Un laberinto Azul

Cómo impacta la crisis. ¿Cuál es el límite de Bertellys en Cambiemos? Fin de un ciclo y el desafío que impone otro modelo de gestión municipal. La aparición de Alejandro Irigoyen, indicios de la etapa política que se viene. Un PJ aletargado frente a la dinámica de Unidad Ciudadana.

La vuelta de Alejandro Irigoyen al escenario indica la nueva etapa política que se está comenzando a esbozar en Azul. RAÚL SANTIAGO GALLARDO


Escribe Carlos Comparato
(comparatoc@yahoo.com.ar)
El vértigo apura a los ciclos políticos y, en el caso muy particular de Argentina, hay diez años de peronismo, en la variante que se le ocurra, luego entramos en un paréntesis hasta que vuelva el próximo peronismo remixado. Es la dulce tentación de una sociedad que apuesta más a imaginar lo que quiere ser a lo que, en realidad, es. El politólogo y director de la consultora Poliarquía Eduardo Fidanza escribió ayer en el diario La Nación una nota titulada “El cisne negro del desencanto” y en un párrafo destaca que “la fascinación del presente eclipsa el pasado y el futuro, impidiendo comprender el rumbo histórico, no sólo de un país sino del mundo que lo enmarca. Cuando se desata la ruina, sobreviene el estupor. Primero en las elites, que poseen mayor información y responsabilidad; luego en la sociedad, que deberá sufrir las consecuencias. El célebre cisne negro de Taleb (*) expresa esa limitación: lo impredecible era el final de una película que no quisimos ver, seducidos por la foto del instante.”
Añade luego: “La caída repentina de Rajoy (de la presidencia de España) y la debacle argentina de los últimos días, para poner casos próximos, comparten la misma lógica: no se las pudo anticipar, aunque los datos que las desencadenaron estaban disponibles. Luego sobrevienen las explicaciones tardías, y una certeza angustiante: la fragilidad del futuro inmediato. ¿Cómo hará Sánchez (nuevo jefe del gobierno español perteneciente al Partido Socialista) para gobernar con tan pocos diputados? ¿Qué le espera a Macri, luego de que el apoyo a su gobierno se redujo a la mitad?”.
Radiografía azuleña    
Es un círculo vicioso que le da lógica a esa atracción por merodear las crisis. En el caso de Argentina seguimos discutiendo los mismos temas y atravesando la pesadumbre de la decadencia desde hace años. Esa idea fundacional sustentada en una táctica patriotera cargada de slogans. Esta sociedad se tiene que hacer cargo de lo que elige.
En Azul todo este proceso político tuvo una bisagra con la intendencia de José Inza entre el 2011 y el 2015. Se desmoronó el sistema de representación y arrastró a una comunidad que se sintió derrotada, avergonzada lo que generó las condiciones para que aparezca un “cisne negro” como el actual jefe comunal Hernán Bertellys.
Hace unos meses éste analizaba ante las cámaras de televisión su devenir: “Era un momento difícil, había una depresión generalizada en la sociedad azuleña (…) a través de la obra pública y la organización de grandes eventos comenzamos a dar vuelta el humor social de derrotados (…) empezamos a ver la parte llena del vaso”.
Fin de una etapa     
¿Hoy siguen existiendo las condiciones que le dieron nutrientes a su gobierno? Evidentemente cambiaron, en un contexto económico cada vez más complejo. Los números de la última rendición de cuentas son claras al respecto con déficit y un incremento en la deuda del corto plazo. Hay que admitir que el Jefe Comunal nunca negó esa situación. Lo dijo hace pocas semanas cuando se refirió a un Municipio inviable y con 800 empleados de más. Anteriormente, en la nota a la TV, había admitido que tuvo que buscar la “fortaleza” en provincia y Nación explicando su pase a Cambiemos. El problema que hoy enfrenta es que se terminó ese ciclo y se entró en una etapa de conflictividad. Después de casi dos años y medio de administración ya no puede seguir relatando la inviabilidad de la Comuna. Deberá encontrar los caminos que recreen la expectativa que supo generar en su momento en la sociedad sino el futuro será aciago.
Irigoyen, al ruedo    
Hay sectores políticos que están visualizando esto y comenzaron a tejer un armado que hoy aparece como un embrión. Alejandro Irigoyen, ex candidato a intendente y dirigente clave de lo que fue el fulgor del vecinalismo en los inicios de siglo, es uno de los referentes. Con una mirada crítica sobre el desarrollo de Azul habló de “una sociedad anestesiada a la que nada le mueve el amperímetro (…) me hace mal seguir escuchando las mismas discusiones de siempre…de veinte años atrás”.
La aparición de Irigoyen encendió las luces de alerta en un territorio que aparecía devastado. Es la secuencia del proceso político que se detallaba en párrafos anteriores. Las reuniones que se vienen concretando son protagonizadas por dirigentes del radicalismo, GEN, PRO y VxA junto a vecinos sin filiación partidaria. Claramente, esto levará a reacomodamientos de partidos como la UCR y el macrismo ya que aparecen divisorias de agua con el oficialismo local.
El espejo en la Séptima     
Esta movida tiene su espejo en la Séptima Sección Electoral en Cambiemos. Hay que observar los pasos del intendente olavarriense Ezequiel Galli. “Hay que volver a normalizar la sección. Siempre Olavarría y Azul tuvieron el armado y no puede ser que hoy aparezca Bolívar por arriba”, confesó ofuscado un dirigente macrista. El tema es el rol del actual presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, el bolivarense Manuel Mosca. Primeros esbozos de internas que se irán profundizando con el tiempo.
El PJ azuleño     
El peronismo azuleño, aletargado, espera y, como contracara, aparece con un fuerte protagonismo la kirchnerista Unidad Ciudadana y no sólo por tener tres ediles en el  cuerpo deliberativo. El Frente Renovador da todos los indicios de jugar dentro de la estructura del PJ y, también aquí, hay que observar lo que acontece en otras ciudades de la sección.
Se viven días de convulsión económica y social que está repercutiendo en todos los ámbitos y Azul no resulta ajena. Por el contrario, se puede observar en el freno de la  actividad comercial y una demanda social que crece.
¿Atravesamos los síntomas el germen de otro ciclo en la ciudad aún sin certeza alguna? La vuelta de Irigoyen en el tablero para recrear lo que aparecía adormecido o el protagonismo de Unidad Ciudadana son indicios. La gestión Bertellys está en un punto crucial y deberá hacer la lectura correcta ya que la etapa Ricky Martin y Abel Pintos y el enamoramiento con la gobernadora Vidal ya pasó.
  (*) La teoría del cisne negro la desarrolló el ensayista e investigador libanés Nicholás Taleb.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    3 de junio de 2018 at 4:56 pm

    Bertellys es un mercenario de la política. Y los azuleños unos ilusos. Pensar que se hacía una buena gestión sólo porque llegaba dinero de la Provincia o Nación, sin pensar que la Municipalidad seguía fundida es muy miope.
    Y si hay exceso de empleados, es porque el intendente actual también contribuyó agregando su propia gente e inventando cargos.
    Tenemos la mala suerte de no ser importantes en la región, como supimos ser. Los vecinos nos sacaron mucha ventaja.
    Habrá que vivir con Lo que se tiene y no creerse cosas que no somos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *