ESTUVIERON PRESOS DOS AÑOS

Un jurado popular absolvió a dos agentes del SPB

 
Los imputados desempeñaban funciones en la Unidad 37, la cárcel que está en la localidad de Barker. Para los ciudadanos que participaron en este proceso como jurados, no quedaron probadas las acusaciones que una fiscal les hacía a ambos penitenciarios. Eso hizo que ayer, al ser declarados “no culpables”, los dos fueran excarcelados. El debate donde fueron absueltos había comenzado a desarrollarse en el Palacio de Justicia local el pasado lunes.

Eduardo Ramírez y Carlos Martínez, los penitenciarios que fueron absueltos ayer en este juicio con jurados. A uno de ellos lo representó el abogado Pedro De Luca. Al otro, el penalista Sebastián Barletta.
NICOLÁS MURCIA


Dos empleados del Servicio Penitenciario Bonaerense que habían sido acusados de cometer diferentes irregularidades en la cárcel donde trabajaban fueron absueltos ayer por un jurado popular, en el marco de un juicio donde los declararon “no culpables” de los delitos que les imputaron en un principio.
El veredicto fue anunciado en horas de la tarde en el Palacio de Justicia local, después de que desde el pasado lunes la sala de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal que está en el tercer piso del edificio de Tribunales se había convertido en escenario de este juicio con jurados, que fue seguido durante todas sus audiencias por una importante cantidad de público que prácticamente colmó la capacidad del recinto.
Entre los asistentes a este debate hubo familiares y compañeros de trabajo de los imputados, quienes a través de diferentes movilizaciones venían pidiendo sus absoluciones y liberaciones desde que los dos habían sido detenidos.
El sumario penal que ayer derivara en las absoluciones de ambos agentes penitenciarios se había convertido en materia de este juicio con jurados a través del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul.
El veredicto de no culpabilidad para los agentes penitenciarios derivó en que ambos recuperaran inmediatamente la libertad, después de que por esos hechos que se les imputaron, supuestas irregularidades cometidas mientras desempeñaban funciones en la Unidad 37 con sede en Barker, fueron detenidos y estuvieron privados de la libertad dos años.
En libertad
Ayer, tras las absoluciones los dos recuperaron inmediatamente sus libertades desde la Unidad 7, la cárcel del SPB que está en Azul, el lugar donde estaban presos.
Los penitenciarios absueltos se llaman Eduardo Cristian Ramírez, que tiene 37 años, es nacido en Dolores y figura con actual domicilio en Barker; y Carlos Abel Martínez, de 40 años y oriundo de Benito Juárez.
En la causa penal donde figuraban como imputados ambos estuvieron siendo patrocinados por defensores particulares. En el caso de Ramírez, por el abogado Sebastián Barletta. Y al otro agente del SPB lo representó el abogado cachariense Pedro De Luca.
Ambos abogados habían pedido las absoluciones de sus defendidos, además de denunciar ante el jurado que las acusaciones sobre los penitenciarios no tenían sustento, por haber sido formuladas sobre la base de una causa que estuvo “armada”.
Así lo sostuvo en su alegato de ayer el penalista De Luca, quien dijo que ese expediente judicial se fue sustanciando sobre falsas imputaciones, en el marco de una trama para involucrar a ambos imputados por parte de los propios internos del penal, quienes contando con el asesoramiento de una abogada habían impulsado un habeas corpus colectivo.
Esa presentación había sido formulada por uno de los reclusos después de un motín sucedido en la Unidad 37. Posteriormente, derivó en el inicio de esa causa penal llevada adelante desde una fiscalía con sede en los Tribunales de Azul.
Según lo sostenido por la Defensa de uno de los penitenciarios, ese habeas corpus colectivo estuvo, además, avalado por una agrupación política que llevaba presos a los actos kirchneristas. La misma que, tiempo después, se disolvió.
Acusaciones que no quedaron probadas
Cuando fueron denunciados, Ramírez era subprefecto y Martínez, sargento. Ambos desempeñaban funciones en la Unidad 37, la cárcel del SPB que está en la localidad de Barker.
Los hechos que les imputaron en forma de ilícitos, que finalmente no quedaron demostrados para ese jurado popular que ayer declaró a ambos “no culpables”, se remontan al año 2015.
En ese entonces, Ramírez era Jefe de Vigilancia y Tratamiento en el ya referido penal y Martínez estaba a cargo de uno de los pabellones de la Unidad 37.
Según se mencionaba en un principio, entre julio y diciembre de aquel año ambos penitenciarios cometieron diferentes delitos en el marco de lo que -de acuerdo con lo que sostenía la Acusación- había sido “un plan previamente acordado y con clara distribución de tareas”.
Los efectivos del SPB habían llegado a este juicio acusados de varios ilícitos: una infracción a Ley de Estupefacientes, “incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho y entrega ilegal de arma de fuego”.
En ese contexto, en la causa que se instruyó les atribuyeron haber recibido plata de los internos, a cambio de entregarles diferentes elementos, entre los que se mencionaban teléfonos celulares, bebidas alcohólicas y drogas. Además, fueron acusados de darles a los presos un arma de fuego que después sería hallada durante una requisa.

El dato 
El juez Gustavo Borghi, actual presidente del TOC 1, intervino en este juicio con jurados donde la representante del Ministerio Público Fiscal fue Laura Margaretic. La titular de la UFI 2 también instruyó el sumario que se tradujo en la realización de este debate.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *