ANTEAYER, EN HORAS DE LA NOCHE

Un matrimonio fue asaltado en su casa: los dos autores del hecho estaban armados y tenían sus rostros tapados

El episodio delictivo se produjo en una vivienda situada en Primero de Mayo entre Avenida Mitre y Belgrano de esta ciudad. Los ladrones inmovilizaron a las víctimas, un hombre de 86 años y su esposa de 84, con precintos de plástico y cinta de embalar. Buscaban dinero en una caja fuerte, aunque en la misma no lo hallaron. De todas maneras, lograron apoderarse de unos siete mil pesos, una computadora portátil, dos relojes, un teléfono celular y un florero.

La casa donde este robo se registró está ubicada a pocas cuadras de tres dependencias policiales.

NACHO CORREA
<
>
La casa donde este robo se registró está ubicada a pocas cuadras de tres dependencias policiales. NACHO CORREA

Un matrimonio de ancianos fue asaltado en esta ciudad por dos delincuentes que estaban armados y tenían sus rostros cubiertos, quienes ingresaron a la vivienda de las víctimas y ataron a ambos, para posteriormente apoderarse de dinero y de otros elementos de valor que en el domicilio hallaron, informaron fuentes policiales.

El episodio delictivo se produjo anteayer en horas de la noche en una casa que está situada sobre la calle Primero de Mayo entre Avenida Mitre y Belgrano de este medio.

Ahora, en formato de un sumario penal, lo sucedido se investiga como un robo calificado y privación ilegal de la libertad, expediente que se instruye a través de la UFI 2 que actualmente está a cargo en forma interina del Dr. Marcelo Fernández.

Por este episodio de inseguridad registrado el pasado miércoles cuando habían transcurrido unos minutos de la hora 21 fue radicada una denuncia en la sede la comisaría primera local.

Fuentes policiales identificaron a las víctimas de este violento robo como Carlos Sevillano, un hombre que tiene 86 años; y Norma Mabel Batista, de 84.

 

Golpearon la puerta de atrás

 

De acuerdo con lo referido ayer por los voceros de seguridad a EL TIEMPO, los autores de este robo agravado ingresaron a la casa del matrimonio por una puerta trasera, tras haber llegado hasta el patio de la propiedad.

En ese entonces, con sus rostros tapados y portando ambos armas de fuego, los delincuentes “golpearon la puerta de atrás y la señora les abrió”, señaló ayer un vocero policial ligado a la investigación de lo ocurrido el pasado miércoles en horas de la noche.

Según datos referidos posteriormente por las víctimas del robo, uno de los sujetos tenía su rostro cubierto con un pasamontañas, mientras que el otro ocultaba su cara con una media de nylon.

Ambas asaltantes portaban sendos revólveres, armas con las cuales apuntaron y amenazaron a las víctimas, para de esa manera reducirlas e inmovilizarlas en la misma casa donde viven.

Al matrimonio lo ataron a unas sillas que había en la cocina de la vivienda, utilizando para eso cinta de embalar de color transparente y precintos de plástico con los que inmovilizaron sus manos.

En todo momento, los asaltantes increparon a sus víctimas, mientras las tenían atadas y les apuntaban con las armas de fuego que portaban.

Además, contaban con datos precisos del lugar al que ingresaron. En ese contexto, interrogaban al matrimonio de ancianos acerca del lugar donde estaba la caja fuerte, para que les entregaran el dinero que supuestamente en el interior de la misma había.

Tras insistir para conocer la ubicación de la mencionada caja de seguridad, en medio de constantes amenazas lograron que la mujer dijera a los asaltantes el lugar de la misma.

Al abrirla, los mismos ladrones constataron que en su interior dinero no había, ya que sólo hallaron documentación de la familia asaltada.

Según lo que fuentes policiales señalaron, los autores de este robo lograron igual apoderarse de dinero, en una cifra que -extraoficialmente se mencionó- rondaría los siete mil pesos. Y un teléfono celular, una computadora portátil tipo “notebook”, dos relojes y un florero estilo japonés fueron más elementos de valor de los que los autores de este violento robo se apropiaron durante este episodio de inseguridad ocurrido en horas de la noche del miércoles que pasó.

Los ladrones huyeron por la puerta principal de la vivienda. Y transcurridos alrededor de cuarenta minutos, el hombre pudo quitarse los precintos que lo tenían inmovilizado, para después liberar a su esposa y salir a la calle a pedir auxilio a los vecinos.

Instantes más tarde, varios móviles policiales concurrieron a la vivienda y los efectivos de seguridad comenzaron con las primeras averiguaciones en torno a este robo.

Ambas víctimas resultaron con lesiones en sus muñecas, a causa de esos precintos de plástico con los que habían sido inmovilizadas mientras los ladrones permanecían en la vivienda llevando a cabo el ilícito.

Los pocos datos descriptivos de los aspectos de los autores de este violento robo que el matrimonio pudo brindar a la Policía, teniendo en cuenta que ambos delincuentes tenían sus rostros tapados, indicaban que uno de ellos es de contextura robusta y que el otro es delgado. También, que los dos estaban “bien vestidos”.

 

El dato

Un dato que no deja de generar preocupación entre los investigadores se relaciona con la ubicación del domicilio donde los ladrones ingresaron a cometer este robo. La casa está a pocas cuadras de tres dependencias policiales: la Seccional Primera -situada en una de las esquinas de Belgrano y Las Flores-, la DDI -que está en Belgrano 219- y la sede de la Delegación local de Drogas Ilícitas, ubicada en Mitre entre Maipú y Primero de Mayo. Pero eso no fue un impedimento para que los delincuentes llevaran a cabo este ilícito.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *