Un jubilado fue víctima de un brutal asalto en su casa 

 
El hecho ocurrió en una vivienda que está sobre la Calle 8, en cercanías a la Unidad 7, durante las primeras horas de la mañana del pasado domingo. Un sujeto que tenía el rostro cubierto ingresó a la propiedad por un ventiluz. Al jubilado, que tiene 66 años, le provocó varias heridas en la cabeza al golpearlo con una varilla de hierro. El delincuente huyó llevándose doce mil pesos y dos armas de fuego.
 

La casa donde este violento robo se produjo anteayer. El jubilado que resultó víctima le dijo a su hermana que ya no quiere vivir más ahí, por lo que ahora está en un geriátrico.
NACHO CORREA


Un jubilado que tiene 66 años de edad se convirtió en esta ciudad, durante las primeras horas de la mañana del pasado domingo, en la víctima de un violento asalto en su casa del Barrio El Sol, que está ubicada en cercanías a la Unidad 7, la cárcel de varones del SPB.
El autor del hecho fue un sujeto que tenía su rostro cubierto con una capucha y usaba guantes, quien ingresó con fines de robo a la vivienda por un ventiluz.
De acuerdo con lo referido ayer a EL TIEMPO por una hermana de la víctima y también por voceros policiales, el delincuente redujo a golpes al jubilado, utilizando para eso una varilla de metal con la que le provocó diferentes lesiones en la cabeza y el cuerpo, heridas por las que después el hombre tuvo que ser trasladado al Hospital Pintos para ser atendido.
El autor de este violento episodio delictivo huyó de la vivienda llevándose unos doce mil pesos, el dinero consistente en la jubilación que el hombre asaltado había cobrado días antes. Y también le sustrajo dos armas de fuego.
Por lo sucedido se está instruyendo ahora una causa penal caratulada como robo, que se tramita a través de la UFI 13 departamental con sede en los Tribunales de Azul y está a cargo del fiscal Javier Barda.
El jubilado, según contó su hermana, no quiere vivir más en esa casa donde fue asaltado, por lo que después de ser atendido anteayer en el Hospital Pintos pidió que lo trasladaran a un geriátrico, el lugar donde ahora permanece.
A “fierrazos”
La denuncia por lo sucedido había sido radicada en horas de la mañana del domingo en la comisaría primera, después de que ese día al jubilado lo trasladaron al centro asistencial municipal para efectuarle curaciones en su cabeza.
El hombre presentaba varios cortes por los golpes que con un trozo de hierro le aplicó el sujeto que horas antes le robó su jubilación y las armas de fuego.
El hecho se produjo alrededor de la hora seis del último día del año 2017 en una casa que está ubicada en Calle 8 entre San Carlos y Laprida.
La Policía identificó a la víctima como Jorge Omar Getzfried, un ex trabajador de la Sección Servicios Sanitarios de la CEAL.
“Él se despertó y sintió ruidos. Cuando fue a la cocina, un tipo encapuchado le pegó un ‘fierrazo’ con una varilla en la cabeza”, le relató ayer a EL TIEMPO una hermana del jubilado.
“Mi hermano, que ahora tiene varios puntos en la cabeza y golpes en la espalda, le preguntaba al ladrón por qué lo golpeaba y el tipo le respondía que sabía que tenía plata y oro en la casa, por lo que le pedía todo lo que tenía. Él justo había cobrado la jubilación y le decía: ‘Ahí tenés trece mil pesos, pero oro no tengo porque yo cosas de oro no uso’. Pero el tipo lo seguía golpeando igual, hasta que al rato se fue con esa plata”.
Después de que ingresó a la vivienda por un ventiluz que da al lavadero, el delincuente huyó por la puerta principal con el dinero y dos armas de fuego que también robó: una carabina y un revólver.
Además, lo hizo llevándose un juego de llaves de la casa, según consta en la denuncia que luego sería formulada en la comisaría primera local.
También lo ató 
“Cuando el ladrón entró mi hermano no estaba durmiendo. Se había quedado en la pieza tomando mate y escuchando la radio. Él calcula que todo esto duró como unos veinte minutos. Y antes de irse, el tipo le ató las manos con una soga. Cuando él vio que se fue, salió afuera de la casa y pidió ayuda a un vecino, que lo desató y enseguida llamó a la Policía”, agregó la mujer que ayer contó sobre lo sucedido un día antes con el jubilado.
“A mi hermano, que es esquizofrénico, después lo trasladaron al hospital, pero no quedó internado. Cuando me avisaron a mí ya lo habían llevado. Después fui a verlo y lo estaban cosiendo en la cabeza”, contó también la hermana de la víctima.
Una vez que le efectuaron diferentes curaciones en el centro asistencial municipal, a Jorge Omar Getzfried lo trasladaron ese mismo domingo a la Seccional Primera, para tomarle una denuncia por ese episodio delictivo que horas antes de anteayer había sufrido en su casa.
“Ahí fue cuando me dijo que lo llevara a un geriátrico porque ahora no quiere estar más en su casa. El año pasado también lo asaltaron. Fueron unos presos que, después de que salieron de la cárcel, habían usurpado una casa que está cerca de la de mi hermano. Pero ese hecho no fue tan violento como el que le pasó ahora”, agregó finalmente la mujer.

El dato
Ayer el jubilado había tenido que ser llevado nuevamente al Hospital Pintos para continuar con las curaciones por las heridas sufridas un día antes durante lo que fue ese violento robo que lo tuvo como víctima. Un médico de Policía había dictaminado que presentaba “lesiones de carácter leve”, las cuales incluyeron diferentes cortes en su cuero cabelludo por los golpes que el delincuente le dio con esa varilla de hierro que portaba.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *