A BENEFICIO DEL HOSPITAL PINTOS

Un positivo balance del espectáculo ¿Qué culpa tiene el humor?

Alrededor de 400 personas asistieron al encuentro que se realizó el pasado domingo en el Complejo Cultural San Martín. Una de las protagonistas, la enfermera Griselda Oviedo sostuvo que “nos salió todo como esperábamos”

¿Qué culpa tiene el humor? estuvo en el Complejo San Martín el domingo por la noche con una importante cantidad de artistas en escena. El público ovacionó de pié a los protagonistas de la noche: enfermeros y médicos del Hospital “Ángel Pintos”.
GENTILEZA ROXANA NÁPOLI
<
>
El público ovacionó de pié a los protagonistas de la noche: enfermeros y médicos del Hospital “Ángel Pintos”. GENTILEZA ROXANA NÁPOLI

 

El pasado domingo por la noche en el Complejo Cultural San Martín, los profesionales del Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos” realizaron un nuevo espectáculo a beneficio del nosocomio.

Con el nombre “Qué culpa tiene el humor” enfermeros, médicos y mucamas del centro de salud montaron un show humorístico musical con la intención de realizar una propuesta diferente para toda la familia. En la oportunidad hubo parodias, musicales, imitaciones, juegos y monólogos brindaron dos horas de puro espectáculo al mejor estilo music hall, donde además contaron con la presencia de artistas invitados. Además de la presencia de transformistas, cantantes y bailarines.

Tal como estaba previsto, actuaron más de 15 artistas en escena, por el escenario desfilaron personajes como Bandana, Mirta Legrand, Thalia, La Coca Sarli, María Marta Serra Lima, Lía Crucet, La Mona Giménez, Lali Espósito, entre otros. Parodias de novelas extranjeras, figuras cómicas, musicales en homenaje a mujeres del recuerdo, los famosos scketch y un final a pura revista.

Es importante recordar que la primera vez que esta agrupación se presentó fue el 9 de julio en el mismo espacio y fue un éxito total

Aunque esta vez el show tuvo algunos stkech que ya se vieron en la primera presentación y otros nuevos.

Cabe destacar que también se contó con un kiosco a beneficio del Rinconcito del Carmen, y realmente les fue muy bien, según se informó desde la institución.

Para conocer más sobre esta propuesta, este diario dialogó con la enfermera e integrante de la agrupación ¿Qué culpa tiene el humor? Griselda Oviedo.

“Sí hubo algo que nos llamó la atención y es que las autoridades municipales no nos dieron la importancia que merecemos”

En principio Oviedo destacó que “nos salió todo como esperábamos. En cuanto a público había alrededor de 400 personas, menos que en el encuentro anterior pero igual se divirtieron. Además en el día de ayer (por el domingo) hubo muchos eventos”.

Recordó que “abrió el show Bandana y continuó con una novela, después hubo un scketh de Rafela Carrá; entre muchísimos personajes que interpretó Marcela Reine que vino desde La Plata”.

En segundo término fue consultada sobre si la gente compra las entradas solo para colaborar y aseguró que “sí, hay mucha gente que por ahí no va a ver el espectáculo pero sí colabora con la institución. Así que esta semana vamos a hacer el recuento, la reunión con los directivos para hacer la entrega del dinero a la cooperadora del Hospital, como hicimos la vez anterior”.

“De todas maneras ya sabemos que en la guardia hacen falta insumos y un computadora”, puntualizó Griselda.

De la misma manera enfatizó “sí hubo algo que nos llamó la atención y es que las autoridades municipales no nos dieron la importancia que merecemos. Por empezar el Hospital Pintos es municipal y no tuvieron la consideración de concurrir. Si bien se les envió una carta con la invitación nos pareció extraño que no vaya nadie”.

Por último contó que “por otra parte el kiosco del Rinconcito del Carmen funcionó muy bien. Ellos estaban muy contentos cuando se les hizo la propuesta y a nosotros nos viene bien porque anteriormente la gente tenía que salir el Complejo para comprar algo para tomar o comer”.

 Agradecimientos

En otro tramo de la charla agradeció a quienes hicieron posible que se lleve a cabo este encuentro: Cristian Rodríguez y todo el grupo de la Policía local que nos ayudaron a acomodar las sillas; a Nicolás Binzugna y al Club Estrellas de Juventud que nos prestaron las sillas; a las payamédicas; a Carolina Abitante que nos pintó el plato volador; al Obispado y a Sagrada Familia por las sillas y a Juan Diorio que es una de las personas que resolvió un inconveniente.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *