MÚLTIPLES ACTIVIDADES

Un mes para disfrutar del arte cervantino

Rodrigo de la Serna y Pompeyo Audivert se estarán presentando en el Festival Cervantino con la obra de teatro “El Farmer”. Mercedes Morán se estará presentando en el marco del Festival con su unipersonal “Ay amor divino!”. Los Auténticos Decadentes se estarán presentando en nuestra ciudad por segunda vez en el marco del Festival Cervantino, porque inauguraron la séptima edición.
<
>
Los Auténticos Decadentes se estarán presentando en nuestra ciudad por segunda vez en el marco del Festival Cervantino, porque inauguraron la séptima edición.

La décima edición del festival cultural más importante de Azul se prolongará durante 30 días con propuestas que van desde lo musical a lo deportivo, siempre unidas a través de los valores del Quijote. Entre lo más destacado es el AcercArte y las Jornadas Cervantinas.

Una nueva edición del Festival Cervantino se acerca. Una dinámica distinta, más días, más actividades y propuestas heterogéneas para que todos azuleños las puedan disfrutar. En este sentido, el Comité de Azul Ciudad Cervantina junto a la comuna se encuentra trabajando para que estos diez años de festival sean inolvidables.

En este marco, artes escénicas, música, gastronomía, artes plásticas, literatura y deportivas son algunas de las categorías de este ambicioso aniversario. Los números redondos siempre tienen un condimento especial y más si es de uno de los encuentros más importantes de nuestra ciudad.

Así durante 30 Azul se verá invadida de propuestas siendo las más atrayentes las que se enmarcan en el programa AcercArte que consta de una gran cantidad de muestras permanentes, proyecciones cinematográficas, obras de teatro y shows musicales en vivo. Grandes nombres llegan de la mano de este festival acercado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires: Los Auténticos Decandentes, Los Pericos, Graciela Borges y Rodrigo de la Serna, entre otros.

Además, dentro de las artes escénicas se presentará la obra unipersonal “Ay amor divino!” de Mercedes Morán. Pequeñas historias de su vida, y las cuenta “obedeciendo” los consejos de su amada y admirada China Zorrilla que siempre le decía “Hacelo como en el living de tu casa, pero más fuerte y sin chocarte los muebles”.

En tanto, en referencia a lo musical la Scala de San Telmo presenta en el Teatro Español de Azul un Recital Lírico con un variado repertorio de canciones Italianas, Romanzas de Zarzuela, Arias y dúos de Opera. El concierto estará a cargo de la cantante Soprano Jaira Nurit Niborski, la mezzosoprano Anahí Fernández Caballero y el concertista de piano Tomás Ballicora.

También la cantante brasilera Ana Paula Da Silva es una de las mayores presencias femeninas en el festival. Una de las mejores voces de brasil hoy, con Raíz Forte, se potencian todos sus talentos.

 

Los azuleños más que presentes

Si bien estas actividades son las que tienen renombre nacional, en Azul hay una gran cantidad de instituciones y grupos artísticos que se encuentran trabajando para que este festival crezca.

En este sentido, como siempre una de las primeras actividades de los últimos años es la de “Fierro y Quijote hermanando culturas” en donde niños de la Primaria San Francisco viajan a Montevideo en un intercambio entre ciudades cervantinas más que importante.

Además, llega el Primer Encuentro Regional de Danza Integradora en donde un grupo de artistas en el cual en su elenco hay personas con discapacidad con el objetivo de compartir experiencias artísticas con grupos de la zona que aporten crecimiento, visibilidad de la discapacidad e integración con la comunidad.

En el marco de las artes visuales se llevará a cabo el “Manifiesto Móvil”, una propuesta de cátedra de la Escuela de Bellas Artes de Azul. En la misma se plantea, a través de diferentes estímulos artísticos, reflexionar acerca del uso indiscriminado del teléfono celular, y el impacto negativo en la vida cotidiana de las personas, cuando esta práctica se ha vuelto una adicción.

Otra de las propuestas más que interesantes llevadas a cabo por azuleños es la muestra “Las luces que me guían” de Héctor Perli, artista azuleño que trasmite la esencia de su personalidad a través de los distintos recursos y presentaciones de problemas existenciales y metafísicos.

Otra de las propuestas que se destacan es la puesta en escena de la obra teatral La bolsa de agua caliente con la actuación de azuleños que asisten a los talleres del Espacio Cultural La Criba.

Dos personajes emblemáticos se unen para hacer una actividad educativa más que interesante en “Cuando Mafalda y sus amigos conocieron a Don Quijote” en donde los alumnos conocerán la obra culmine de la Literatura Universal relacionando las trayectorias escolares con los personajes.

Un clásico del Festival Cervantino que siempre atrae gran cantidad de público es el “Encuentro de coros azuleños” y esta vez con la actuación especial del grupo Coral Matices que celebra 20 años de su formación y lo hará con coros invitados: Grupo Coral Municipal Aguaclara, dirigido por Annele Moroder; Coro Universitario de Azul (perteneciente a UNICEN), dirigido por Silvina Cañoni; Coro Italia Bella, dirigido por Hilda y Luis Vazzano; Coro Vasco Gure Txokoa, dirigido por Juan Bautista González

Por primera vez se realizará el Encuentro de muralismo y arte público en donde a partir de 8 obras literarias de distintos autores locales se realizarán 8 obras de arte público, a cargo de muralistas especializados de gran trayectoria nacional: César Carrizo, Marcelo Carpita, Mauricio Nizzero, Rubén Minutiolli, Inés Cademartori, Ignacio Bogino, Agustina Bosco, Melina Ruíz, Bernardita Sempio, Simón Jatip, Leopoldo Ortíz y el azuleño Martín Meza.

Como estas muchas actividades más que iremos mencionando en sucesivas publicaciones de El Tiempo en donde detalladamente se contará qué nos trae esta décima edición del Festival Cervantino.

 

Diez años de creación colectiva 

En el año 2007, el Centro UNESCO Castilla-La Mancha, a través del presidente de esa entidad, Fernando Redondo Benito, informó sobre un resultado que nos marcó. La comunidad de Azul había luchado con múltiples instituciones propias, nacionales y provinciales para conseguir el nombramiento como Ciudad Cervantina de la Argentina, y lo había logrado. Así lo manifiesta Redondo Benito por aquellos años: “… ahora se rubrica oficialmente como único caso en ese país. La ciudad en un conglomerado de sueños cervantinos, de estelas quijotescas, afirmando que son Ciudad y Tierra de Quijotes”.

Azul quedó designada como Ciudad Cervantina de la Argentina en virtud del valioso patrimonio cultural de la ciudad, destacándose la colección cervantina que atesora la Casa Ronco, una de las colecciones privadas más importantes de su tipo fuera de España. Esta distinción impuso un nuevo desafío comunitario: generar un proyecto de ciudad donde los recursos patrimoniales y culturales se constituyeran como los pilares del desarrollo local, y una oportunidad para la revitalización de la comunidad.

Aquí una personalidad descubre y resalta el tesoro acumulado por Ronco y los que cuidaron su casa y sus bienes: José Manuel Lucía Megías.

Año tras año, organizado por el Comité Directivo Azul Ciudad Cervantina y por la Municipalidad de Azul, el Festival Cervantino fue creciendo, los azuleños se apropiaron de esta fiesta concebida para todos y que durante diez días convoca a personas y a medios de comunicación de todo el país.

Este 2016 será un año clave para nuestro Festival, se cumplen 10 años de su realización y por este motivo rememoramos aquel primer Festival Cervantino desarrollado en el 2007 bajo los pilares de los valores quijotescos, la diversidad cultural, el patrimonio arquitectónico y los proyectos comunitarios.

Aquel primer Festival Cervantino se proyectó como un encuentro de múltiples identidades. Integración, diversidad, pasión y movilización fueron los cimientos de este proyecto comunitario.

Su programación se caracterizó por reflejar las más diversas manifestaciones de la cultura: literatura, teatro, artes visuales, danza, gastronomía, música, talleres, capacitaciones, arte comunitario, conferencias, deportes; mostrando en cada una de ellas sus diferentes géneros, estilos y tendencias.

De esa primera edición, que se desarrolló del 19 al 29 de abril,  participaron el historiador Felipe Pigna, el músico Kevin Johanssen, el escultor Carlos Regazzoni y la fotografía de Csaba Hecke; más conferencias, muestras, ferias, teatro y conciertos que fueron el marco para “tender puentes” entre continentes, siglos y culturas y acentuar la génesis de Azul: la integración de los nativos de la pampa con los inmigrantes europeos.

Hubo ciclos de cine universal, conciertos de tango, jazz y folclore, presentaciones de proyectos especiales escolares y artísticos y conferencias en las que participaron académicos argentinos y españoles.

Por último, el lunes 23 de abril de ese mismo año, se colocó, como reconocimiento a la declaración de la UNESCO, una placa en el Cantoncillo Santa Margarita, la plazoleta donada a la ciudad por el matrimonio Ronco en homenaje a su hija Margarita y que este año, gracias al aporte de la Municipalidad y del grupo Amigos del Paseo Bolívar, se puso nuevamente en valor.

El desafío de entonces, (que sigue siendo el del hoy), es que toda la ciudad se apropiara del proyecto, y que la cultura fuera un motor que dinamizara no sólo desde lo educativo, sino desde lo económico, donde el turismo cultural tomara la bandera y saliera a mostrarse a un mundo que repara en riquezas que los azuleños tenemos y que tanto nos identifican.

 

El festival de 2008

En estos diez años de historia del Festival, fueron muchos los artistas de las distintas disciplinas  que pisaron nuestro suelo para homenajear al inmortal y universal personaje de Miguel de Cervantes, don Quixote de la Mancha. Del 30 de octubre al 16 de noviembre del año 2008 se realizó el II Festival Cervantino de la Argentina. Además de literatura, entre las actividades previstas durante el encuentro hubo música, danza, fotografía, teatro, cine, conferencias, artesanía, arte callejero y la comunidad local con sus interesantes proyectos.

Fue este el año en que se produjo un hecho artístico que nos proyectó en el mundo: se presentó una nueva versión para niños de Don Quijote con lenguaje adaptado y una selección de dibujos de alumnos de nuestra ciudad: El Quijote de la Mancha ilustrado por niños de Azul, que editara Santillana.

“La obra contiene dibujos de alumnos de 40 escuelas. En total, se hicieron mil 400 dibujos, de los cuales se eligieron 45”, subrayó en ese momento el coordinador académico del Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá de Henares de España, José Manuel Lucía Megías, quien adaptó el texto al lenguaje infantil junto a la escritora Margarita Ferrer, responsable de darle el tono de nuestra tierra.

Por otro lado, el periodista uruguayo Víctor Hugo Morales habló sobre “Los desafíos que nos imponen los valores cervantinos”,  y hubo un concierto del cantautor argentino Kevin Johansen.

Durante esta segunda edición, también se desarrolló un proyecto de arqueología histórica y diferentes intervenciones artísticas urbanas, así como ciclos gastronómicos y jornadas académicas.

Lejos de ser una “convención de unos pocos”, el festival llegó a toda la comunidad. Se presentaron más de 80 proyectos comunitarios, con gran participación de los vecinos y un notable compromiso de esta sociedad, enamorada del “Ingenioso Hidalgo” y capaz de trasmitir sus valores.

Por último, también se desarrollaron las Jornadas Cervantinas 2008 con  académicos de prestigio internacional y con la participación de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Católica Argentina (UCA).

Con el ritmo de los tambores y la danza de “La Chilinga, murga y ritmos rioplatenses”, dirigida por Daniel Buira, se largó la inauguración oficial del Festival, que contó con figuras destacadas como las que ya mencionamos así como un cierre a plaza llena con León Gieco, en Concierto.

Un festival que nos llena de recuerdos y de orgullo

 

La integración comunitaria

Con la idea de vincular lo Cervantino con la diversidad cultural latinoamericana se presentó el Tercer Festival en el año 2009.

El desfile inaugural, callejero y comunitario denominado “Hacia la integración comunitaria. Los títeres como lugar de encuentro” contó con la participación de la Escuela de Estética y Escuelas Nº 7, Nº 13, Nº 21 y Nº 64.

El multitudinario desfile inaugural, en que el paso de los cabezudos, títeres y mascarones ilustró las historias de barrios y personajes, reunidos durante el año por los alumnos de estas escuelas azuleñas, es quizá la mejor síntesis del espíritu de la fiesta.

Con la dirección del Plástico Omar Chirola Gasparini y Ana Serralta como ayudante, todo un año de trabajo de las comunidades educativas que se unieron para este desfile inaugural.

Así, con el correr de los años, el Festival Cervantino se fue convirtiendo en la oportunidad para que los azuleños pudieran lucirse y desplegar todo su talento en las diferentes ramas del arte. Fueron diez días en los que confluyeron murgas, exposiciones, jornadas académicas, espectáculos musicales, teatrales, danzas, fiestas camperas y variadísimos proyectos que surgieron de las propuestas de la gente.

“En Azul, el proyecto nace desde abajo, la gente se reúne para crear en conjunto un marco de convivencia que tiene a la cultura y a una figura como don Quijote (habría podido ser otra) como motor. Quizá suene a quijotesco que a partir de eso se pueda crear economía, desarrollo. Pero cada vez son más los que se dan cuenta de que es posible. En vez de convertirse con el éxito en algo mucho más piramidal, al revés, se va abriendo la base y más gente va participando. Eso es lo que le da una vitalidad que no existe ni en Guanajuato ni en Alcalá de Henares”, destacó en una entrevista, realizada ese año, José Manuel Lucía Megías.

El lema de ese año se relacionó con la diversidad cultural latinoamericana y sus diferentes expresiones, meta cumplida que dio paso a todo lo que sucedió en el Cuarto Festival Cervantino de la Argentina.

Los medios nacionales, escritos, radiales y televisivos dieron cuenta de nuestra ciudad y su festejo. Fuimos tapa de diarios como La Nación, Clarín, Página 12, Tiempo Argentino, Radio Nacional, Radio Del Plata, y Radio Continental, entre otras.

La ciudad se llenó de visitantes, y la cultura aportaba creativamente al comercio azuleño y a los distintos emprendimientos económicos. Estábamos marchando a paso firme hacia la marca que como ciudad nos identificaría entre otras.

El ya tradicional Festival Cervantino se realiza ininterrumpidamente desde el año 2007 como una forma de celebrar la designación aquel año de Azul como Ciudad Cervantina de la Argentina por el Centro UNESCO Castilla-La Mancha.

Desde entonces, se ha consolidado como una manera de mostrar a la ciudad y al país lo mejor de la producción cultural local, regional y nacional, conformando anualmente una exquisita programación que supera el centenar de actividades.

 

El brillo de personalidades destacadas –

Del 4 al 14 de noviembre del 2010 se realizó en nuestra ciudad el 4° Festival Cervantino de la Argentina en el que se desarrollaron 94 actividades en 43 espacios distintos, con más de 35 mil espectadores y la participación fundamental de 60 voluntarios.

Fueron diez días en los que actuaron artistas reconocidos a nivel nacional e internacional: Rubén Rada y Agarrate Catalina, de Uruguay; Rep; Juan Falú; Andrés Beeuwsaert Trío; Ricardo Bartís; Julio Chávez; Guillermo Rodríguez; Víctor Quiroga; Mario Sanzano; Virginia Innocenti; Alejandra Radano; Ba.To.Co; Eloísa Cartonera; Onda Vaga; El Bululú del Teatro Nacional Cervantes; Catalinas Sur; el Coro Nacional de Jóvenes y la Orquesta Sinfónica Nacional.

Pero más allá de estos artistas, la comunidad azuleña mostró su talento y su compromiso en diferentes actividades. Una de las más destacadas fue la de la

Escuela de Estética con el desfile de cabezudos, el proyecto “Los títeres como lugar de encuentro comunitario” contó con Gasparini como colaborador, Estela Cerone como coordinadora y la Asociación Española de Socorros Mutuos como promotora. Las escuelas ubicadas en la periferia de Azul fueron el epicentro de la movida.

En esta oportunidad se tomaron  a los personajes relevantes  de Azul y se homenajeó a: Gasparini, Ronco; Pachito, (el creador del Festival de Títeres en nuestra ciudad); Susana Vilardebó, (artista plástica, escultora de Azul, y Miguel Marateo, (un azuleño con mucho conocimiento “intuitivo” sobre pájaros que triunfó en el recordado programa televisivo “Odol Pregunta”). Otros personajes estuvieron representados por objetos, como Francisco Salamone, el arquitecto que, entre otras cosas, diseñó la impresionante fachada del cementerio local. También Ercilia Moreira de Cestac, una de las pocas descendientes de pampa y tejedora que quedaba en la zona, a quien homenajearon con un enorme telar aborigen.

Fueron diez días de emociones que se vieron reflejadas en cada rincón de nuestra ciudad y que se replicarían en más rostros de la edición 2011.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *