UN LLAMADO POR UN ROBO QUE NO FUE

El robo de un camión cargado con herbicidas que supuestamente habían cometido piratas del asfalto no pudo ser confirmado por efectivos policiales que el pasado lunes en horas de la noche se abocaron a la investigación de un hecho que, en principio, resultó ser una denuncia por un episodio delictivo que no se produjo.

Así lo señalaron ayer a EL TIEMPO voceros pertenecientes a la Subcomisaría de Cacharí, dependencia policial que había tomado intervención en el supuesto robo del rodado de carga.

A la investigación del ilícito, que al parecer no se produjo, estuvieron también ligados efectivos policiales de otras dependencias del Partido de Azul, quienes -una vez informada la novedad- desplegaron un importante operativo, sobre todo en la Ruta Nacional número 3 y en sectores aledaños, el cual después no arrojó novedades con relación a lo que había sido denunciado.

Según ese llamado recibido, se buscaba un camión cargado con herbicidas, vehículo que supuestamente había sido interceptado por piratas del asfalto cuando circulaba el lunes por la noche por la Ruta Nacional número 3.

La misma denuncia telefónica señalaba que el chofer del camión había sido abandonado por los asaltantes sobre la ruta nacional, a pocos metros del ingreso a la vecina localidad de Cacharí.

Los efectivos policiales que en varios móviles desplegaron el operativo tras la denuncia no pudieron ubicar al chofer supuestamente asaltado. Tampoco el camión que aparentemente conducía cuando los delincuentes lo interceptaron, de quienes -según se había informado- estaban armados, vestían ropas similares a efectivos de seguridad y chalecos antibalas.

Si bien había sido informada por el denunciante la patente del supuesto camión asaltado, las averiguaciones posteriores permitieron determinar por parte de los investigadores que ese número se correspondía -en realidad- con un auto que está radicado en la provincia de Córdoba.

También se supo que la llamada al teléfono de emergencias de la Policía, la cual ingresó al Centro de Despachos que está en Azul, había sido efectuada desde un celular con prefijo de Capital Federal, aunque luego no se pudieron conocer más novedades en comunicaciones efectuadas a ese mismo número, el cual supuestamente era del chofer asaltado.

Teniendo en cuenta las especiales características que tuvo toda esta situación, desde el lunes mismo por la noche los investigadores sospecharon que todo se trató de una falsa denuncia. Algo que finalmente comenzó a tomar más veracidad una vez que se descubrió que la patente del camión era de un auto radicado en Córdoba y que ese sujeto que llamó diciendo que era un transportista que había sido asaltado después nunca más pudo ser localizado por los investigadores a pesar de sucesivos llamados que se hicieron a ese mismo teléfono.

De todas maneras, desde la Subcomisaría de Policía con sede en Cacharí se inició un sumario que fue caratulado como averiguación de presunto ilícito.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *