Deliberante aprobó una Resolución solicitando a la presidencia del cuerpo que convocase a la Facultad de Ingeniería de Olavarría para que realice una auditoria sobre la calidad de la obra de pavimento asfáltico que el municipio hizo en 53 cuadras del macro y micro centro.

La inspección visual se hizo y los resultados técnicos fueron dados a conocer en principio por el Ejecutivo, no por el Legislativo que fue quien encargó y costeó su realización.

En la última sesión el Concejo Deliberante recibió formalmente el informe de la Facultad y lo envió a la Comisión de Obras Públicas para su análisis. No obstante, los concejales decidieron avanzar con la contratación de la segunda parte del estudio que ya no será visual sino en base a las muestras de asfalto que se tomen.

Sobre este tema este diario recogió dos visiones. Por un lado, la palabra del secretario de Obras y Servicios Públicos, Jorge Palmisano, y del director de Hidráulica, Héctor Comparato, quienes aseguraron que si bien se han formulado observaciones, “son cosas menores” y “normales” para una obra de esas características.

Por otro lado, los concejales del GEN Omar Norte y Claudio Molina, quienes plantearon desde el Concejo Deliberante la necesidad de realizar la auditoría, salieron a los medios una vez que el Ejecutivo se había adelantado a dar su opinión sobre el estudio. Ellos, no entendieron que sea tan determinante. “Hay deficiencias”, dijeron e insistieron en que es necesario esperar el informe definitivo que surgirá cuando se realice la segunda etapa del convenio.

El estudio técnico    —

La auditoría fue realizada por profesionales del Laboratorio de Ensayos de Materiales de la Facultad de Ingeniería de Olavarría, dependiente de la UNICEN.

El objetivo fue la inspección visual de pavimento de concreto asfáltico y el análisis de resultados de la obra de pavimentación de 53 cuadras de esta ciudad.

El estudio ocular se hizo en el transcurso de junio sobre 17 calles -de las cuales 12 se hicieron a pedido del municipio y las 5 restantes fueron elegidas por personal del laboratorio-.

Lo que se analizó fueron la estabilidad y la fluencia -que es la deformación que sufre a través del tiempo- del concreto asfáltico y la resistencia a compresión del hormigón. Luego, se compararon con los requisitos establecidos en el pliego de condiciones técnicas.

Algunos detalles   –

Así, de la inspección visual del pavimento de concreto asfáltico y del análisis de los resultados, los profesionales llegaron a varias consideraciones generales.

Una de ellas es que “el pavimento de concreto asfáltico presenta defectos constructivos como la diferencia de nivel entre los paños y/o entre el paño de concreto asfáltico y el cordón cuneta”. Acá cabe señalar que cuando se pavimenta una calle, se lo hace por paños. Cada calle lleva tres paños paralelos.

También determinaron que “en algunas calles se registran fisuras longitudinales y/o transversales, zonas de tamaño variable con agregados expuestos y áreas rugosas”.

En lo que hace a los cruces de bocacalles evaluados, puntualizaron que “presentan un buen estado general, no observándose fisuras ni desprendimientos de la carpeta superficial”.

Yendo a datos más técnicos, advirtieron que los ensayos de estabilidad y fluencia “cumplen los requerimientos estipulados en el pliego de condiciones”, pero la relación estabilidad/fluencia “no se verifica en 8 de las muestras analizadas”.

Evaluación de anomalías   –

Los profesionales también realizaron una evaluación de las fallas relevadas y sus posibles causas.

De las fisuras en general, indicaron que pueden ser ocasionadas porque las capas ubicadas debajo del concreto asfáltico se mueven y eso produce el agrietamiento. Sobre por qué se mueven esas capas, señalaron que se pueden originar por la expansión o contracción que causan los cambios de humedad o temperatura, por deformaciones del terreno y también por el tránsito pesado.

En lo referente al desgaste superficial que detectaron en el pavimento, consignaron que es natural por la acción del tránsito, el frío o el calor. No obstante, advirtieron que si el deterioro se manifiesta pronto, puede ser producto de falta de adherencia del asfalto con los agregados, o también una deficiente dosificación del asfalto en la mezcla.

También hicieron mención a la textura abierta y la falta de lisura que presenta el asfalto y marcaron que puede ser consecuencia de una mala dosificación del concreto, falta de temperatura durante su colocación y además por una compactación deficiente.

Recomendaciones    –

Luego de la inspección y el análisis de los resultados, los encargados de la auditoria dieron una serie de recomendaciones.

Entendieron que para verificar el espesor del concreto asfáltico deben extraerse muestras testigos.

A su vez, recomendaron al municipio sanear las fisuras existentes para evitar el ingreso de agua y, ante el desgaste superficial leve, que se riegue con emulsión rejuvenecedora toda la superficie afectada.

LA RESOLUCIÓN QUE ORIGINÓ LA INSPECCIÓN

Fue el bloque GEN el que presentó en noviembre del año pasado un proyecto de Resolución, que resultó aprobado por mayoría, solicitando a la Presidencia del Concejo Deliberante que convoque a la Facultad de Ingeniería de la UNICEN, con sede en Olavarría, para hacer una auditoria con el fin de determinar la calidad de la obra de pavimento asfáltico urbano que se estaba haciendo en el micro y marco centro de la ciudad.

Según indicaron en la Resolución, la iniciativa partió de la preocupación planteada por “numerosos vecinos frentistas” en relación a la calidad de la obra en 53 cuadras que había comenzado a ejecutar el municipio con financiamiento provincial proveniente del Programa Fondo para Infraestructura Municipal, con la participación de la empresa

Minaber S.A., ganadora de la licitación.

Textualmente, consignaron que “de acuerdo a testimonios brindados por vecinos frentistas e incluso profesionales con conocimiento en la materia, existirían falencias en su ejecución.

Por esto, solicitaron la inspección para determinar algunos aspectos específicos como la adecuada preparación de la base de la superficie en cada calle a intervenir; recaudos para su sellado evitando filtraciones; espesor y consistencia de la carpeta asfáltica aplicada; resistencia de la obra; componentes utilizados en la carpeta de cemento que une el asfaltado con la vereda.

“Dada la importancia del reclamo, es necesario determinar fehacientemente la calidad y consistencia técnica de los trabajos que se efectúan, en referencia a lo que estipula el pliego de bases y condiciones y los contratos firmados con la empresa adjudicataria, atendiendo que es una obra pública financiada con fondos públicos”, expresaron.

También, entendieron los concejales que aprobaron la Resolución que “es importante, de ser necesario, determinar las eventuales responsabilidades contractuales empresarias y de los funcionarios a cargo de las áreas encargadas de la supervisión de los trabajos, llamando poderosamente la atención el reciente nombramiento de un asesor técnico para el control de la obra, teniendo el municipio profesionales y empleados sobradamente capacitados para tales efectos”.

En ese marco es que convocaron a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, con sede en Olavarría, para que a través de sus recursos técnicos, hicieran una auditoria determinando si su calidad se ajusta a los requerimientos exigidos en los pliegos de licitación y contratos, y si se corresponden con las buenas prácticas de acuerdo a los estándares técnicos aceptados para ese tipo de obras.

EL ACUERDO ENTRE LA FACULTAD Y EL CONCEJO

Para la realización de la auditoria, el decano de la Facultad de Ingeniería de Olavarría, Marcelo Spina, y el presidente del Concejo Deliberante de Azul, Pedro Sottile, firmaron el 6 de enero de este año un acuerdo específico en el que establecieron una serie de cláusulas.

Entre ellas, que la auditoria se haría en dos etapas.

La primera etapa, que es la que ya se hizo, comprende la lectura y análisis del pliego de  condiciones para determinar si se dio cumplimiento; visita a la obra y relevamiento del estado de las cuadras construidas; y análisis de los resultados en lo referente a tipos de suelos empleados, compactación y concretos asfálticos aplicados.

La segunda etapa, comprende “la propuesta de trabajo para la verificación del cumplimiento del pliego con determinaciones complementarias”, que en la última sesión el Concejo aprobó con la idea de avanzar en la contratación para la realización de esa propuesta.

Asimismo, en otras de las cláusulas se estableció que el Legislativo abonaría 15.000 pesos para la realización de las tareas de la primera etapa.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    julio 23, 2017 at 6:03 pm

    Igual, el asfalto bueno es el de
    concreto. Este dura poco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *