Un Panamericano hecho de alegrías, dolores y nuevas experiencias 

Como integrante de la Selección Argentina, Fausto Palma pudo cumplir el sueño de debutar en un Campeonato Panamericano, en este caso de la categoría Sub.23. La del domingo fue la última carrera de las cuatro que abordó el rauchense en Colombia, desde donde regresará el lunes al cabo de una estadía de unas tres semanas. El ciclista radicado en Azul no pudo culminar el certamen merced a una fractura: “Si me caigo cien veces, me levantaré ciento uno”, le dijo a EL TIEMPO.

Con los dientes bien apretados. Fausto Palma debutó en un Campeonato Panamericano, en Colombia, una experiencia muy poco ordinaria: “Estuve defendiendo mis colores y dando todo hasta la ultima gota de sudor”.
GENILEZA FAUSTO PALMA


Por Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO
 Contactarse cada tanto con Fausto Palma y hablar sobre “novedades” en su devenir deportivo siempre depara sorpresas. Su horizonte es un tope nómade que cada vez le extiende el sendero del porvenir al alejarse un poco más allá. Así, sucede que el ciclista rauchense radicado en Azul un día comenta (con esa calma proverbial que lo asiste al hablar con este medio) que tiene la chance de ir a correr a Chile; no transcurre demasiado y pasa a informar que en Catalunya lo espera un equipo de competición y unas cuatro competencias (y en breve, un hogar); algunos meses más tarde dirá que en Colombia pasará una veintena de días asimilando nuevos contexto competitivos y relacionándose con buena parte del mountain bike latinoamericano y poquito después, como quien te avisa que si vas a salir de tu casa, una campera es un buen complemento, Fausto baraja la posibilidad de integrar el equipo argentino en el Mundial de Suiza (del 4 al 9 de septiembre de 2018).
El corolario ciclista de Palma en suelo cafetero tuvo lugar el pasado domingo, tratándose una experiencia (dentro de la macro) muy singular e inaugural para él: participar como integrante del seleccionado argentino del Campeonato Panamericano de MTB en categoría Sub23. De igual forma que lo hiciera la semana pasada, por requerimiento de EL TIEMPO, el ciclista confecciona una suerte de diario de viaje, líneas a través de las cuales aborda su participación (y la del elenco albiceleste) en este trascendental certamen continental.
Dice Palma: “Ahora estoy mas tranquilo. Pasó mi primer Campeonato Panamericano, tan esperado, y estoy muy feliz y, a su vez, un poco triste por lo que me sucedió”. Respecto a esas dos caras anímicas, Palma explica: “Estuve compitiendo con la Selección Argentina, formando parte, y también pude estar a la par de corredores muy buenos de todo el continente, defendiendo mis colores y dando todo hasta la ultima gota de sudor. Por otro lado, quedé un poco triste por la gran caída en el día de ayer. Tuve golpes muy fuertes en todo el cuerpo y la que más sufrió fue mi mano izquierda; los paramédicos me dijeron que era fractura del dedo. Me lo pudieron acomodar, pero con ello me vi impedido de tomar el manubrio. Completé la vuelta, pasé la meta llorando, con angustia y mucho dolor”.
Ese accidente condicionó la estrategia deportiva y las ilusiones por tanto tiempo cobijadas.  “No pude continuar por el gran dolor. Todo esto me da la enseñanza de no bajar la cabeza, que siempre debo mantener la frente en alto y seguir adelante en todo. Si me caigo cien veces, me levantaré ciento uno”.

EL DATO   
Luego de competir en el Challenger de Atacama, Chile, los días 27, 28 y 29 de abril, Fausto Palma volverá a correr en Colombia. En julio tomará parte de la Leyenda del Dorado, una competencia por etapas que se extiende durante siete días consecutivos. Cada etapa implica entre 80 y 100 kilómetros, distancias que se completan diariamente. Y en octubre, si bien pende de confirmación, se presenta la chance de correr en México.

 
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *