RESTAURACIÓN DE LA CATEDRAL

“Un patrimonio que no sólo es del pueblo católico, sino de una ciudad”

 “Me sumo con la alegría de llegar y encontrar un equipo de gente que ya ha avanzado y trabajan intensamente”, destacó el Padre Rafael.  “Este proyecto se inició ya hace unos años. En 2103 es el año donde tomó fuerza la restauración y ahora estamos en la cuarta etapa e iniciando la quinta”, explicó Ramón Noseda. El arquitecto Fortunato enfatizó que los vitrales que están restaurando “son una parte esencial del estilo gótico”.
<
>
“Este proyecto se inició ya hace unos años. En 2103 es el año donde tomó fuerza la restauración y ahora estamos en la cuarta etapa e iniciando la quinta”, explicó Ramón Noseda.

Lo aseguró el Padre Rafael Díaz que se sumó recientemente a la labor que lleva adelante la Comisión Amigos de la Catedral. Sus integrantes hablaron con este diario para dar a conocer los realizado y anticipar los trabajos que tienen previsto encarar este año.

EL DATO:

La Catedral de Azul fue declarada patrimonio arquitectónico municipal y también monumento histórico provincial.

Integrantes de la “Comisión Amigos de la Catedral” hablaron con este diario para dar  a conocer cómo va el proyecto de restauración de la Iglesia Catedral de Azul.

Informaron acerca de lo realizado y lo proyectado para el 2017 y la forma en que la comunidad puede colaborar en esta iniciativa que hasta el momento se viene concretando gracias a la solidaridad de la población de esta ciudad.

La comisión inició el proyecto en 2011 con el fin de preservar el patrimonio arquitectónico-histórico del templo central de Azul.

Durante la cuarta etapa en 2016 se realizó la limpieza y el mantenimiento de canaletas y desagües de las naves centrales, y de las estaciones del Vía Crucis; la restauración de los 14 vitrales de ambas naves laterales, los dos de la sacristía y dos laterales de la torre del campanario.

Además, se diseñó la jardinería de uno de los laterales con nuevas especies y sistema de riego por goteo, sobre calle Colón.

Ya iniciaron paralelamente el arenado y repintado de la artística de la reja perimetral.

Para este año está previsto el reacondicionamiento de revoques exteriores del antiguo baptisterio siguiendo las recomendaciones del LEMIT (Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica).

Seguirán además con la restauración de los restantes vitrales: 14 de la nave central, los dos circulares de los altares laterales, como así también los policromos de la torre campanario y del antiguo baptisterio.

Desde la “Comisión Amigos de la Catedral” estimaron que deben invertir en los vitrales de la nave central 530.000 pesos, en los circulares 260.000, en el baptisterio 140.000 pesos; en la torre del campanario 590.000 y en la recomposición de revoques 230.000 pesos.

 

Emblemática para la ciudad       —

“Este proyecto se inició ya hace unos años. En 2103 es el año donde tomó fuerza la restauración y ahora estamos en la cuarta etapa e iniciando la quinta”, explicó Ramón Noseda, integrante de la comisión como para introducir la charla.

La oportunidad también fue propicia para presentar al Padre Rafael Díaz, cura párroco de la Catedral, que ahora es responsable de la obra.

“Me sumé a este equipo de trabajo, entre todas las obligaciones que me tocan como nuevo responsable de la comunidad. Acompañaré a este equipo de trabajo que viene trabajando hace varios años para seguir avanzando en esto que es nada menos que la restauración de la Iglesia Catedral de la Diócesis de Azul”, expresó Rafael.

“Me sumo con la alegría de llegar y encontrar un equipo de gente que ya ha avanzado y trabaja intensamente. Me sumo para poner mi grano de arena en esta obra tan importante porque es un templo que ha estado mucho tiempo descuidado, sin atención y sin cuidado”, dijo a este diario.

También comentó que “estamos hablando de un patrimonio que no sólo es del pueblo católico, sino de una ciudad y una diócesis”.   

“Nadie puede negar el valor significativo que tiene la Iglesia Catedral para toda la ciudad. Es uno de sus monumentos más representantivos”, añadió para decir luego que “creo, que aún la gente que no comparte el credo católico, pero que tiene criterio de valorar lo que significa, es innegable que se prestará a colaborar”.

De hecho, el Padre destacó que lo que se juntó hasta el momento “muestra que hay un aprecio y una valoración del trabajo que se viene realizando”.

Lo hecho en 2016     —

El arquitecto Augusto Rocca especificó, al hablar con este diario, lo que se hizo durante  el año 2016.

Indicó que “fundamentalmente se hicieron tres cosas, una de ellas fue el jardín nuevo que se hizo con dinero que donó la Sociedad Rural y con el proyecto que donaron los integrantes del grupo jardín. Se dispuso no sólo el jardín, sino que se pintó la reja y se colocó riego por goteo”.

Por otro lado, contó que “se restauraron las estaciones del Vía Crucis” y resaltó que la obra más importante del año pasado fue “la restauración de los vitrales de las naves bajas”.

Además, detalló que “se sacaron unas rejas medio feas que no permitían pasar la luz ni ver los vidrios desde afuera. Se reemplazaron por un vidrio triple que permite seguridad y que se vea el vitraux de la calle”.

Lo que se viene    —

El arquitecto Carlos Fortunato fue el encargado de referirse a la etapa que se viene a partir de ahora en el marco de este proyecto de restauración del templo central de Azul.

“Vamos a seguir tratando de restaurar la totalidad de los vitrales de la Catedral. Nos quedan los 14 vitrales de la nave central, los dos rosetones que están a cada lado del altar, uno del Sagrado Corazón y otro de la Virgen María. Son de colores. También quedan los del campanario que dan  hacia la calle San Martín”, señaló.

En este sentido, enfatizó que los vitrales “son una parte esencial del estilo gótico y es lo que se llama la luz congelada y si realmente lo vemos, vemos, a través de la luz, las imágenes”.

En tal sentido, advirtió que los vitrales “vienen a reemplazar las pinturas que se usaban antes para decorar las catedrales, las románicas. Se cambió el modo de pintura por el vidrio”.

Por eso el profesional subrayó que “es una obra que va a realzar toda la construcción de la Catedral”.

Fortunato anticipó que, paralelamente, “vamos a arreglar los vitrales del ex baptisterio (zona en el interior de una iglesia donde se encuentra la pila bautismal y tiene lugar la ceremonia del bautismo) junto con los revoques exteriores, que es una de las parte más deterioradas que tiene la Catedral”.

Sin apoyo oficial      —

Fortunato precisó que esta es la quinta etapa del proyecto, ya que para la restauración total “nos falta la restauración total de los techos de la nave central y toda la mampostería y de revoques, tanto interiores como exteriores”.

Todo se hace “en función del dinero que vamos consiguiendo”.

Es que hasta ahora la restauración se viene ejecutando con aportes de la comunidad.

El integrante de la comisión aseguró que la pretensión para esta etapa es reunir 2 millones de pesos.

Pese a las promesas, no han tenido hasta el momento aportes oficiales para la concreción de esta obra.

Las gestiones se iniciaron durante la anterior administración bonaerense. Luego asumió la gobernadora María Eugenia Vidal, y no hubo ninguna respuesta frente a la paralización de la licitación que fue adjudicada en 2015.

Fue puntualmente para el arreglo de los techos de la nave central de la Catedral y se adjudicó por la suma de 8.590.450,73 pesos.

Solamente en 2014 la diputada Gloria Bidegain realizó un aporte y posteriormente no hubo ninguna colaboración económica desde ámbito oficial.

En 2016 iniciaron nuevamente los contactos, a través de la comuna, para esta obra pendiente que iba a realizar la Provincia, y no obtuvieron ninguna respuesta.

MÁS DE UN MILLÓN DE PESOS EN LA OBRA

El total de erogaciones desde que se inició la obra totalizan 1.262.434,81 pesos y se invirtió de la siguiente manera:

-Techos salones: 119.315,20 pesos.

-Naves laterales: 311.865,72 pesos.

-Losa sacristía: 67.770,80 pesos.

-Techos vivienda: 59.231,44 pesos.

-Deshumidificadores: 155.730,50 pesos.

-Torre: 28.332,10 pesos.

-Vereda calle Colón: 32.512,23 pesos.

-Equipo de sonido: 48.113 pesos.

-Recupero planos Catedral: 7.230,00 pesos.

-Jardín calle Colón: 46.872,82 pesos.

-Vitraux: 368,531 pesos

LO QUE SE INVIRTIÓ EL AÑO PASADO

Un punteo por los gastos de la obra durante el ejercicio 2016 hasta febrero 2017, siendo un total de 294.126,62 pesos:

-Vitraux Sacristía sobre Colón: 16.800 pesos.

-Vitraux templo sobre Colón: 57.560 pesos.

-Vitraux torre: 44.000 pesos.

-Vitraux templo interior: 125.471,00 pesos.

-Jardín Colón 46.872,82 pesos.

-Mantenimiento secretaría: 3.412,80 pesos.

CALENDARIOS Y MÓDULOS

Aún siguen a la venta los calendarios con imágenes del templo.
<
>
Aún siguen a la venta los calendarios con imágenes del templo.

Para colaborar con el proyecto de restauración de la Catedral continúa a la venta el remanente de los calendarios con imágenes de la catedral por la suma de 100 pesos.

Se trata de un calendario para el cual Martín Laborda donó las fotografías, Movigraf su diseño gráfico y la gente de Combessies la impresión. Es un trabajo interesante e histórico sobre la Catedral.

Además, sigue vigente el sistema de “módulos” por un valor de 2000 pesos como mecanismo permanente de colaboración.

Gabriela Pequeño, informó por su parte, que el año pasado salieron a la venta los almanaques.

“Salieron a la venta 3.000 y se vendieron 2.400. Por lo que siguen a la venta. Lo pueden comprar en Catedral o a cualquiera de nosotros”, apuntó.

“Gracias a la masividad de la venta pudimos terminar con parte de los vitrales”, remarcó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *