AUNQUE TODAVÍA NO HA SIDO PROCESADO

Un juez le otorgó una eximición de prisión a Omar Rojas, el gremialista denunciado por un incidente con una joven

<
>

Así lo dispuso el Dr. Carlos Villamarín, después de que dos jueces de Garantías se habían excusado de intervenir en la causa penal que involucra al Secretario General de los trabajadores judiciales. Rojas, por esa denuncia que lo involucra y fuera formulada el pasado mes de julio, actualmente sigue de licencia en la AJB. Con los elementos reunidos hasta el momento en la Investigación Penal Preparatoria que se está llevando adelante, el juez que le otorgó el beneficio hizo una calificación precaria de lo sucedido y ubicó a Rojas como el eventual autor de la privación ilegal de la libertad de la presunta víctima, una joven que al parecer padece un trastorno madurativo.

Un Juez de Garantías dio lugar a un pedido de eximición de prisión que presentó a favor del gremialista de la AJB Omar Rojas su abogado defensor, en el marco del sumario penal donde se investiga al titular del sindicato departamental de los trabajadores judiciales -actualmente de licencia- después de que días atrás había sido denunciado por un incidente ocurrido con una joven.

El beneficio para Rojas fue dispuesto por el Dr. Carlos Villamarín, desde el Juzgado de Garantías número 2 del Departamento Judicial Azul con asiento en Olavarría.

El pasado jueves, en lo dispuesto, el funcionario judicial sostuvo que la conducta desplegada por el gremialista -cuando el pasado domingo 24 de julio fue interceptado por la Policía en momentos que en su auto iba acompañado por una joven que aparentemente presenta un trastorno madurativo- podría preliminarmente interpretarse como “una retención ilegítima de una persona que padece de una discapacidad”.

De esa manera, basándose en lo referido en el artículo 141 del Código Penal -que establece que “será reprimido con prisión o reclusión de seis meses a tres años el que ilegalmente privare a otro de su libertad personal”– el juez se pronunció a favor de otorgarle a Rojas la eximición de prisión que su abogado Pedro De Luca había solicitado.

Todavía, en el marco del sumario penal que se está instruyendo desde una Fiscalía en Azul tras esa denuncia que involucra al titular de la AJB departamental, Omar Rojas no ha sido acusado de ilícito alguno. Es decir, aún no está procesado.

Pero esa solicitud que fuera presentada por su Defensor Particular se tradujo en que el juez tuviera que hacer una primera interpretación de los hechos que se están investigando con los elementos que hasta ahora existen, para de esa manera poder resolver sobre el otorgamiento de dicho beneficio.

La eximición de prisión para Omar Rojas fue dispuesta “bajo caución juratoria”, según se menciona en lo dispuesto por el juez Villamarín hace tres días.

“Advierto preliminarmente que podríamos encontrarnos ante una retención ilegítima de una persona que padece de una discapacidad. Lo cierto es que se debe estar a la prueba a sustanciarse con respecto a si ello fue en contra de la voluntad de la misma, con algún fin delictual específico o en su caso con conductas anteriores penalmente relevantes que sean consecuencia directa del hecho que nos convoca, o en su caso la descalificación de todo ello”, señaló en lo resuelto el juez.

“A la fecha debo estar a una conducta que por su derrotero fugaz y evasivo, de acuerdo a lo relatado por la percepción directa de un testigo, dista mucho de ser un mero ‘aventón’ o conducta samaritana de parte”, expresó también al analizar “las calidades de la víctima y del denunciado”.

La intervención del Dr. Villamarín en la causa penal que desde la UFI 2 está instruyendo el Dr. Marcelo Fernández -que reemplaza a la titular de esa fiscalía, actualmente de licencia por maternidad, la Dra. Laura Margaretic- se produjo después de que dos jueces se excusaran por diferentes motivos de entender en el sumario: los Drs. Federico Barberena, titular del Juzgado de Garantías 2 que está en Azul, y Mariana Irianni, a cargo de Garantías 1.

Además, el juez con asiento en Olavarría tiene que resolver sobre un pedido presentado por el fiscal Fernández, consistente en una prohibición para que Rojas mantenga contacto o acercamiento alguno con la joven que podría ser considerada a futuro la víctima de una todavía eventual privación ilegal de la libertad.

Mientras tanto, el fiscal a cargo de la instrucción de este expediente penal aguarda por el informe de la pericia psiquiátrica a la que fue sometida la joven que iba con Rojas en el auto cuando la Policía, el ya mencionado domingo 24 de julio, interceptó el vehículo en la Ruta Nacional número 3, entre Juan B. Justo y Olavarría.

Estudios psiquiátricos y psicológicos le habían sido realizados días atrás a la joven en la sede de la Asesoría Pericial departamental.

En principio, los resultados de esos análisis revelan que la joven padece “un retraso mental moderado”, según expresó ayer en diálogo con EL TIEMPO un vocero judicial ligado a la instrucción del expediente donde Rojas figura como denunciado.

Una vez que el fiscal cuente con el informe que le falta, posiblemente ordene volver a tomarle una declaración testimonial a la presunta víctima, aunque de comprobarse la existencia de ese retardo mental que padece dicho testimonio le sería recibido a través de la Cámara Gesell.

Esa nueva declaración de la joven podría convertirse en el factor que desemboque, o no, en el procesamiento del gremialista azuleño, que después de la denuncia que lo involucra quedó apartado del cargo en la AJB y actualmente está de licencia.

 Denunciado

El incidente donde Omar Rojas figura como implicado había ocurrido en horas del mediodía del 24 de julio pasado.

Aquel día, una mujer que después se convirtió en la denunciante del caso observó al titular de la AJB departamental en momentos que detenía su auto en la Avenida Piazza entre Malvinas y Constitución y mantenía un diálogo con la joven, quien después subió al vehículo del gremialista y en el rodado ambos se dirigieron en dirección hacia la Ruta 3.

La mujer que observó la situación andaba también en auto y siguió al vehículo en el que Rojas iba con la joven, ante la sospecha de que el gremialista había subido a su rodado, al parecer de manera forzada, a una menor de edad.

Instantes más tarde, luego de que la denunciante llamó a la Policía, efectivos de seguridad interceptaron el auto de Rojas en Ruta 3 entre Juan B. Justo y Olavarría.

Cuando la joven que iba con el dirigente sindical descendió del rodado, los policías comprobaron que tiene 20 años. También, que aparentemente presenta un retardo madurativo.

En una entrevista mantenida con este diario, la mujer que denunció lo sucedido contó que la joven le expresó que Rojas la estaba llevando a un hotel para mantener relaciones sexuales y que no era la primera vez que lo hacía. También, que si se negaba a hacerlo el gremialista la golpeaba.

Esas y otras cuestiones, entre ellas si Rojas y la joven se conocían desde antes o si -como afirma su abogado defensor- ese día era la primera vez que el gremialista la veía y que accedió a llevarla porque la joven se lo pidió, están todavía siendo materia de investigación en ese expediente judicial que ahora instruye el fiscal Marcelo Fernández.

El Dr. De Luca, en diálogo con este diario, había sostenido que no existió delito alguno por parte del gremialista cuando ese domingo al mediodía se encontró con la joven que después subió a su auto.

 El dato

A través de la defensa del gremialista que en forma particular está haciendo en la causa penal el Dr. Pedro De Luca, el abogado ha aportado a la instrucción de la causa una psicóloga como perito de parte. La profesional se entrevistó con la joven que figura como presunta víctima y en el informe que elaboró, entre otras cosas, concluyó que la chica revela una patología psíquica que pude ser “compatible con una debilidad mental moderada”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *