PAPA FRANCISCO – PRESIDENTE MACRI

¿Un nuevo round?

Con motivo de los 200 años de la declaración de nuestra Independencia en Tucumán, el Papa envió una nota al Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en donde afirma que así como a la madre no se la vende, “…tampoco a la Madre Patria …”.
<
>
Con motivo de los 200 años de la declaración de nuestra Independencia en Tucumán, el Papa envió una nota al Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en donde afirma que así como a la madre no se la vende, “…tampoco a la Madre Patria …”.

Con motivo de los 200 años de la declaración de nuestra independencia en Tucumán, el Papa envía una nota al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en donde afirma que así como a la madre no se la vende, “…tampoco a la Madre Patria…”.

Aceptándose que la patria pudiere ser objeto de una venta, es decir  susceptible de ser cambiada por dinero tal y como si fuera un bien tangible y transferible, lo cual es más que discutible, al margen de ello, ¿a quién dirigía el Papa ese mensaje? Al Episcopado? Imposible.

 Escribe: Dr. Horacio Guillermo Rodríguez – Abogado.

LOS PRECEDENTES: Apenas unos días atrás en un artículo referido a la relaciones entre esos altos dignatarios titulado “Papa Francisco – Presidente Macri: ¿Desencuentros o Encontronazos?”, mencionábamos que si bien las relaciones entre uno y otro no habían sido precisamente buenas, el último episodio sucedido hasta ese momento, que era el reportaje del Diario La Nación al heredero de Pedro en el cual el Papa Francisco calificó al Presidente Macri como “una persona noble”, parecía encauzar debidamente las relaciones, mejorándose notablemente el clima entre ambos.

Pero se advertía entonces que esas declaraciones no dejaban de generar ciertas dudas, entre otras, en cuanto a que el buen concepto de Francisco respecto de Macri era estrictamente en el plano personal, pero sin trascender al plano de su accionar político y menos al de su equipo de gobierno. Como se verá, los reparos se vieron justificados.

También se advertía en aquella nota, luego de proponerle al Presidente Macri que fuera él quien diera el siguiente paso de acercamiento con, por ejemplo, un nuevo pedido de audiencia, se decía que al Papa a su vez “…le correspondería no generar en el futuro nuevas situaciones como las mencionadas… (en referencia a la frialdad de trato frente a la efusividad con Fernández de Kirchner, la buena recepción a Hebe de Bonafini, el regalo a Milagros Sala,  y muy particularmente la de Scholas y el Fútbol por la Paz, respecto de las cuales las explicaciones brindadas … fueron francamente insatisfactorias.

LA NOVEDAD: Pues bien, con motivo de los 200 años de la declaración de nuestra independencia en Tucumán, el Papa envía una nota al Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en donde afirma que así como a la madre no se la vende, “…tampoco  (se debe vender) a la Madre Patria …”.

Aceptándose que la patria pudiere ser objeto de una venta, es decir  susceptible de ser cambiada por dinero tal y como si fuera un bien tangible y transferible, lo cual es más que discutible, al margen de ello ¿a quién dirigía el Papa ese mensaje? Al Episcopado? Imposible. ¿Ergo?.

Una lectura directa sin dobleces y entendiendo que el Papa no dice las cosas por decirlas o simplemente para adornar su discurso, lleva a pensar que la advertencia de que “la patria no se vende” va dirigida a quienes pueden venderla que ¿Quiénes son? Los poderosos de turno, léase los que ostentan el poder verdadero, que en nuestra Argentina de hoy parece no pasar sino por el poder político y el poder económico.

Puede ser que el mensaje haya estado dirigido al “poderoso caballero don dinero” y, en ese caso, no sorprende que Francisco dirija algunos de sus cañones contra el capitalismo con el que evidentemente no comulga en demasía, aunque sorprende que lo haga en esa nota, porque no es muy ortodoxo mezclar una dosis de anticapitalismo con una dosis de patriotismo, ensamble más propio de  pensamientos de la primera mitad del siglo veinte que del siglo veintiuno (quizá por ello el sesgo político económico del Papa haya sido calificado como anacrónico por el ex presidente de Uruguay Julio María Sanguinetti en una nota editorial del diario La Nación del día 25 de Junio de 2016).

LAS CONSECUENCIAS: Pero también puede interpretarse que la admonición estuvo dirigida al poder político hoy mayoritariamente en manos de la coalición Cambiemos encabezada por el Presidente Macri, interpretación que no se evidencia como irrazonable si se tiene en cuenta que muchos sectores opositores le adjudican a su Gobierno ser “neoliberal”, a la vez que tildan a los neoliberales de ser “vende patria”.

Por eso será que de inmediato, de Cristina Fernández de Kirchner para abajo en toda la cadena “cristinista”, asociaron las expresiones papales con Macri, dándole a las palabras del Sumo Pontífice el carácter de una verdadera advertencia al Presidente, que por otra parte quedó bastante disimulada en tanto los grandes medios nacionales fuertemente críticos del “kirchnerismo”, destacaron otros aspectos de la nota como la relativa a una invocación a la “Patria Grande” como retornando a un panamericanismo bastante olvidado salvo y a veces, en lo económico, dejando para el fondo de la noticia el dato de la no venta.

Esta actitud de ese sector de la prensa más relevante en capacidad de difusión, que parece haberse impuesto a los medios más afines a la oposición pero con menor penetración en el gran público, debe haber sido lo que motivara al Gobierno a no verse en la necesidad de salir a contestar al titular de la Santa Sede, o a ensayar siquiera una protesta, la que al menos por los canales formales no se concretó.

Pero este silencio oficial no implica que el Gobierno no haya interpretado el mensaje papal del mismo modo que se expone como posible en esta nota y tal como lo hiciera el FpV, por lo que las expresiones de Francisco no hacen sino desandar el camino que se iniciara con aquel reportaje en el que hablara de Macri como una “persona noble”, para inaugurar un nuevo “round” en esta disputa entre uno y otro que no termina de acabar.

Traduciendo todo este episodio en términos de boxeo, parece oportuno reclamar de ambos contendientes que consideren esta (muy lamentable) pelea no como un match sino como una mera (y patética) exhibición, vuelvan cada uno a sus rincones, den por terminado el encuentro  sin vencedores ni vencidos y, lo más importante, sin que medien en el futuro nuevos retos.

 A MODO DE COLOFÓN: La preocupación que se pretende evidenciar en el presente artículo, es también la de algunos encumbrados pastores de la Iglesia Católica como el Obispo de San Isidro Oscar Ojea, quien en una nota que publicara en el Diario La Nación del día 12 de Octubre pasado, señalaba estar preocupado por “…los comentarios sobre el Papa Francisco que reflejan distintos medios…”, y afirmaba que “…si no nos permitimos una lectura en clave pastoral de sus palabras y gestos, nos perdemos lo esencial de su mensaje. El Santo Padre es y ha sido siempre un pastor. Las interpretaciones políticas de sus actos nos llevan a perdernos en un laberinto que diluye su sentido…”.

Bien puede tener razón el citado prelado cuando de actos de misericordia o perdón puede tratarse como en los casos de Milagros Sala o Hebe de Bonafini que se citan en la nota, o aún en temas de corrupción que también se los menciona, pero el mensaje pastoral es por completo ajeno a una frialdad de trato indisimulable (sobre todo por comparación), y hasta incompatible con expresiones como que “La madre patria no se vende”, que no pueden sino ser interpretadas políticamente pese al riesgo sobre el que nos alerta el señor Obispo.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *